Arreaza y el aprendizaje de la derrota electoral

Siempre buscamos responsables en medio del árbol caído, mucho más si somos parte interesada que quiere ver sangre y aprovecharse del muerto. Lo cierto es que entre el 21N nacional y el 9E de Barinas ni siquiera nos hemos sentado colectiva y democráticamente a evaluar con los nuestros qué está pasando y nuestro falso posicionamiento en el tablero electoral; los más entusiasta a corto plazo hablan de que poseemos 19 gobernaciones y otras tantas alcaldías; ¿pero esto realmente es así en el hondo sentimiento nacional de nuestro pueblo?

De entrada exculpo a .@jaareaza de los resultados electorales de Barinas y tampoco pretendo sacar mi dedo acusador para señalar personalidades y saciar mi sed de venganza y revancha contra ciertos sujetos que han maltratado a nuestra revolución bolivariana. Pero me atrevo a mencionar algunos elementos:

1. Fue un error aceptar candidaturas criminales como las de Superlano y luego anular el proceso cuando fuimos derrotados, para salir más golpeados en la segunda tanda (¿quién fue el genio de esta torpeza?)

2. La gestión de Argenis venía arrastrando mucho ruido denunciado prudentemente en las redes, así como la de otros gobernadores y alcaldes en el país, sin que nadie le pusiera el cascabel al gato (¿crearemos desde el PSUV una sólida vicepresidencia de seguimiento a la gestión pública?)

3. Nuestros gobernantes se han convencido que todo lo pueden controlar con las redes sociales y el manejo mediático, han olvidado y desechado al pueblo luego de recibir su voto y se convierten en el mejor de los casos en un mediocre "influencer" de la 2.0 (selfies van y selfies vienen)

4. La articulación y combate desde el gobierno con los partidos políticos al lado del pueblo, pasa a un plano lejano y es sustituido por la burocracia estatal con todos sus vicios (atropello, corrupción, papeleo inútil, engaño total, etc.)

5. La institucionalidad electoral y la democracia venezolana reciben un espaldarazo con estos duros resultados; aunque todos sabemos que ella sirve cuando gana la ultraderecha, si pierden de una vez se patea la mesa y cantan fraude.

6. Cuantitativamente los números hablan de una probable debacle de la experiencia bolivariana en un escenario electoral nacional que aún podemos reveetir, pero exigirá de las 3R, más allá de las consignas vacías y la paja que diariamente nosotros mismos nos metemos.

7. Por supuesto los elementos exógenos como la falta de recursos, poco apoyo del gobierno nacional, el bloqueo económico y financiero al país y demás variantes, jugaron su papel y han facturado negativamente a la revolución en estos eventos electorales.

Debemos buscar colectivamente el equilibro sano y vital entre gobierno-partido-pueblo que nos permita alcanzar la mayor suma de felicidad posible; sin caer en el populismo rentista, ni en la demagogia politiquera, hay mucho por hacer y ya está cerca el 2024, sin contar con el referéndum donde podrían unirse escuálidos radicales, solapados y otras alimañas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1089 veces.



Luis Alberto Duarte


Visite el perfil de Luis Alberto Duarte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: