No es una solución ambiental, es una estrategia geopolítica

La humanidad aún no logra salir del letargo hegemonista con su estrategia de la transición energética, tema que se ha convertido en muletilla mediática, académica, ambiental con todo el despliegue propagandístico como si fuera la panacea para acabar con la depredación desenfrenada mimetizada de crisis climática.

En realidad, se está desviando el verdadero objetivo de lo intrínseco del problema, ninguna entidad, medio, profesional o academia hace referencia al verdadero origen del problema, mientras con discursos eufemísticos y retórica trasnochada, los vaivenes y las vicisitudes no encuadran dentro de una verdadera solución al problema de la depredación desenfrenada con pinceladas de “crecimiento sostenido”.

Qué estrategia de incursionar un nuevo producto llamado transición energética en donde simultáneamente se utilizan espacios y recursos que deberían de estar protegidos y, sin embargo, lo que hacen es afianzar una situación que futuro se concluirá que es un gasto innecesario y que se trata de un negocio para los fabricantes y no una verdadera solución para la protección ambiental.

Si bien se ha comprendido dentro del contexto sobre el tema energético que, sólo se mueve la retahíla del cambio climático para escudarse de la depredación.

El presidente de nuestro país Gustavo Petro hizo referencia a los ríos voladores, término que se ha introducido para innovar la retórica de la académica, porque en realidad estos han sido conocidos a través de la historia como las corrientes de chorro, las cuales cargan abundante humedad y terminan irrigando agua en determinados lugares del planeta. Por ello se reitera nuevamente el caso sucedido en Perú en donde se derribó una montaña de más de 4440 metros de altura, pues al no existir este pico montañoso las corrientes de chorro se trasladan hacia lugares contiguos y muy seguramente son los responsables de los deslizamientos, deslaves y derrumbes que ocurren en sur América, caso como ocurrido en Brasil, pero ninguna entidad se toma el trabajo de evaluar y de verificar para confirmar el origen del problema. Por supuesto que la Agencia del Clima Global(NOOA), conoce todo esto y muy seguramente movida por los intereses económicos y geopolíticos se mantiene al margen del asunto. No se ha analizado cómo ha sido el impacto del derribamiento de picos montañosos y su relación con el efecto Coriolis en el incremento de la actividad ciclónica. Por fortuna los pobladores de las regiones comprendidas entre el páramo de Santurbán(Colombia) se han opuesto al derribamiento de este sistema que no sólo protege a las regiones de Santander y Cúcuta, sino a todo el país. Infortunadamente que nuestro gobierno no haya abierto una investigación por la venta de este páramo a los árabes por parte del gobierno de Juan Manuel Santos y de su ministro del Medio Ambiente Luis Gilberto Murillo (hoy ministro de relaciones exteriores). El gobierno de Juan Manuel Santos inició el 7 de agosto de 2010 y finalizó el 7 de agosto de 2018. Indagar sobre esta negociación y revisar toda la letra menuda, además de consultar con los compradores de este patrimonio nacional, si hubo coimas o entuertos. Se intuye porque según el presidente Gustavo Petro Urrego, en su discurso manifestó que dentro de las proyecciones para Colombia a treinta años no estaba incluido el suministro de agua potable, sino que había preferencia por vías y carreteras.

Otro caso que hizo referencia el presidente Gustavo Petro en su alocución en la Escuela Naval de la ciudad de Cartagena fue referirse a que los puntales sobre los que está cimentada la Escuela Naval se encuentran casi a flor de piel de la capa freática, el presidente desconoce que el nivel de la capa freática sobre todo en zona costeras , de mares y ríos va a estar en su lugar, simplemente a él se le ocurrió manifestar que esto obedecía al incremento del nivel del mar debido a la crisis climática, ignorando que la actual arquitectura urbana se ha convertido en un sistema depredador del medio ambiente, esto no sólo sucede en la ciudad de Cartagena, igualmente está sucediendo en la ciudad de Barranquilla y otras tantas en donde no se han respetado las zonas verdes , se han pavimentado parques, jardines de avenidas, las casas ya no tienen jardines, sino que han sido pavimentadas por el negocio de sus administradores que fomentan la mala costumbre de cambiar árboles y gramíneas por cemento y esto le está quitando traspiración al suelo y mermando la evo traspiración, que es la que hacen tanto las gramíneas como los árboles. No les están permitiendo al suelo mantener esta capa en condiciones dinámicas. Por ello el nivel de la capa freática parece aflorar anormalmente. Se está ralentizando el flujo de agua de la capa freática hacia la atmósfera y permitiendo que aumente su nivel, lo cual podría generar a futuro hundimientos de suelos, deslizamientos u otros hechos impredecibles.

Precisamente las corrientes de chorro cargadas de humedad (hoy llamadas ríos voladores) se hace a través de evotraspiración de los árboles que toman el agua a través de sus raíces, sobre todo si son profundas, por consiguiente, el presidente Gustavo Petro ha ignorado este evento, por lo tanto, no es un resultado de la crisis climática, sino por el contrario, es resultado de la depredación administrativa y gubernamental, respaldada en la ignorancia supina de quienes desconocen el contexto .Los árboles contribuyen al mantenimiento del ciclo del agua tanto en el suelo como en la atmósfera .

El presidente Gustavo Petro Urrego en su cátedra magistral en una universidad de México afirmó que el gas carbónico almacenaba el calor y lo mantenía por más de dos mil años, esto es falso, porque el gas carbónico es un anhidro y el carbono es mal conductor del calor. Se presume que estos argumentos los asimiló cuando efectuaba una “especialización” en” Cambio Climático “en una de las academias de Europa. Desde este punto de vista estamos emulando una desinformación con efectos peyorativos para la calidad de la educación a nivel global.

 El calor que recibe la atmósfera lo utiliza para la evaporación del agua de la superficie, por metro cúbico aproximadamente 6000 calorías, las cuales no se quedan en la atmósfera por miles de años, sino que se trasfieren al momento en que el agua se condensa y allí se consume esta energía y así sucesivamente continúa el ciclo del agua. Nuevamente se reitera que el calor es energía en tránsito y a diferencia de lo que ha establecido la ley de conservación de la energía se debe validar, ya que la energía y la materia son coexistentes y la energía se consume en el proceso de trasformación de la materia. Tal como en el caso de la evaporación del agua y sus cambios de estado. Nuevamente se reitera que por eso el vapor de agua es el único gas de invernadero e intuiremos la mala práctica de usar el hidrogeno como parte de la “transición energética”.


El caso de los glaciares venezolanos:

Cuando analizamos una de las formas como se propaga el calor en la atmósfera es por convección, es decir; que las masas de aire caliente se elevan y se enfrían y a su vez estas masas de aire caliente van siendo reemplazadas por otras más densas y frías. La temperatura disminuye aproximadamente un grado centígrado por cada cien metros de altura sobre el nivel del mar.

Nos deja una gran duda que para que se deshiele un nevado, si fuera por el sistema convectivo las zonas a nivel del suelo deberían tener una temperatura comprendido como mínimo entre 65 y 70 grados centígrados y el efecto de este calor lo habrían sentido todos los habitantes sin excepción, pero con las consecuencias que tendrían hasta quemaduras de segundo y posiblemente tercer grado.

Se presenta un preocupante interrogante ¿qué es lo que realmente podría estar ocurriendo? ¿Cómo es posible que, si a nivel del suelo no se experimentan quemaduras de segundo o tercer grado, porqué en las cimas de los picos nevados o montañas puede haber temperaturas por encima del punto de fusión del agua en estado sólido? Aquí empiezan toda una serie de hipótesis, debido a que es una situación que no encaja dentro del contexto científico de la realidad.

Si analizamos la hermana República Bolivariana de Venezuela ha venido siendo objeto de toda clase de agresiones por parte de los que no aceptan que un país sea libre y soberano.

Existen formas de producir sistemas de alta baja presión a través de la tecnología, no nos extrañaría que desde bases extranjeras foráneas estén utilizando los magnetrones para depredar picos nevados o disolver moléculas de agua variando la intensidad de la frecuencia de emisión de las ondas, nos pueden enviar microondas o corrientes para disociar moléculas de agua y así doblegar a países bajo la “ayuda humanitaria” tal como ha venido sucediendo con los incendios forestales.

De todas maneras, hay que averiguar y verificar de dónde pueden estar saliendo las calorías adicionales para que presuntamente se “aumente la temperatura”, porque la constante solar sigue siendo la misma y el argumento de que el gas carbónico es el responsable se queda sin soporte científico, pues, por sus mismas propiedades físicas, químicas y su ciclo en la naturaleza esto no es imposible que suceda. Han ocultado el ciclo completo del gas carbónico con desinformaciones y mentiras fraudulentas, por eso en publicaciones anteriores se hizo referencia a verificar los momentos en que ocurren los eclipses solares para analizar el comportamiento de las regiones y dejar sin validez científica el concepto de gases de invernadero, así como lo ha impuesto la academia contemporánea que nos están vendiendo exabruptos académicos y necedades por una “literatura científica”.

Es por esto que se sugiere abrir una investigación al respecto, se necesita urgentemente una comisión integrada por el mundo multipolar para detener esta presunta barbarie ambiental que nos afecta a todos.

Así como los mal llamados Organismo Modificados Genéticamente(OMG), que están contribuyendo no sólo a incrementar la hambruna mundial y las enfermedades debido a la baja en nutrientes, contenido de agro tóxicos, además de ser semillas esterilizadas para segunda cosecha con el objetivo de monopolizar el hambre y controlar los alimentos para reducir la población. La mal llamada transición energética no sólo aparece como plan B de los agrocombustibles, también es una estrategia geopolítica que procura maniatar a las economías de los países que caigan en ese juego perverso para someterlas a contingencias y supeditarlas al arbitrio de los hegemones. Pretenden evadir la responsabilidad de una depredación multiforme y multisistémica (administrativa, gubernamental, académica, tecnológica, trasnacionalista y otras) atribuyéndosela a una supuesta” crisis climática “fundamentada en exabruptos académicos para eludir su responsabilidad en la depredación multiforme y multisistemica.

 

Notas:

https://www.aporrea.org/energia/a330527.html

 https://www.aporrea.org/internacionales/a327851.html

https://www.aporrea.org/internacionales/a317659.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Corriente_en_chorro

https://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Coriolis

https://www.nationalgeographic.com.es/medio-ambiente/desaparece-ultimo-glaciar-que-quedaba-venezuela_22267

https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/12/31/el-ultimo-glaciar-de-venezuela-en-vias-de-extincion-se-esta-derritiendo-por-el-cambio-climatico/

https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/12/31/el-ultimo-glaciar-de-venezuela-en-vias-de-extincion-se-esta-derritiendo-por-el-cambio-climatico/

https://jotema444.blogspot.com/2024/03/el-sofisma-del-fenomeno-del-nino-y-la_7.html

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1487 veces.



José de Jesús Tejada Maury

Investigador científico y escritor

 jotema044@gmail.com

Visite el perfil de José de Jesús Tejada Maury para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas