Hay que ser incansables sobre los estragos que está causando el cambio climático

El cambio climático a puesto en peligro la seguridad alimentaria y los ecosistemas, de aquí al año 2050, la población mundial crecerá un tercio y la mayoría de estos dos mil millones de nuevos habitantes vivirá en países en desarrollo y la mayor parte lo hará en ciudades, luego la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), estima que, si persisten las tendencias actuales de crecimiento de ingresos y consumo, la producción agrícola tendrá que aumentar un 60% para 2050 con el fin de satisfacer la demanda esperada de alimentos, esto significa que la agricultura debe transformarse para alimentar a la creciente población mundial y sentar las bases para el crecimiento económico político y social lo cual incluye la reducción de la pobreza, pero el cambio climático hará más difícil esta tarea en un escenario sin cambios, debido a los impactos adversos sobre la agricultura, que requerirán esfuerzos de adaptación vertiginosos y costes asociados cada vez mayores. 
 
El cambio climático ya está influyendo en la agricultura y la seguridad alimentaria por la mayor frecuencia de fenómenos extremos y por la impredecibilidad de los patrones meteorológicos. 
 
Por otra parte, debemos develar la estrecha relación que existe entre la modernidad como proyecto de dominación concebida como paradigma universal de conocimiento, a partir del cual la modernidad euro-occidental se relaciona con la humanidad en términos de dominación, es decir, su conocimiento, su saber y su ciencia, como si fuera lo único.
 
Pues bien, si el criterio de la acción racional ha de ser la producción y reproducción de la vida, el concepto o concepción de racionalidad no lo puedo tomar de la modernidad, esto es, no lo puedo tomar de su ciencia y filosofía, porque ellas son las que han hecho “aparecer” la lógica de la acción capitalista y moderna como “racional”.
 
Las consecuencias de esta concepción, cuando son llevadas a la práctica, no han sido sólo nuestro subdesarrollo, sino la explotación de nuestra fuerza de trabajo y de nuestra Pachamama.
 
De lo que se trata es de tomar el criterio de lo que vaya a ser concebido como racional, de la capacidad o potencia de las acciones humanas por producir y reproducir tanto la vida nuestra como la vida de la Madre Tierra.
 
Hay que tomar conciencia porque el problema no es sólo objetivo sino fundamentalmente subjetivo, es decir, ahora el problema somos nosotros, nuestra conciencia enajenada, colonizada, es decir, modernizada. Lo que debemos hacer es tomar conciencia de lo que hemos llegado a ser, de lo que éramos y de lo que queremos ser, pero no desde la conciencia o cosmovisión moderna, sino desde la conciencia que aún late en el fondo negado de nuestro ser y que aparece en estas frases como el Suma Qanalam Ñandereco (vida armoniosa), Teko Kavi (vida buena) y Qhapaj ñan (camino o vida noble), que debemos desarrollar nosotros mismo sin caer en el subdesarrollo.
 
Sabemos que la idea de desarrollo como la economía, racionalidad y ciencia que ha producido la modernidad son irracionales, porque va hacia el socavamiento de las condiciones de posibilidad de sí misma y de la vida como tal. Por esto es irracional, porque tiende hacia la muerte, no hacia la vida.
 
Luego, la contaminación del agua, aire y suelo, el calentamiento global, la deforestación, la sobrepesca, los accidentes industriales y nucleares, la pérdida de la biodiversidad, etcétera, son sólo algunos ejemplos de la alarmante situación de crisis ambiental que ha generado la modernidad que nos ha llevado, al extremo de que hoy esté amenazada toda forma de vida en el planeta Tierra. 
 
De manera irracional e inconsciente, la especie humana seducida por la modernidad, ha explotado los recursos naturales y ha descuidado su empatía por la naturaleza, llegando a una situación límite. 
 
Con el avance científico y tecnológico las personas han intentado dominar la naturaleza rompiendo su equilibrio. Ante la consciencia de lo causado, el Derecho Ambiental y el Derecho Ecológico nacen como medidas reguladoras, para intentar paliar esta situación de crisis que cada vez se hace más terminal.
 
La política ambiental debe ser la preocupación para el desarrollo de objetivos con fines para mejorar el medio ambiente, conservar los principios naturales y el fomento de un desarrollo sostenible. Tanto en el ámbito público como privado, la conciencia ambiental debe ser creciente. La política ambiental es la preocupación por ayudar a mejorar y cuidar el medio ambiente, conservar los principios naturales de los humanos y fomentar el desarrollo sostenible, a través de objetivos claros a corto y a largo plazo relacionados con todo lo que envuelva el medio ambiente.
 
En el ámbito mundial nos encontramos con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la cual cuenta con un organismo especializado, cuya misión principal es la de fomentar la cooperación internacional en los asuntos relacionados con el medio ambiente, así como evaluar las condiciones ambientales a nivel mundial, elaborando para ello estrategias internacionales, este organismo es el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que contribuye a la aplicación del derecho ambiental elaborando normativas y fortaleciendo las instituciones para la gestión racional del medio ambiente, actuando a su vez, como organismo coordinador en materia de medio ambiente dentro de la ONU.
 
Sin embargo, hoy está amenazada debido al calentamiento global toda forma de vida en la Tierra, justamente sobre este fenómeno natural Fidel Castro, dijo:
 
“No puedo dejar de pensar en un mundo donde más de un tercio de la población carece de atención médica y de medicamentos esenciales para garantizar la salud, situación que se agravará en la medida en que el cambio climático, la escasez de agua y de alimentos sean cada vez mayores, en un mundo globalizado donde la población crece, los bosques desaparecen, y la especie humana que lo habita que emergió hace menos de 200.000 años, es decir 3.500 millones de años después que surgieron las primeras formas de vida en el planeta, corre el riesgo de desaparecer como especie”. 
 
La particularidad del cambio climático actual es de origen antropogénico, está provocado por la especie humana. Esta es una característica respecto a los cambios climáticos anteriores. Aunque todos los cambios climáticos, desde que existe la especie humana en la Tierra, comparten una característica: desastres ecológicos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1676 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas