Personas con discapacidad padecen ante la falta de ayudas técnicas

Las dificultades para obtener las ayudas técnicas, bien sea por cuenta propia o mediante el donativo de algún ente gubernamental, es otra problemática que confrontan las personas con discapacidad.

Adquirir un bastón de rastreo para una persona ciega, una muleta o una silla de ruedas para un compañero con discapacidad motora es una verdadera proeza y si por casualidad logra conseguirla, están a precios realmente escandalosos que resultan de muy difícil adquisición por parte de la persona con discapacidad o sus familiares.

Esta situación que cada día se agrava ante el deterioro de estos equipos, atenta contra la salud y seguridad del usuario, por lo que se considera un problema a ser atendido con urgencia.

Por ejemplo, las personas con discapacidad visual en prácticamente todo el país, se ven obligados a utilizar bastones deteriorados, lo que atenta contra su seguridad, pues en cualquier momento, corre el riesgo de sufrir algún accidente, por ruptura del bastón, muchos de los cuales, ya no aguantan un remiendo más.

Por su parte, los compañeros con discapacidad motora que usan muletas, se ven en la imperiosa necesidad de utilizar equipos inadecuados y deteriorados, ya que ni si quiera la puntera que va colocada en la parte inferior y que le da seguridad al desplazarse, se consigue, por lo cual, resulta altamente peligroso para estos compañeros usar equipos en estas condiciones.

Ante este panorama, no se cuenta con las importaciones de equipos y accesorios que hacían importadoras especializadas, tampoco con el programa de dotación de ayudas técnicas que en un principio, impulsaba el CONAPDIS y que luego por decisión gubernamental pasó a la Misión José Gregorio Hernández.

Estamos conscientes, que gran parte de estos equipos son importados y que por la situación económica actual que vive el País, se hace dificultoso la importación de los mismos, por lo que se impone el apoyo a múltiples iniciativas que desde hace mucho tiempo han planteado compañeros para la fabricación de las ayudas técnicas en el País, cosa que es posible, demostrado incluso en tesis de grado desarrolladas por estudiantes en Universidades Venezolanas.

Por ejemplo, Tal vez pudiera pensarse, que es imposible la fabricación de una regleta braille por su complejidad, pero ha quedado demostrado, que las mismas se pueden fabricar, utilizando tecnología que ya existe en el País, tal como lo demostraron dos estudiantes graduadas en el Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

En relación al bastón de rastreo para personas con discapacidad visual, tanto la Asociación Zuliana de Ciegos, como la Casa Hogar de Niñas Ciegas, cuentan con equipos especializados para la fabricación de los mismos, teniendo dificultades para la obtención del tubo de aluminio y la liga que une las partes del bastón, el primero por ser sumamente costoso y la liga por ser importada, aun cuando se tiene información, que una empresa en Barquisimeto la produce.

Estas son solo algunas de las ayudas técnicas que tal vez presentan mayor dificultad en su fabricación, pues construir una silla de ruedas o una muleta, pudiera ser algo más sencillo.

Lo que faltaría, es un poco de voluntad política para avanzar en estos proyectos, que permitirían sustituir la importación de prácticamente todas las ayudas técnicas, ahorrándose el País importantes divisas, garantizando la dotación oportuna de las mismas y promoviendo el empleo dentro del sector de las personas con discapacidad.

riveroguevara@hotmail.com

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 633 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /misiones/a234034.htmlC0https://NON-VE CAC = .