Reflexiones sobre nuestra política comunicacional

¡Apártame uno! ¡tengo que comprarlo antes que se agote!

Estas dos frases con los que encabezo este artículo sonaban como melodía cuando, como Gerente de Circulación de una empresa editorial, las oía en los alrededores de algún kiosco o puesto de revistas al constatar el éxito de un lanzamiento que hubiésemos hecho de una revista, fascículo, semanario o diario. Agotar la edición era el mayor reto que como responsable de la distribución teníamos en ese entonces y como era lógico poníamos el mayor esfuerzo para que así fuera. Otra cosa era el atractivo del producto cuya responsabilidad corría por parte de los editores y allí jugaban factores imprescindibles como: portada, contenido (muy importante), impresión, columnistas, redactores, reporteros, fotografía, diseño, actualidad y un sinnúmero de elementos que incidían en el éxito de dicho lanzamiento.

No soy periodista y Dios me libre de pretender juzgar bajo ese parámetro a los diversos medios escritos que, en alguna medida (incluyendo "La Hojilla Impresa") tratan de desmontar todo el aparataje mediático de la oligarquía y con el cual sin descanso alguno todos los días, mañana y tarde, a toda hora y a cada momento mantienen una guerra sin cuartel contra esta revolución, incisivos, mordaces, incansables, mentirosos, groseros, sin ética, golpistas y no sigo calificando porque tendría que hacerlo con una gran palabrota y desvirtuaría la esencia de lo que deseo explicar aquí.

Ahora bien, soy lector, lo cual quiere decir que, formo parte de una gran mayoría que lee los medios y tiene derecho a pedir una puñetera de una vez que, nosotros, la izquierda, los revolucionarios, los que estamos con el Presidente, los que apoyamos al gobierno, los que acompañamos al proceso, los que sabemos lo que nos espera si estos fascistas regresan, tenemos derecho a un medio de comunicación que sea atractivo, que sea leído por todo el mundo, chavistas o no, comunistas o no, revolucionarios, opositores, tirios y troyanos. Y esto señores es la humilde opinión de quien como muchos, sabe o intuye que en materia comunicacional la derecha nos lleva una morena.

¿Qué carajo tiene "El Nacional", "El Universal" o "Últimas Noticias" por solo nombrar a los adalides de la prensa derechista de este país, para que, independientemente de su tiraje sean los que compre la mayoría del público lector de Venezuela? ¿Por qué (sin ánimo de criticar su línea editorial) el diario Vea es solo leído por nuestra gente y no hay forma ni manera que penetre "el otro lado"? ¿Es o no necesario que la minoría opositora lea nuestros puntos de vista para que tengan por lo menos otra interpretación? Estas preguntas y otras parecidas necesitan urgentes respuestas y los responsables directos de la política comunicacional del Estado deben buscarlas allí en el seno de toda la sociedad, sea esta "civil" o "bolivariana", toda ella es lectora.

Experiencias las hay, en la cuarta república "El Diario de Caracas" (aunque luego se desvirtuó y se derechizó) les rompió todos los esquemas a lo que se llamaba "la gran prensa", y puso en jaque la circulación de los dos periódicos más importantes de la época, fue un acontecimiento extraordinario que no pudo ser mantenido en el tiempo porque se concibió solo para un segmento pequeño burgués de la población entre los cuales se encontraba la llamada "izquierda exquisita" la misma que hoy medra en lo más oscuro de la oposición venezolana, además los grandes editores y bloques de prensa se encargaron de sabotear a nivel de kioscos y negocios del ramo, la circulación de este diario.

Tenemos cantidad de periodistas, profesores universitarios, columnistas, ex columnistas del diario "El Nacional", reporteros, fotógrafos, comentaristas de radio y televisión, gente joven recién egresada de las distintas universidades del país, gente con experiencia, con ética, con moral, me abstengo de nombrarlos para evitar la injusticia de dejar por fuera alguno, esperando por el nacimiento de lo que puede ser el suceso comunicacional más importante de este proceso: Un diario de vanguardia, bien diseñado, atractivo a la vista, objetivo, imparcial, con una línea editorial dictada desde la calle, tomando como referencia el momento histórico que vive nuestra patria.

Estamos obligados a competir en el terreno de la derecha, evitando así el continuo adoctrinamiento a que esa derecha tiene sostenida a una clase media que parece idiotizada y nosotros tenemos que contribuir a "desfacer este entuerto" y aún a sabiendas de lo reaccionaria que suele ser, por lo menos en el tránsito hacia el socialismo mantener sus instintos fascistas neutralizados.

Según las estadísticas "Últimas Noticias" es el diario más leído tanto por chavistas como opositores, eso podemos revertirlo, tenemos el material humano, tenemos el talento como para conseguir para el mantenimiento de un diario, publicidad, tanto pública como privada, la calidad descrita en párrafos anteriores, sería el aval para obtener potenciales anunciantes.

Un proyecto como este es difícil mantenerlo en el tiempo, hemos visto ensayos editoriales o de otra índole fracasar por falta de constancia, tiene que haber una pulcritud en las finanzas y mística revolucionaria para llevarlo adelante, no se trata tampoco de crear un periódico gobiernero, sus páginas deben ser abiertas para el debate de las ideas, defender el socialismo con sentido crítico. Tampoco se trata de impulsar un "chavismo light" que al fin y al cabo es un chavismo sin Chávez, vemos periodistas que se dicen del proceso haciendo programas con colegas rabiosamente opositores en medios de la derecha que terminan desdibujándose y uno no acaba por saber cuál de los dos es más reaccionario y al final ambos terminan coincidiendo en que este gobierno no sirve para un carajo dado la locuacidad del opositor u opositora y el estruendoso silencio cómplice del avasallado periodista "revolucionario" exitoso en la venta de publicidad.

En fin creo que llegó la hora de ver en la calle un diario nuestro, con circulación masiva, formato moderno, con los cuerpos que hagan falta, deportivos, juveniles, culturales, de opinión, con noticias frescas y de última hora tanto nacionales e internacionales, con suplementos especiales y dominicales, que sirva a los intereses del proyecto socialista y no un panfleto aburrido que uno busca solo para leer dos o tres columnas y no representa más que los intereses de sus dueños, un periódico que lo haga a uno exclamar ¡apártame uno!

msilva69@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1471 veces.



Manolo Silva

Comunicador comunitario

 manolitosilva27053052@gmail.com

Visite el perfil de Manolo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: