La SIP y sus ancestros del crimen

Antes de entrar en detalles, tenemos que decir que percibimos rasgos ambivalentes en cuanto al género (masculino o femenino) de la organización u organismo empresarial, con esa fachada “sin frontera”, en la que militan los intrigantes, cizañeros y terroristas de la palabra escrita. Es que nos parece molusco y merluza a la vez, cuando a ese “servicio” interamericano de prensa lo abrevian, cual angelical caperucita, como “la” SIP. Aún cuando es explicable, por cuanto rima con “la” CIA, su brazo armado.

Ahora veamos. Por estas serranías nos llegó el cuento trágico, que ya es historia larga, respecto de la “hazaña” del ancestro más antiguo de “la” SIP. Nos contaron (¿un cuento chucuto?) que un empresario yanqui de un tabloide zancadillero, envió a uno de sus periodistas a Cuba (año 1898) para que reportara respecto de la guerra pro liberación de los cubanos contra el imperio español. Como quiera que el fablistán informara que se estaba en proceso de conciliación y paz, el cizañero empresario se trasladó personalmente a la isla, acompañado de unos terroristas del sicariato, dinamitaron un buque anclado en la bahía; murieron unos 20 marineros que descansaban al filo de la media noche. Sonó el tactaqui telegráfico y retumbaron los cañones del tío Sam. Amaneció la isla mayor con nuevo dueño: el imperialismo yanqui.

Doscientos muertos, una bagatela en cuerpo ajeno. El dueño de aquel periódico, ancestro en cuarta ascendencia de “la” SIP se anotó un “triunfo” que valió dólares, y que ese gran periodista que es Ernesto Vera, si se lo solicitamos, nos podría precisar y ampliar otros detalles (nombre del criminal y de su periódico) que no conocemos y que son importantes para el conocimiento de la humanidad, pues así actúan los empresarios de “la” SIP.

Secuencia macabra en el tiempo. Si al personaje anterior, le cargamos a su cuenta del crimen la muerte de 200 cubanos inocentes, ¿cuántos le sumaremos al que se abrogó la mentira hecha fe y dicha cien veces por los judíos, como fue el cojo de Renania, llamado Joseph Goebbels, solamente por dinamitar el edificio del congreso alemán, con todos los parlamentarios allí reunidos? ¿Y si le sumamos que luego propagó la “culpa” de los comunistas, a quienes encarceló y fusiló centenares de sus combatientes que defendían su Patria: Alemania?

Entonces, si Goebbels fue el “abuelo” de “la” SIP que hoy mata por mampuesto, el dueño de Fox News, el mata presidentes y correligionario de la cábala de los Bush, es el padre. Este santón se ha convertido en el cerebro mediático de la perversa matriz de opinión que “la” SIP apoyó con sus infundios, con las que satanizaron a Kosovo y a su líder, y acusaron a Irak y Afganistán de la posesión de armas químicas. Ya habían difundido la farsa de las torres gemelas, donde implosionaron la muerte de miles de personas, amén de las que Bush siguió asesinando en “sus” cárceles sin fronteras.

Claro que entre los caimanes viejos y “cebaos” de “la” SIP, deambulan unas cuantas babas. Las que, hasta ahora, no hacen más que servir la mesa y tender la alfombra. Pero empapan como el ventilador. Con estos sobresale el “periodista” Henrique Otero Castillo, a quien no le anotamos el nombre del Poeta, su padre, porque le queda grande. Además Miguel murió arrecho con él por mala nota, y quién sabe si más.

Por su parte ese “muchacho” debe tener anotado en su talonario de las malas notas, la foto-requisitoria política de Alexis González que circuló en manos de los fariseos de Peña, el primer director de “El Nacional” después de la muerte de Miguel Otero Silva, el señor de las letras. Alexis el revolucionario, fue masacrado el 11-A, combatiendo en defensa de la Revolución Bolivariana, allá en el 23 de Enero. No es su obra. Pero por ahí los comienzos que los pueblos no están dispuestos a tolerar. Y con la cerviz en alto y al grito de Patria, Socialismo o barbarie. ¡Venceremos!

Pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1296 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor