Brasil: el fuego devora el Pantanal, el mayor refugio de jaguares del mundo

Incendio forestal en el pantanal brasileño

Incendio forestal en el pantanal brasileño

20 de noviembre de 2023.- La mitad de los jaguares del mundo vive en Brasil, y la mayoría están concentrados en el Pantanal, el gigantesco humedal en la frontera con Bolivia y Paraguay. En los últimos días, los incendios están devorando el hogar de este felino, una tragedia ambiental que se repite cada año en la estación seca, pero que ahora está batiendo récords por una sequía más prolongada de lo habitual y los efectos de El Niño, que estos días deja en Brasil una ola de calor histórica. En la primera quincena de noviembre se detectaron más de 3.000 focos de incendio, el peor dato en 21 años, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), que capta imágenes vía satélite.

El Pantanal es la llanura inundable más grande del mundo, pero su paisaje cambia radicalmente a lo largo de los meses. El fuego hace acto de presencia cada año, pero normalmente el pico de incendios se da entre agosto y septiembre, en el clímax de la estación seca. En noviembre ya debería haber empezado la temporada de lluvias. Es cuando la sufrida vegetación obtiene una tregua y empieza a reverdecer; cuando las lagunas, secas durante meses, empiezan a llenarse. No obstante, este mes está habiendo más incendios que nunca.

Muchos de los incendios son provocados para abrir espacio para la ganadería y la agricultura (sobre todo la soja, esta región es el granero de Brasil), pero también hay un factor natural. Las tormentas de estos días apenas están descargando agua, pero traen consigo rayos que al impactar en el suelo seco lo hacen arder todo con muchísima facilidad. En lo que va de año, más de un millón de hectáreas del Pantanal fueron pasto de las llamas, el triple que en todo 2022. Es una superficie equivalente a más de 16 veces la ciudad de Madrid o 6,5 veces São Paulo.

Este humedal lleva ardiendo sin freno desde hace casi un mes, pero en los últimos días hubo un salto de escala: las llamas llegaron a la Transpantaneira, la carretera de 150 kilómetros que ejerce como columna vertebral alrededor de la cual se sitúan la mayoría de haciendas que trabajan con ecoturismo. En uno de sus extremos está la ciudad de Porto Jofre, que en los últimos años se está labrando la fama de ser uno de los mejores puntos de avistamiento de jaguares de Brasil. La mayoría de estos felinos vive en la Amazonia, pero allí la densidad de la vegetación hace casi imposible toparse con ellos. En el Pantanal, en cambio, con un paisaje más parecido al de la sabana africana, es más fácil. Tan solo en Porto Jofre los especialistas ya catalogaron más de 300 animales, una de las densidades más altas del planeta. Son tantos que las agencias de viaje especializadas incluso ofrecen a los turistas bautizar a los no identificados. En esta ciudad, los safaris fotográficos ya mueven unos diez millones de dólares al año, y ayudaron a aumentar un 40% la oferta de camas en comparación con el periodo pre pandemia, según datos de la Universidad Federal de Mato Grosso y la ONG Panthera.

Ahora, el fuego amenaza esta incipiente modalidad de desarrollo sostenible. El parque natural Encontro das Águas, uno de los principales refugios del jaguar, ha perdido el 34,7% de su superficie por los incendios, 36.000 hectáreas. No es la única reserva afectada. El 19% del vecino Parque Nacional del Pantanal Matogrossense, con un nivel aún mayor de protección, también ha sido arrasado por completo, y la mitad del territorio de la tierra indígena Tereza Cristina, donde viven más de 500 indígenas bororo, ahora es un páramo de ceniza gris.

Decenas de voluntarios se esfuerzan en rescatar al máximo de animales a contrarreloj, aunque los accesos son complicados y el panorama en general es devastador, como explicaba el veterinario Anderson Fernandes Barreto al portal G1. “El Pantanal era un bioma con muchos animales, pero a día de hoy llegamos a esos puntos y ya es difícil encontrar animales vivos. Desgraciadamente lo que estamos viviendo aquí es un cementerio a cielo abierto. La fauna y la flora están pagando con la vida el precio de la imprudencia de los seres humanos”, lamentaba. El Pantanal es desde hace dos décadas Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, que comparten el bioma, han declarado el estado de emergencia y ahora los bomberos se centran sobre todo en salvaguardar las viviendas situadas alrededor de la Transpantaneira. Algunas pousadas ya empezaron a ser evacuadas. El Gobierno central, que hace meses lanzó la campaña Pantanal sin incendios para divulgar acciones de prevención entre la población local, de momento ha movilizado a 256 brigadistas y cuatro helicópteros. También está evaluando la participación del Ejército en las tareas de combate a las llamas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3660 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas