La posfascista Giorgia Meloni se encamina hacia la victoria electoral en Italia

La líder del partido de ultraderecha Fratelli d Italia, Giorgia Meloni, hace el signo de la victoria el 23 de septiembre de 2022 en Nápoles, en el cierre de su campaña electoral

La líder del partido de ultraderecha Fratelli d Italia, Giorgia Meloni, hace el signo de la victoria el 23 de septiembre de 2022 en Nápoles, en el cierre de su campaña electoral

Credito: Afp

24-09-22.-El bloque de derechas, liderado por la posfascista Giorgia Meloni, se encamina hacia una victoria histórica en las elecciones legislativas del domingo en Italia, un resultado que suscita preocupación por sus valores en conflicto con los fundadores de la Unión Europea.

Si las urnas confirman los resultados de los últimos sondeos que se pueden publicar por ley, Meloni, líder de Hermanos de Italia, formación que proviene de la tradición neofascista, podría convertirse en la primera mujer que llega a la jefatura de Gobierno en Italia.

Meloni, de 45 años, tiene todas las encuestas a favor y no se descarta que en los últimos días de campaña se haya agrandado la brecha entre su formación y su directo contendiente, el socialdemócrata Partido Democrático (PD).

La alianza de derechas y extrema derecha, integrada por Hermanos de Italia, la formación antiinmigración Liga de Matteo Salvin y los conservadores de Forza Italia de Silvio Berlusconi, obtendría un 47,2%, según los últimos sondeos del 9 de septiembre.

Si se confirman esos resultados, Meloni asumiría el cargo de primer ministro coincidiendo con el centenario de la marcha sobre Roma (29 de octubre de 1922) con la que las camisas negras de Benito Mussolini tomaron el poder y establecieron el fascismo en Italia.

Aunque se trata de una casualidad, ya que es la primera campaña electoral en pleno verano, muchos se interrogan sobre si Meloni llegará a traicionar los valores que ha representado desde que comenzó su carrera política siendo muy joven en el Movimiento Social Italiano (MSI), la formación neofascista fundada después de la Segunda Guerra Mundial.

- Un nuevo populismo -

"En Europa temen que yo gobierne (...) Se acabó la fiesta. Italia va a comenzar a defender sus propios intereses nacionales", advirtió con su conocido tono decidido durante la campaña.

A pesar de que Meloni ha tomado distancia de sus orígenes políticos y en un video divulgado en varios idiomas confirmó su compromiso con la democracia, las libertades y la Unión Europea y aseguró que la derecha relegó el fascismo a la historia, muchos temen que se propague un nuevo populismo en todo el viejo continente.

El modelo es el del nacionalista húngaro Viktor Orban, enemigo acérrimo de la inmigración y a favor de endurecer las medidas para acceder al aborto.

"Voy a votar por Meloni", confió recientemente un abogado romano de 55 años, quien no quiso revelar su nombre, indignado con la campaña del PD por el pasado neofascista de la líder.

Por su parte, la izquierda moderada liderada por Enrico Letta, quien no logró una amplia coalición de izquierdas ni sellar un acuerdo con el Movimiento 5 Estrellas (M5E), pactó sólo una alianza con un pequeño sector de la izquierda ecologista, por lo que obtendría menos del 25%.

Letta ha enfrentado a Meloni presentándose como el socialdemócrata europeísta que batalla contra una ultraderechista nacionalista.

"Aquí se enfrentan dos visiones del mundo", resumió Letta.

- El Movimiento 5 Estrellas: posible sorpresa -

Por otro lado, el Movimiento 5 Estrellas (M5S), que de primera fuerza política hace cuatro años pasó a contar con un modesto 13,2%, según los sondeos, podría poner en crisis la hegemonía del bloque de derechas.

No se descarta una sorpresa de última hora y que los votantes hayan cambiado de idea o decidido votar en las dos últimas semanas por ese movimiento, que creó un salario ciudadano para los pobres, clave para las regiones del sur subdesarrollado de la península.

Más de 50 millones de italianos han sido llamados para votar en virtud de un complejo sistema mixto electoral, entre mayoritario y proporcional, para elegir un menor número de parlamentarios: 400 diputados para la Cámara de Diputados y 200 senadores.

La controvertida ley electoral favorece a los partidos que forman alianzas, lo que amplía la ventaja del bloque derechista frente a sus rivales de centroizquierda, sumamente divididos.

Los italianos residentes en el exterior, 4,8 millones, podrán votar por 8 diputados y 4 senadores, correspondientes a Europa, América del Sur, América del Norte y Central, Asia-África y Oceanía.

América del Sur, con 1.535.804 personas con derecho a votar, buena parte de ellos en Argentina, elegirá 2 diputados y un senador.

Según el acuerdo pactado entre los líderes de derecha, el líder del partido que obtenga más votos será la persona que deberá ocupar el cargo de primer ministro.

Para muchos será Giorgia Meloni, que ha trabajado duro en estos años para construirse un perfil de líder seria y popular como representante de la nueva derecha 2.0, más moderna, pero que no olvida su pasado al lanzar de nuevo el lema: "Dios, patria y familia".

Sea cual sea el gobierno que surja de las elecciones, su camino estará lleno de obstáculos, ya que deberá gestionar la crisis provocada tras la subida de los precios del gas y de la luz por la guerra en Ucrania así como las reformas exigidas para obtener fondos del multimillonario fondo europeo de pospandemia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2203 veces.


La fuente original de este documento es:
Afp (https://www.afp.com/es)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter