¿Armamento sónico, o espiaban en La Habana?

Boomerang: ¿Atacó Cuba a diplomáticos de EEUU con un 'Rayo de la Muerte'?

Embajada de EEUU en Cuba

Embajada de EEUU en Cuba

La Habana, agosto 16 - Una “filtración” a la prensa estadounidense hizo pública una supuesta agresión sufrida por diplomáticos de EEUU en Cuba el pasado año, lo cual habría sido la causa de la expulsión de dos funcionarios de la embajada cubana en mayo de 2017. La vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert, aseguró que "algunos funcionarios del gobierno estadounidense" que trabajaban en la embajada de La Habana informaron de incidentes que estaban causando "síntomas físicos", en concreto afirmaban que sufrían de sordera.

La prensa estadounidense empezó a hablar de una misteriosa arma acústica cubana utilizada contra los diplomáticos. Nunca llegaron a especificar qué tipo de arma ni quiénes son los funcionarios afectados pero de inmediato el asunto escaló con las declaraciones del secretario de Estado, Rex Tillerson, acusando a Cuba de estos “ataques de salud” a su personal: “Hacemos a los cubanos responsables, ya que todos los países anfitriones tienen la responsabilidad de la seguridad de los diplomáticos en su país”.

La primera reacción en las redes sociales fue de burla, la página rusa Sputnik muestra algunas de las bromas en las que se afirma que el arma secreta de los cubanos son canciones de reguetón apuntando directamente a los diplomáticos. Sin embargo, el asunto no es más disparatado de lo que fue acusar a Irak de poseer armas de destrucción masiva. Ocurre, además, al mismo tiempo en que Washington amenaza a Corea con una guerra nuclear y a Caracas con una invasión. El Director de la CIA, Mike Pompeo, declara que Venezuela es un peligro para la seguridad de EEUU porque “los cubanos están allí, los rusos están allí, los iraníes y el Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) están allí”.

Un ataque con armamento sónico es muy poco probable y fácilmente detectable, según la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad española. Los especialistas aseguraron que un vulgar “barrido” basta para detectar dispositivos de escucha, “son procedimientos estandarizados y consisten en operaciones TSCM (Technical Surveillance Counter-Measures)”. Agrega la AICS que la detección de una agresión acústica es muy sencilla porque “para llevar a cabo un ataque con ultrasonidos es necesario una fuente de emisión, incluso colocada a cierta distancia del objetivo, pero que puede ser localizada por los sistemas actuales de detección” (3).

Supuestamente el hecho ocurrió en medio de las negociaciones entre Cuba y los EEUU pero los presidentes Raúl Castro y Barack Obama lo mantuvieron en secreto hasta ahora. En mayo, Trump ordena la expulsión de dos diplomáticos cubanos en represalia por el supuesto ataque pero sigue sin hacerse público hasta la pasada semana, cuando la noticia es filtrada a la prensa estadounidense y confirmada por el Departamento de Estado.

La cancillería cubana respondió informando que se creó “un comité interinstitucional de expertos para el análisis de los hechos; ampliaron y reforzaron las medidas de protección y seguridad a la sede, su personal y las residencias diplomáticas; y habilitaron nuevos canales de comunicación directa entre la Embajada y el Departamento de Seguridad Diplomática”. Agregan que “Cuba jamás ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción en contra de funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares, sin excepción” .

La versión del ex diplomático cubano Néstor García Iturbe es que los diplomáticos afectados “estaban trabajando con el equipo conocido como LRAD-RX, en el establecimiento de comunicaciones clandestinas. Esta versión que es una de las más modernas, utiliza telecontrol víaInternet, adicionalmente está equipada con una cámara que posee un foco de alta capacidad y radar para la localización del objetivo con el cual se debe establecer la comunicación”.

La Habana pide a Washington “compartir información y propuso establecer cooperación entre las autoridades competentes de ambos países”. Para las autoridades cubanas la situación es muy compleja dado que los diplomáticos estadounidenses “atacados” regresaron a su país. Tampoco tienen acceso a las residencias diplomáticas y mucho menos a los sistemas de transmisión utilizados por los estadounidenses. La acusación contra Cuba carece de móvil -el “incidente” ocurre en 2016, en medio del acercamiento bilateral-, EEUU no presenta a las víctimas y afirma que para realizar el crimen se utilizó un arma desconocida, el 'Rayo de la Muerte', le llama el Senador anticastrista Marco Rubio. Un buen título para una película de James Bond.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4625 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /internacionales/n313112.htmlCd0NV CAC = , co = US