La Ucrania post Zelenski

Los indicios de senilidad de Biden, la crisis del fentanilo, la carestía de la vida y el incremento de la inseguridad ciudadana habrían hundido la popularidad de Biden hasta mínimos históricos del 38%, lo que facilitaría el retorno triunfal de Donald Trump en las presidenciales de noviembre, candidato que según una encuesta de CBS News y YouGov, contaría con el apoyo del 65% de los votantes republicanos.

Donald Trump aseguró en sus redes sociales que "nunca hemos estado tan cerca de la III Guerra Mundial" y que debe haber un "compromiso total para desmantelar el grupo de poder neoconservador globalista responsable de arrastrar al mundo a guerras interminables". Asimismo, en un discurso pronunciado en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), el futurible candidato republicano afirmó : "Soy el único candidato que puede hacer esta promesa: evitaré la Tercera Guerra Mundial", al tiempo que denunció la "excesiva cantidad de armamento que circula actualmente en el mundo", lo que estaría anticipando el retorno de la Doctrina Aislacionista de EEUU.

Retorno de la Doctrina Aislacionista con Trump

En el año 2000, en su libro "La América que Merecemos" (The America We Deserve), Trump defendió la salida de Estados Unidos de la Alianza Atlántica para así ahorrar gasto y en su programa electoral, que recibe el nombre 'Agenda 47', se afirma que "tenemos que finalizar el proceso iniciado bajo mi Gobierno de reevaluar profundamente la misión y la finalidad de la OTAN".

Asimismo, en una conferencia pronunciada por Trump en la sede de la influyente revista política "The National Interest", Donald Trump expuso las líneas maestras de su política exterior que podrían sintetizarse en su lema "Estados Unidos lo primero", lo que de facto supondría el retorno a la Doctrina Monroe (América para los americanos) y la salida de EEUU de las estructuras militares de la OTAN.

La probable victoria de Trump en Noviembre representaría pues el ocaso de la estrategia atlantista de Biden y Soros empecinados en defenestrar a Putin del poder, el retorno a la Doctrina de la Coexistencia Pacífica con Rusia y la entronización del G-3 (EEUU, Rusia y China) como "primus inter pares" en la gobernanza mundial, quedando de paso la UE, Japón, India y Brasil como convidados de piedra en el nuevo escenario geopolítico.

Acuerdo de Paz en Ucrania?

La creciente ola de desafección política estadounidense respecto de Zelenski abarcaría todo el espectro político estadounidense.Así, el candidato demócrata Robert F. Kennedy Jr., en una entrevista en " New Statesman" afirmó que "EEUU está enviando 113.000 millones de dólares a Ucrania cuando una cuarta parte de los ciudadanos estadounidenses se va a la cama con hambre".

En el bando republicano, el ex- presidente Donald Trump aseguró en sus redes que "nunca hemos estado tan cerca de la III Guerra mundial" y que debe haber un "compromiso total para desmantelar el grupo de poder neoconservador globalista responsable de arrastrar al mundo a guerras interminables". Igualmente, el candidato republicano Ron Desantis, afirmó que "Washington tiene muchos intereses nacionales vitales, pero enredarse aún más en la disputa territorial entre Ucrania y Rusia no es una de ellas".

Por su parte, Putin busca un Acuerdo de Paz que establezca que Ucrania no entrará en la OTAN y que el contencioso ucraniano quede perfilado con la división de Ucrania en dos mitades, quedando el Este del país, incluida Crimea, el Donbás, Zaporiyia y Jersón bajo la órbita rusa y el Centro y Oeste de la actual Ucrania navegarán bajo la tutela de Occidente, mientras la línea imaginaria que uniría Járkov, Zaporiyia, Bajmut y Rubizhne pasaría a ser el nuevo Muro de Berlín de la Guerra Fría 2.0.

Dicho acuerdo estaría siendo torpedeado por la trama liderada por Zelensky, Polonia y la inteligencia británica y cuyo objetivo confeso sería implicar a la OTAN en el conflicto ucraniano, con lo que el ínclito Zelensky se habría ya convertido para EEUU en un lastre del que conviene desprenderse con inmediatez, no siendo descartable que sea acusado de corrupción y obligado a exiliarse a EEUU.

Nueva cartografía de Ucrania?

El mandato presidencial de Zelinski expiró el 20 de mayo y aunque la Constitución ucraniana permite la prórroga automática del cargo en caso de guerra, parte de la oposición cuestiona la legitimidad de dicha prórroga aduciendo que el cargo debería pasar al actual Presidente de la Cámara, Ruslán Stefanchuk.

Tras la defenestracion de Zelenski, podríamos asistir al diseño de la nueva cartografía de Ucrania.Así, Polonia reclama su derecho a incorporar al mapa polaco la región ucraniana de Lviv que ya fue ocupada por Polonia de 1918 a 1939.

Para lograrlo, Polonia ha suspendido el Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa lo que implica que Polonia "ya no estaría obligada a cumplir con las disposiciones de la OTAN sobre la limitación del tamaño de las fuerzas armadas y su despliegue" y en consecuencia, tendría las manos libres para ocupar la región ucraniana de Lviv e incorporarla posteriormente a Polonia tras la firma del futuro Tratado de Paz entre Ucrania y Rusia.

Por su parte, Rumanía aspira a anexionarse la región Bucovina del Norte, la región de Besarabia, el territorio de Hertsa, incluido en la región ucraniana de Chernovtsi, fronteriza con Rumania y la región ucraniana de Transcarpatia, con lo que la cartografía ucraniana bajo control de Kiev quería reducida notablemente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 971 veces.



Germán Gorráiz López

Analista de temas económicos y geopolíticos

 germangorraiz@gmail.com

Visite el perfil de Germán Gorráiz López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: