Auditórium

¿Que es el sionismo?: ¡Alegatos frente a la ignorancia peyorativa!

¿Antes de juzgar las cosas o personas? “deberías buscar la verdad, para que no peques contra tu prójimo”. Fin de la cita. Anónimo.

Hoy escribo este artículo en pleno fragor entre el receso del fuego de Israel y el grupo Hamas, como columnista de opinión  para manifestar mis argumentos a los comentarios peyorativos sobre el «sionismo». En primer lugar, muchas personas  usan el término «sionismo» sin tener la menor idea de su significado; se habla del Estado sionista de Israel, igual podríamos decir del Estado fundamentalista islamista de Irán. El sionismo es otra cosa, lo cual no significa que no sea una ideología, ya que en toda sociedad de clases todo es ideología, y que el derecho inalienable del pueblo judío a vivir en Palestina y establecer el Estado de Israel. A este respecto, no debemos olvidar un par de argumentos históricos: el «palestinismo», es decir, el derecho inalienable del pueblo árabe de Palestina a establecer un Estado en Palestina derecho reclamado por las organizaciones palestinas y la mayoría de los países árabes, y  la resolución de la ONU de 1947 sobre la «partición de Palestina» no olvidando lo que se llamó  «palestinismo», sino que se creaba tanto el Estado de Israel como el Estado árabe de Palestina; pero, lamentablemente, los países árabes, que tanto acusan a Israel de no acatar las resoluciones de la ONU, no la acataron nunca, y, su única reacción fue de que «expulsarían a los judíos a la mar».

Qué es el sionismo: estas son las diferencias entre un judío y un sionista. El término sionista se emplea para hacer referencia al Estado de Israel, en ocasiones de forma peyorativa.

Desde que el pasado sábado 7 de octubre de 2023 se desencadenase la ola de ataques desatada por el grupo Hamas contra Israel, todas las miradas están puestas en la Franja de Gaza y sus proximidades. O más concretamente, en los medios de comunicación que informan sobre el conflicto.

En todo el aluvión de noticias, crónicas, entrevistas y reportajes que se emiten, muchos conceptos y términos que pueden resultar desconocidos para un gran sector de la opinión publica mundial. Uno de estos ejemplos puede ser el término 'sionista', empleado en multitud de ocasiones como adjetivo peyorativo del estado de Israel. Para explicar este término, primero es necesario explicar qué es el judaísmo. El judaísmo es una religión etno  religiosa, ya que además de hacer referencia al sistema de creencias judío también engloba a una etnia, pueblo o raza. En este caso, judío es tanto quien desciende del Reino de Judá como quien cree en el judaísmo. Israel es en ambas concepciones un pueblo judío.

El sionismo es el movimiento en favor de la autodeterminación y la condición de Estado del pueblo judío en su patria ancestral, la tierra de Israel. La gran mayoría de los judíos del mundo sienten una conexión o afinidad con Israel, ya sea que explícitamente se identifiquen o no como sionistas, e independientemente de sus opiniones sobre las políticas del gobierno israelí.

Aunque ha habido una continua presencia judía en la tierra de Israel a lo largo de los milenios, el anhelo de retornar a Sion —el término bíblico para referirse tanto a la tierra de Israel como a Jerusalén— ha sido un pilar de la vida comunitaria judía desde que los romanos colonizaron violentamente la tierra y enviaron a los judíos al exilio hace dos mil años. Un exilio anterior por parte de los babilonios, produjo quizá el lamento más conocido: “Junto a los ríos de Babilonia, allí lloramos acordándonos de Sion”. Esa conexión entre los judíos y la tierra, y la esperanza de repatriación, está profundamente arraigada en la oración, el ritual, la literatura y la cultura judía.

Lo que se conoce como el sionismo moderno surgió a mediados del siglo XIX, junto con el surgimiento del Estado-nación y los generalizados movimientos de liberación nacional en toda Europa. En el caso de los judíos, también fue una respuesta a la larga historia de intenso odio, persecución y discriminación contra los judíos en los países y sociedades de todo el mundo donde vivían, incluyendo Europa, Medio Oriente y el norte de África. Sus defensores creían que un Estado judío moderno daría a los judíos un refugio seguro frente a la intolerancia y el peligro que permanentemente sufrían como cultura minoritaria entre culturas mayoritarias no judías, y garantizaría que los judíos tuvieran el mismo derecho que cualquier otro pueblo a una nación y a la autodeterminación, así como las mismas protecciones que se suelen conceder a otras naciones.  El sionismo también fue un movimiento de renacimiento cultural y nacional que pretendía permitir al pueblo judío recuperar su lengua, el hebreo, y restablecer la autodeterminación sobre sus tradiciones, cultura, religión y educación.

A finales del siglo XIX, el "padre" del sionismo moderno, el periodista austriaco Theodor Herzl, consolidó diversas corrientes de pensamiento sionista en un movimiento político organizado, abogando por el reconocimiento internacional de un Estado judío independiente y soberano en la tierra de Israel.

Hoy, siendo una realidad el Estado soberano judío, los sionistas creen y apoyan el derecho del Estado democrático de Israel a existir como patria judía.  Israel es el único Estado judío del mundo.  Ser sionista es diferente a apoyar las políticas del gobierno de Israel.

El sionismo es un amplio movimiento que incluye a personas de todo el espectro, desde progresistas, moderados y conservadores hasta apolíticos. Hay sionistas que son críticos con las políticas israelíes, al igual que hay sionistas que rara vez expresan su desacuerdo con el gobierno israelí. Entre los sionistas existen diversas opiniones sobre el conflicto palestino-israelí, sobre la forma de promover la paz, sobre apoyar o no una solución de dos estados y sobre los asentamientos israelíes.  Ser crítico con respecto a las políticas israelíes no es ser anti sionista, como ser crítico de las políticas estadounidenses no es ser antiamericano.

El sionismo no excluye el apoyo a la autodeterminación y la creación de un Estado palestino. Para algunos sionistas, el apoyo a una solución de dos Estados es la materialización de la autodeterminación para judíos y palestinos por igual.

También existen millones de no judíos que se consideran sionistas y partidarios del Estado judío, motivados por factores como la religión, la historia, la seguridad o la política.

Y para finalizar, hay que opinar con argumentos sólidos sobre este tema. Y lo primero que hay que escribir es qué es el Sionismo. En el siglo XIX, cansados los judíos de tanta persecución injusta, de ser diezmada su población terriblemente cuando llegaba un gobierno que no gustaba de ellos por prejuicios; los judíos en Europa se organizaron con el propósito de volver a su tierra en el Medio Oriente y así evitar la extinción. Ése es el sionismo, una organización o propósito de volver a la Tierra Santa y preservar la existencia del pueblo judío. Al término de la 2da guerra mundial el Reino Unido tenía una colonia que es lo que actualmente se conoce como Israel, Palestina y Jordania. Básicamente habitada por dos pueblos: árabes (aún no existían los palestinos ni los jordanos pues todos eran un solo pueblo) y judíos que ya habían comenzado su retorno a su tierra ancestral. Los británicos concedieron la independencia de esa tierra dividiéndola en 3 países: Israel para los judíos, y Palestina y Jordania para los árabes. Los árabes deseaban la posesión de todo el territorio por lo que Palestina y Jordania se aliaron con Egipto y Siria e invadieron a Israel. Su propósito era apoderarse de todo el territorio y exterminar a los judíos para que no pudieran nunca más reclamar esa tierra. La guerra fue ganada por Israel pero desde entonces el conflicto continúa por la tierra y la extinción de los judíos.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1511 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: