Parlamento

Cuando la estupidez no tiene limite

La Unión Europea, necesita del gas que viene de la Federación rusa, pero conjuntamente con su jefe de la Casa Blanca, sancionan y bloquean el gas que los surte desde el pueblo ruso, pero cuando la estupidez no tiene límite, tenemos: El gigante gasístico ruso Gazprom, ha declarado recientemente que le resulta imposible devolver la turbina 073 a la estación de compresión de Portovaya, debido a las sanciones impuestas por Canadá, la Unión Europea y Reino Unido, así como a la discrepancia entre la situación actual y las obligaciones contractuales por parte de Siemens. La realidad que tenemos: la turbina necesaria para garantizar el suministro de gas para la Unión Europea desde la Federación Rusa, esta reparada por la empresa Siemens, en Canadá, pero no la envían a la estación de gas en territorio ruso, debido que Canadá tiene sancionada al pueblo ruso, pero lo grave, se corre el riesgo, que por falta de la turbina, se afecta el suministros de gas para Europa, pero el responsable es el malos de Vladimir Putin, estamos en presencia de un hecho cuando la estupidez no tiene límite.

En fecha reciente Gazprom anunció que detiene el funcionamiento de otra turbina Siemens, en Portovaya debido a la finalización del período máximo de funcionamiento entre las revisiones previas a la reparación general. De este modo, a partir del 27 de julio, la capacidad diaria de esa estación de compresión de gas es de un máximo de 33 millones de metros cúbicos. Por su parte, Moscú ha declarado reiteradamente que está lista para cumplir con sus obligaciones. El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, dijo que las dificultades relacionadas con el cumplimiento del suministro de gas a través de Nord Stream 1 comenzaron debido a las sanciones y que Gazprom no puede hacer nada al respecto. El vicepresidente de la compañía, Vitali Markélov, ya había explicado que las restricciones impuestas prohíben el envío, de gas a la Unión Europea.

La prohibición de la Unión Europea, de importar carbón desde Rusia entrará en pleno vigor el 10 de agosto, La Unión Europea no cubre la demanda interna del carbón que necesita, la Federación Rusa, tiene cambón para la exportación, pero se ha confirmado de la existencia, de una sanción que impide que la Unión Europea, compre carbón al pueblo ruso, independiente del sufrimiento al que exponen a los pueblos del eurocentrismo. Europeo.

En el período de febrero a abril de 2022, según el diario Kommersant, los exportadores rusos procuraron aumentar al máximo sus entregas al bloque europeo, pero a partir de mayo estos volúmenes se fueron reorientando a los mercados de Asia, particularmente China, India y Turquía. Antes de la entrada en vigor de nuevas medidas restrictivas, los países de la UE habían aumentado sustancialmente la importación de carbón ruso. El quinto paquete de sanciones que la Unión Europea, adoptó a principios de abril pasado incluye la prohibición de comprar, importar o transferir carbón y otros combustibles fósiles sólidos a la Unión Europea, si se originan en Rusia o se exportan desde Rusia, a partir de agosto de 2022.

A partir de mayo, los volúmenes que despachan de carbón desde los puertos del mar Negro se han ido reorientando a los mercados de Asia, particularmente China, India y Turquía. La cancillería Rusa ha denunciado "la política de anarquía" de Estados Unidos, adoptada para imponer su dominio a más naciones del mundo. Aun así, Rusia ha proclamado el fin del mundo unipolar liderado por EE.UU. y la hegemonía occidental al destacar el derecho de los países a defender y garantizar sus "intereses nacionales" y su soberanía frente a las amenazas del Gobierno estadounidense.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 588 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Medina

Francisco Medina

Más artículos de este autor