Parlamento

EEUU, en territorio ucraniano

Corre en las redes sociales en referencia a Joe Biden, que ya lo conocen y expresan de lo que es capaz, pero también lo llaman él bebe malcriado y caprichoso. El suministro de armas de Estados Unidos a Ucrania, no solo va acompañado de instrucciones, sino que también actúan como apuntadores, de acuerdo a lo dicha por la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova. El suministro de armas no solo va acompañado de instrucciones sobre su uso, sino que en este caso cumplen la función de apuntadores, según lo dicho por la diplomática, de la Federación Rusa. Siempre hemos dicho que la confrontación militar en el territorio Ucraniano, entre el pueblo ruso y Occidente, este último representado por el gobierno de los Estados Unidos, que Todo lo que hace Ucrania, es bajo la orden y la Consulta, de Washington.

EE.UU, en territorio Ucraniano, es el que suministra: el armamento, tecnología, dirige los ataques y los contrataques, con técnicos, soldados y mercenario, lo indicado es una verdad del tamaño del sol, Podemos deducir con quien se enfrenta el pueblo ruso, en territorio Ucraniano, la respuesta es sencilla, el pueblo ruso se enfrenta en territorio Ucraniano, al bebe malcriado y caprichoso de Joe Biden. El arribo del invierno a Europa en medio de la crisis regional de los energéticos, por las sanciones impuestas contra la federación Rusa, podría ser el más grande terremoto geopolítico de las últimas décadas.

Las consecuencias de este problema, de acuerdo con un análisis geoestratégico de la periodista británica Sherelle Jacobs publicado en The Telegraph, podrían rebasar la magnitud de la debacle financiera del 2008.

Las sanciones contra el gas y el petróleo rusos, impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, podrían superar la crisis petrolera de la década de 1970, que desmanteló las administraciones de tres primeros ministros del Reino Unido, prefiguraron 40 años de enlaces entre Washington y el Medio Oriente en busca de hidrocarburos y derivaron en el colapso de la Unión Soviética. Los países de occidente no sólo no escaparán a este colapso, sino que probablemente serán su epicentro, con Reino Unido como la zona cero.

El sistema de élites, mitológico y complaciente, de Europa y Estados Unidos está arribando a su colapso, como consecuencia de los riesgos de la globalización. El conflicto entre Ucrania y Rusia, como una anomalía, era altamente previsible una escalada de precios en un mundo volátil, donde los líderes políticos de la Unión Europea no elaboraron planes de contingencia mientras consideraban estar amparados por reservas sin descubrir gas, petróleo y carbón. No sembraron pero querían cosechar.

Más allá de la coyuntura ucraniana, que causó la crisis económica que atraviesa actualmente Europa, deriva de décadas de decisiones fallidas y tropiezos políticos generados por la clase dominante. Nunca vieron el futuro energético, para darle felicidad a sus pueblos, solo jugaron a tener como aliado a la Casa Blanca, para enfrentar a una potencia que los superaba en lo científico, en lo militar, en la visión de la planificación y en la producción de alimentos, la Unión Europea, después de terminada la segunda guerra mundial, se quedó traumatizada con la superioridad asimétrica de lo que es hoy la Federación Rusa.

A la crisis energética se suma la reciente renuncia de Boris Johnson, y dos años de incapacidades políticas para capitalizar la salida del país de la Unión Europea. Además, los consumidores británicos parecen estar siendo golpeados por la situación económica de manera especialmente intensa, con la mayor inflación de los integrantes del G7.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 286 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Medina

Francisco Medina

Más artículos de este autor