América Latina..., ¡Un Cuero Viejo!

El dramático llamado hecho por el presidente Nicolás Maduro en la reciente Cumbre de los Pueblos del Alba dónde insta a las naciones progresistas ha hacer un gran esfuerzo unitario en América Latina, recoje nuevamente el ideario bolivariano planteado por el líder Venezolano Hugo Rafael Chávez Frías y propuesto en su primer gran encuentro en la Habana Cuba con el presidente Fidel Castro allá por el año 1994.

Hemos visto que si bien es cierto que ese esfuerzo unitario de la Alianza Bolivariana de los pueblos de nuestra América Latina no ha desaparecido, también es muy cierto que mantiene sus altibajos, cada cierto tiempo cada uno de los países asume su posición Geo política de acuerdo a cómo se van suscitando los eventos políticos electorales, y estos resultados electorales generalmente van dependiendo por la forma cómo los gobiernos de turno hayan manejado su economía y la respuesta a sus pueblos en los asuntos sociales y monetarios.

De acuerdo con lo anterior pareciera que la excepción serían Cuba, Nicaragua y Venezuela, justamente los países que han sido más golpeados por el imperio por lo cual podríamos concluir lo contraproducente que es para el país del norte tratar de imponer su hegemonía geopolítica y económica mediante la fuerza, los bloqueos, las sanciones económicas y los ataques a la moneda.

El llamado del presidente Maduro es muy claro, ¡la unidad de los pueblos!, pero va más allá de la mera consigna, propone buscar la fórmula progresista que sea afín a todos los pueblos y que estas fórmulas se conviertan en Asuntos de Estado que no dependan del vaiven de los aconteceres políticos que en la mayoría de los casos son causados por factores externos, y está fórmula estamos convencidos (desde esta tribuna) debe estar enmarcada dentro de los "Cambios del Modelo Económico Latinoamericano"

Los esfuerzos progresistas de los pueblos de Cuba, Nicaragua y Venezuela vemos que se han centrado principalmente en resolver lo social, educación, cultura, salud, vivienda, etc., lo cual cómo es lógico fortalece el sector político tal como se ha venido demostrando con el pasar del tiempo, si a esto se le suma la unidad del pueblo con sus fuerzas armadas, estan blindan cualquier proceso interno democrático y popular como también ha quedado plenamente demostrado.

En el sector económico el asunto es más complicado y digno de un profundo análisis político económico para todos los pueblos de nuestra América Latina dado que es un tema que ya no depende totalmente de la voluntad de los pueblos y sus gobernantes sino que está supeditado a la voluntad de quienes manejan la economía en el contexto global y geopolítico, en nuestro caso Venezuela tenemos el ejemplo además de las ya trilladas sanciones a veces por motivos futiles, por falsedades, o sin motivo alguno, lo importante para los enemigos del pueblo al tratar de doblegar a un pueblo es bloquear, sancionar su economía y ahora imponen la moda del ataque a nuestras monedas; asunto que es muy interno de cada país, sin embargo una simple página web manejada desde el exterior ha podido desestabilizar nuestra economía y esto es porque cuentan con un poderoso aliado sin el cual dicha página no tendría efecto alguno.

Los comerciantes agrupados en Fedecámaras hacen la tarea que no pudo hacer el imperio, aumentar a diario el dólar paralelo creando la hiper mega inflación que todos conocemos y la devaluación del Bolívar; pero gracias a la oportuna acción del gobierno y las aplicaciones (no públicas pues son altamente confidenciales) los efectos no han tenido los resultados esperados por el imperio de tumbar el gobierno.

Tenemos pendiente hablar sobre la creación de una "Nueva Doctrina Política Económica Socialista y Comunal", en principio para el ALBA, para evitar el efecto "Cuero viejo", en nuestra querida Patria Grande.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 601 veces.



Gonzalo Ochoa Díaz


Visite el perfil de Gonzalo Ochoa Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gonzalo Ochoa Díaz

Gonzalo Ochoa Díaz

Más artículos de este autor