¿No crees que se trata de una "falsa pandemia"?

A mi entender, la pandemia del coronavirus es puro cuento. Es una farsa muy bien montada por los "amos del mundo y dueños del circo" con la complicidad de casi todos los gobiernos del planeta.

La verdadera pandemia es de pánico y es altamente mediática. Existen alrededor de ella, muchos intereses en disputa, ocultos para la mayoría de la población.

-Hace unos días el periódico The Telegraph de Londres, informó que el gobierno británico hizo una compra de unos cuantos millones de tests para diagnóstico de infección a coronavirus y que todos estaban contaminados con coronavirus y por lo tanto esos tests siempre darán positivo. El gobierno británico ha sido engañado con más de dos millones de kits de pruebas. Si esto verdad, ¿qué podemos esperar lo que sucede con los gobiernos de países subdesarrollados?

-Germán Velásquez, exdirector del Programa Mundial de Medicamentos de la OMS, lamenta que dicha organización "no está actuando en beneficio de la salud de la población mundial sino en beneficio de sus donantes privados".

-Extrañamente, casi todos los gobiernos del planeta (casi 193 payasos con sus marionetas gubernamentales y sus clásicos discursos), se pusieron rápidamente de acuerdo para decretar cuarentenas.

-Edward Snowden advierte: "Los gobiernos están utilizando el coronavirus para construir la arquitectura de la opresión".

La finalidad fundamental de esta pandemia parece ser obligarnos a aceptar la aplicación de una vacuna universal y generalizada.

En muchos sectores bien informados, insistentemente comentan:

"El verdadero peligro es la Agenda ID2020"

¿Qué es el infame ID2020?

"Es una alianza de socios públicos y privados, incluyendo los organismos de las Naciones Unidas y la sociedad civil, un programa de identificación electrónica que utiliza la vacunación generalizada como plataforma para la identidad digital".

Para esto, las elites mundiales usan todo el poder de las instituciones internacionales (ONU, OMS, FDA, OMC, FMI, GAFAT, FED, G20, CIA, NSA, etc.), junto con la falsimedia, o sea los medios masivos de comunicación e información que tienen bajo su control, los cuales nos mienten permanentemente con noticias y datos falsos sobre la cantidad de contagiados y muertos por coronavirus. Sin embargo, tal parece que hasta ahora, la situación se les ha escapado de las manos, han perdido el control de la pandemia y están obteniendo resultados inesperados.

¡Todos los noticieros dicen lo mismo. En ellos ya no se puede confiar!

La famosa doctora Chinda Brandolino, médico legista clínico y perito forense, ha denunciado que "el coronavirus real, existe y es totalmente inofensivo. El Covid 19 o virus del Sars ha sido modificado genéticamente en laboratorios de biotecnología".

En otras palabras, el coronavirus, o Covid 19 existe y es real. Nadie lo niega. Está en todas partes, pero es un virus modificado, dado a conocer al público por primera vez en Wuhan, China. Puede producir la muerte en personas cuyas defensas estén bajas o débiles como es el caso de algunos niños, en ancianos y en personas sometidas a tratamientos fuertes y quimioterapias; a quienes cualquier virus puede matar.

Existen serias dudas sobre su origen. Pero con la aparición del virus, China trató por todos los medios, aun violentamente, de impedir la propagación de la epidemia.

Desde el momento de su aparición, China acusa a EU y a su vez, EU acusa a China de la propagación del virus por el mundo.

El virus se ha propagado por todas partes. Repentinamente bajan las bolsas de valores en todo el mundo, caen los mercados, se suspenden los vuelos, disminuye el turismo y el comercio. Baja la producción en el mundo entero y casi todos los países toman distancia de China. Paulatinamente los gobiernos cierran las fronteras y decretan cuarentenas.

Pero el coronavirus no es tan peligroso como nos quieren hacer creer. Su índice de propagación y mortalidad no es tan alto como indican los medios masivos de comunicación e información. Existen numerosas causas de muerte cuyos índices de mortalidad son muy superiores al del coronavirus, como por ejemplo el cáncer(9.6M), el hambre(8.7M), consumo de tabaco(8.5M), infarto(7.4M), desnutrición infantil(6.3M), la diabetes (4.2M), consumo de alcohol (3.5M), gripe normal(0,6M), coronavirus(0.1M), etc. (M significa millones).

Sin embargo, no existe tanta alarma, ni se paraliza la humanidad, ni se preocupan los gobiernos del planeta por los otros altos índices de mortalidad mencionados anteriormente.

Además, resulta muy sospechoso que en vez de aislar a los enfermos de coronavirus, en todas partes, se está aislando a los sanos. Por otra parte, no han querido utilizar el "dióxido de cloro" que muchos científicos y médicos honestos han comprobado y recomendado su efectividad para combatir el virus. Presiones de la Gran Industria Farmacéutica han impedido su utilización. Incluso, en algunos países se obliga a los médicos a certificar cualquier defunción como si fuera debido al coronavirus.

Si nos dieran una información más veraz sobre las pruebas que se están realizando y los datos suministrados no fueran manipulados como lo están siendo, la población del planeta no estuviera tan desorientada y asustada. Pero los gobiernos en todas partes, lo único que recomiendan es la cuarentena: que nos encerremos en nuestras viviendas, que nos lavemos muy bien las manos y usemos la mascarilla.

¿Qué oscuros intereses particulares están defendiendo?

¿Qué pasará con la producción y distribución de bienes en todo el planeta?

¿Cómo se afectará finalmente la economía mundial?

¿Cómo y por cuánto tiempo sobrevivirán aquellos cuyos ingresos dependen de su producción personal fuera de su casa?

Paralelamente con la destrucción de la economía, los "amos del mundo y dueños del circo" pretenden crear un estado de pánico, pues la gente en ese estado acepta dócilmente la pérdida de su soberanía y sus derechos más elementales.

Como hemos dicho: pareciera ser que la finalidad fundamental de esta falsa pandemia es producir miedo en la población y obligarnos a aceptar la aplicación de una vacuna universal generalizada y perversa.

Todos seremos vacunados por la fuerza. Usarán para ello nuestros ejércitos y policías. Vacunas sofisticadas y terribles serán introducidas para eliminar nuestra voluntad, nuestra capacidad de sentir emociones como la ira o el miedo. Nos inyectarán microchips para poder rastrear nuestra posición y monitorear nuestras cuentas bancarias en todo momento como un rebaño de ganado.

¿Permitiremos dócilmente la aplicación de dicha vacuna universal?

Los "amos del mundo y dueños del circo", podrán entonces hacer lo que quieran con todos nosotros.

A ellos no les preocupan los viejos ni los pobres que están muriendo en el mundo. Por el contrario, ellos estiman que el planeta está superpoblado y que para eliminar la pobreza y vivir mejor, deben reducir la población por lo menos a la mitad de la que existe actualmente.

La OMS, bajo el control de Bill Gates y Warren Buffett será responsable de las campañas de vacunación en todo el planeta. Desde hace algún tiempo, Bill Gates había pronosticado que las próximas guerras serían de carácter biológico, a base de microbios. Él ya lo sabía, pues desde hace tiempo junto con su esposa han estado financiando a la OMS.

Sin duda alguna, la Gran Industria Farmacéutica forma parte del gobierno del mundo; mueve más dinero y es una mafia mucho más poderosa que el narcotráfico. Si a esto le agregamos el poder de la FED, OMS, OMC, FDA, G20, FMI, GAFAT, CIA, NSA y la guerra que le han declarado a la agricultura orgánica, a la medicina natural, a las plantas medicinales, al uso del agua de mar, al MMS, al dióxido de cloro, a Andreas Kalcker y a otros mas, veremos que la lucha existe y además es muy desigual.

La verdadera guerra que se nos viene encima no es entre los chinos contra los estadounidenses, ni entre Rusia contra Estados Unidos. No es una guerra entre países. Se trata de una guerra entre los "amos del mundo" contra el "resto de la población".

"Es una guerra entre el 1% que son los multimillonarios y gobernantes privilegiados contra el 99%, que somos los marginados".

¡Allá quienes no lo quieran ver así!

La III Guerra Mundial, ya la estamos viviendo. Sus armas son mediáticas y biológicas. El coronavirus es una de las primeras batallas que estamos librando y es muy diferente a las guerras tradicionales. Ya no serán los misiles de largo alcance con cabezas nucleares, ni los grandes destructores, ni la aviación, ni los portaviones, ni los submarinos, etc.

El arma fundamental es la falsimedia cuya función principal es propagar el miedo y el temor en toda la población. Luego vienen los misiles biológicos, como el coronavirus. El campo de batalla es todo el planeta y el enemigo es la raza humana, excepto el 1% de privilegiados, junto con la servidumbre y los esclavos que ellos estimen necesarios para el disfrute de una placentera supervivencia, (algunos artistas, periodistas, escritores, científicos, músicos, técnicos, modistos, chefs, entrenadores, asesores, etc.). Ellos consideran que buena parte de la población debe perecer.

En verdad, el planeta no se encuentra superpoblado. Tenemos recursos naturales suficientes, para una población muchas veces mayor que la actual, siempre y cuando los utilicemos racionalmente, evitando la producción de bienes inútiles, superfluos y el despilfarro que genera los daños ambientales. Disponemos de fuentes inagotables de energías limpias, renovables y gratuitas como la solar, la eólica, la marítima, la geotérmica, la magnética, para no mencionar la atómica y la nuclear. Contamos con un enorme desarrollo científico y tecnológico que nos proporcionan una vida placentera con un trabajo digno, divertido y descansado.

Existen además miles de millones de seres humanos que no han tenido la oportunidad de desarrollar plenamente sus capacidades intelectuales, creativas y productivas, quienes pueden enriquecer todavía más nuestra vida en el planeta.

Lamentablemente, predomina en una gran parte de los seres humanos, la codicia, el egoísmo y el deseo de acumulación, promovidos y estimulados por una "mentalidad capitalista descontrolada", que ha transformado negativamente nuestra sociedad, por lo cual carecemos de suficiente conciencia colectiva, muy necesaria para poder disfrutar de las innumerables bondades que nos ofrece la naturaleza, pues somos ante todo, seres gregarios y no podremos vivir aislados unos de otros, separados solamente por los odiosos privilegios.

Estamos desaprovechando un inmenso número de buenas ideas, conocimientos, inventos, habilidades y capacidades de muchos seres humanos, e infinitas bondades de la propia naturaleza, al no poder beneficiarnos de ellos, debido a la prohibición que nos imponen las patentes y derechos de autor, que impiden su utilización o disfrute si no existe un pago en dinero.

Es intolerable que una persona como la ex directora del FMI, hoy directora del Banco Central Europeo Christine Lagarde, haya afirmado abiertamente que "Los ancianos viven demasiado y es un riesgo para la economía mundial, tenemos que hacer algo y ya".

Sin embargo hasta ahora, ninguna organización defensora de los derechos humanos se ha manifestado al respecto.

Nadie está sobrando en el planeta, ni los viejos, ni los pobres, ni los niños, ni los discapacitados, nadie.

La actual crisis que estamos viviendo nos está demostrando que ningún país del mundo está suficientemente preparado para afrontar una pandemia ni emergencia de grandes dimensiones, como un gran terremoto, inundación o alguna alteración de la vida terrestre de grandes proporciones.

No se trata de conformarnos con medidas espasmódicas, superficiales y temporales. Tampoco de creer que todo se puede solucionar con dinero. Es absolutamente indispensable tomar medidas radicales, contar con la solidaridad humana y abocarnos a la creación y construcción de un verdadero Estado de Bienestar en todo el planeta.

La única solución posible solo puede provenir de nosotros mismos. La única alternativa para disminuir la marginalidad en la sociedad será "la Insurrección Pacífica", de toda la población, pero para lograrla deberemos adquirir un "alto grado de consciencia colectiva" y esto no será posible si los marginados no contamos con todos "los medios de comunicación e información que existen".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8190 veces.



Gilberto Hernández Ortíz

Graduado en la universidad Nacional de Colombia en Licenciado en Ciencias de la educación especializado en el área de Física y Matemáticas Postgrado en Educational Media en la Universidad de North Carolina A&T State University año 1984 - Greensboro, N.C Prof. Jubilado de la Univ. de Oriente (Núcleo Anzoátegui)

 gilnandez@hotmail.com

Visite el perfil de Gilberto Hernández Ortíz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas