Andrés Obrador, buenas perspectivas para las relaciones Rusia-México

Hasta ahora, por lo general se creía que la era de gobiernos de izquierda en América Latina había llegado a su fin. En el mes de diciembre de 2017 Sebastián Piñera del Partido Renovación Nacional ganó en Chile luego que las fuerzas de la derecha llegaran al poder en Argentina (2015) y en Brasil (2016). Las tres principales economías del continente tienen gobiernos derechistas. Todo cambió el primero de julio recién pasado con la aplastante victoria alcanzada por Andrés Manuel López Obrador, candidato que representa a la izquierda del país. Su partido Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA que fue organizado solo el año 2014 llevó a Obrador a la victoria por encima de los otros candidatos que habían gobernado el país durante todo un siglo. Ahora él tiene suficiente poder para implementar cambios drásticos. La Revolución Mexicana ocurrió hace 101 años. Esta es la primera vez que la izquierda llega al poder.

Una de las promesas del presidente electo es la de enfrentar a Donald Trump si es necesario. Su elección es un golpe contra la influencia de Estados Unidos en América Latina. El presidente de Estados Unidos y el recientemente elegido presidente de México no están de acuerdo en torno al NAFTA, el intercambio bilateral ni sobre la seguridad fronteriza.

Durante la campaña Obrador tuvo que negar rumores que se originaron en Estados Unidos y no en México, en el sentido que había recibido dinero desde Moscú. Al igual que en el curso de la elección norteamericana del 2016 historias inventadas fueron ampliamente diseminadas. El entonces asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster dijo que había visto “indicios” de la intromisión de Rusia en la campaña electoral de México. Tal afirmación quedó sin confirmar ya que el funcionario no ofreció detalles, pero los senadores norteamericanos Marco Rubio (R. por Florida) Bob Menéndez (D. por Nueva Jersey) y Tim Kaine (D. Virginia Arlington) no tardaron en unírsele. Del mismo modo lo hizo Enrique Ochoa Reza, presidente del Partido Revolucionario Institucional PRI que perdió las elecciones. Los rumores se quedaron como tales pero los medios de prensa hicieron lo suyo para hacer creer a la gente que el brebaje era verdad. Andrés Obrador empleó el mejor armamento contra las mentiras: el humor. Hizo mofa de los cuentos y obtuvo así un mayor apoyo popular.

Durante los 128 años desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas hubo pocos reflujos que nublaran las relaciones de Rusia con México, la segunda nación más populosa de América Latina con una población aproximada de más de ciento veinte millones de habitantes que exhibe el décimo quinto más grande PIB en el mundo y el undécimo más grande en paridad de poder adquisitivo. Su economía está fuertemente vinculada al NAFTA –acuerdo económico que el presidente Trump mucho desea liquidar y reemplazarlo con acuerdos por separado. Tal vez esta sea la oportunidad para que México diversifique sus socios económicos. Rusia, China y otras naciones del BRICS pueden ofrecer buenas alternativas a la inestable relación con el socio del norte que recientemente se ha tornado tan impredecible. La victoria de Obrador podría brindar un nuevo ímpetu al desarrollo de los vínculos ruso-mexicanos en el campo energético, de la seguridad e interacción política en el escenario global.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea han dado pie para que Moscú expanda sus contactos con otras economías del mundo. Rusia cuenta con una fuerte presencia diplomática en países como Brasil, Venezuela, Colombia, Argentina, México, Chile y Cuba. El fomento de los vínculos con las naciones de la región a través de la cooperación con la CELAC es una de los esfuerzos de la política exterior de Moscú. El Concepto de Política Exterior de Rusia establece que “Rusia permanezca comprometida en el fortalecimiento general de las relaciones con los estados de América Latina y del Caribe teniendo en consideración el creciente rol de esta región en los asuntos globales.”

Las más fuertes relaciones comerciales de Rusia son con Brasil y México que juntos constituyen alrededor de la mitad de todo el comercio ruso en el continente. El avión de pasajeros bimotor ruso MC-21 de corto y mediano alcance con capacidad para 150 o 211 pasajeros ofrece un lucrativo trato en el que México ha demostrado interés. En el mes de enero la Asociación de Importadores y Exportadores de México, ANIERM abrió una oficina en Moscú. México está interesado en explorar una sociedad con Rusia para la adquisición y ensamblaje de los helicópteros de combate Mi-35M y Mi-28NE como también el aeroplano de transporte militar de ala rotatoria Mi-17 que están siendo considerados. El gigante energético de Rusia, Lukoil ganó dos licitaciones para la expansión de las perforaciones en el Golfo de México. El Grupo Maseca y el Nemak actualmente operan en Rusia.

Los expertos creen que la elección de López Obrador es una buena oportunidad para estimular la cooperación entre Rusia y México en todas las esferas. El presidente Putin también expresó la esperanza que con Andrés López Obrador al mando las relaciones bilaterales tendrán un renovado impulso. Ambos líderes se encontrarán durante la próxima reunión del G20 pautada para el 30 de noviembre y 1º de diciembre el la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Traducción desde el inglés por
Sergio Anacona
sranacona@gmail.com

Nota.- Su comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en
www.strategic-culture.org








Esta nota ha sido leída aproximadamente 551 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a266172.htmlCd0NV CAC = Y co = US