Polarización, derrota K y buena elección de Proyecto Sur

En las elecciones porteñas el macrismo aprovechó la polarización montada, el kirchnerismo sufre una crisis mientras Aníbal Fernández, enojado, se desboca contra los porteños. Frente a estos dos gobiernos, Proyecto Sur se plantó con fuerza, Y pese a la gran polarización y las campañas de los grandes medios, igualmente salimos parados como la tercera fuerza. Desde el MST hemos sido parte activa de esta pelea y nos preparamos a continuarla.

El triunfo macrista

A la mañana siguiente de las elecciones, el comentario generalizado era: ¿Cómo logró Macri el 47%? ¿Es que la mitad de la ciudad es de derecha? Aníbal Fernández dijo que los porteños tienen el gobierno que se les parece. Y Fito Páez escribió que la mitad de los porteños le dan asco. Lógicamente, hace falta un análisis profundo y real alejado de estas visiones. Es bueno recordar, que en primer lugar el surgimiento del macrismo está directamente ligado al fracaso y la gestión desastrosa del llamado “progresismo” que años atrás gobernó la ciudad, y que abrió las puertas a la llegada de Macri. Y no es menos cierto que en esta campaña, fue el propio kirchnerismo, quien agitó la polarización colocando la elección como una pelea nacional entre dos modelos. Los grandes medios de comunicación, tanto los K como los monopolios privados opositores agitaron a la par de encuestadoras contratadas que sólo había dos opciones. En esta maniobra que siempre montan los representantes del poder, quien peor cálculo hizo fue el poder afín al kirchnerismo. Porque no midió correctamente que la gran mayoría de la ciudad rechaza su modelo.

Creer que la mitad de la ciudad es de derecha no resiste el menor análisis. Es verdad que existe una porción del electorado más conservador. Pero también es verdad que hubo un importante sector que opto por Macri como voto útil para evitar el triunfo de los K. Que navegó la campaña entre los escándalos de corrupción de Schoklender y del INADI. Para mejor llegar a este sector, el macrismo trabajo una campaña sin agresiones, mostrándose trabajando por la ciudad bajo el lema “venimos bien”. La militancia de izquierda, nacional y popular sabemos lo que es el macrismo. Pero montado sobre millones y sobre el odio a los K lamentablemente convenció a una franja importante que lo mejor era seguir así. Apoyado en una coyuntura de mayor estabilidad económica, que en general, nos guste o no, favorece a los oficialismos.

Una dura derrota K

Si hay una fuerza política que salió derrotada es la del gobierno nacional y su candidato Filmus. Jugó todas sus fichas a llegar al ballotage con una diferencia menor al 10% poniendo para eso todo el peso de la figura de Cristina y una costosa campaña. La realidad, le dio un cachetazo siendo derrotado por el 20% de diferencia y no llegando siquiera a obtener el 28% de votos propios contando sus colectoras. Peor aún, su lista oficial cristinista sólo obtuvo el 14%, tan solo un punto más que Proyecto Sur. Y hoy deambula entre balances cruzados, pases de facturas entre el PJ tradicional y La Cámpora y un ballotage en el horizonte que en principio solo le augura una nueva y clara derrota. Desde ese fracaso agitan el verso de una ciudadanía de derecha, cuando han sido productores y artífices del inflamiento macrista. Sin olvidar, que han votado junto a los legisladores macristas el 70% de los proyectos en la legislatura.

A esto abría que sumarle que en el calendario electoral se vienen las elecciones de Santa Fe y Córdoba, donde de arranque no tendrá éxitos sino nuevas frustraciones. Y bajo esa compleja seguidilla de elecciones llegarán a las primarias del 14 de agosto. Es en este marco que el kirchnerismo prepara su participación en el ballotage. Con el riesgo cierto de regalarle a Macri otro domingo de gloria. A fin de cuentas más que culpar a la población, tendría que buscar en su propio presente a los responsables de la actual situación.

La importancia del voto a Pino

Nuestro movimiento con Pino como candidato enfrentó durante toda la campaña a los dos gobiernos y a sus aparatos mediáticos. En una lucha política desigual y con pocos recursos nos plantamos como fuerza alternativa a estos dos modelos. Y sin bien no pudimos torcer la polarización montada, ni los K ni Macri pudieron evitar que Proyecto Sur saliera de la elección claramente como la tercera fuerza y como única opción real a los viejos partidos. Ni tampoco pudieron evitar que conquistáramos cuatro nuevos diputados y 15 comuneros. La polarización barrió a la Coalición Cívica, a Telerman, a la UCR y a todas las listas. Pero no pudo evitar, que cerca de 250.000 vecinos acompañaran a Pino y al Movimiento Proyecto Sur. Como en toda campaña hoy podemos mirar atrás y ver aciertos y errores. Pero en esencia tenemos que estar orgullosos de haber dado esta batalla y de los resultados obtenidos pese al marco desfavorable.

Es altamente positivo, que una franja tan importante de la población resistiera la polarización y el montaje de las encuestas. Que frente a los dos poderes en pugna se decidieran por un proyecto distinto y emancipador. Este hecho, es el que nos permite ser optimistas de cara al futuro. Y nos coloca ante la responsabilidad de seguir construyendo el movimiento, demostrando que no es verdad que hay solo dos modelos posibles; porque hay una tercera variante en construcción y pleno desarrollo que miles acompañan. Lamentablemente, en medio de la campaña, algunas organizaciones como Buenos Aires para Todos y Libres del Sur, decidieron retirarse del proyecto nacional que construíamos en común, para ir detrás de Binner y Stolbizer, abandonando la pelea por fortalecer un proyecto emancipador a cambio de algunos cargos en las listas del Frente Amplio Progresista. También por encima de estas equivocadas decisiones Proyecto Sur se mantuvo firme y en pelea a los viejos partidos.

El MST en Proyecto Sur

Nuestro partido trabajó codo a codo durante toda la campaña junto a Pino y a las compañeras y compañeros del Movimiento Proyecto Sur. Enfrentando a los K, al macrismo y al poder de los medios y las corporaciones. Y desde ahora, también tenemos la alegría y la responsabilidad de haber logrado el ingreso de Alejandro Bodart como diputado al Bloque de Proyecto Sur en la Legislatura y de dos compañeros en las Comunas 9 y 10. Desde allí vamos a seguir impulsando la pelea por las transformaciones que la ciudad necesita. Y junto a nuestra candidata a Presidente Alcira Argumedo y a todos los candidatos de nuestra lista nacional, vamos a continuar motorizando el desarrollo de un proyecto que, como dice Pino, llegó para quedarse.

Por todo esto, es que invitamos a todas y todos los compañeros que nos acompañaron en esta campaña a que ahora sigamos en movimiento y en campaña hasta las elecciones del 14 de agosto. Hay mucho por hacer y hace falta del aporte y las ganas de todos. Para seguir plantando en la ciudad y en el país al Movimiento Proyecto Sur.

chechilp@yahoo.com.ar

Dirigente del MST y del Movimiento Proyecto Sur



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1238 veces.



Sergio García

Periodista político. Dirigente del MST en Izquierda al Frente. Director de la Revista Nueva Izquierda.

 sergiogarcialozada1@gmail.com      @SergioGarciaMST

Visite el perfil de Sergio García (MST) para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: