A propósito de los cambios en el gabinete y la ley de amnistía

(VIDEOS) Vladimir Acosta: A la derecha no se le puede dar tregua - Entrevista exclusiva con Aporrea

En el presente trabajo, el profesor universitario Vladimir Acosta analiza hechos como la pérdida del protagonismo de los movimientos populares en años recientes, el freno de la actividad de calle y la influencia de sectores conservadores dentro del proceso revolucionario. Alerta en torno a que los resultados del 2 de Diciembre son una segunda advertencia para el gobierno y cuestiona la Ley de Amnistía, la cual califica como un “balde de agua fría” que permitió que opositores como Enrique Mendoza “se pueda reír en la cara de uno”. Hace duras críticas contra la ineficiencia en algunas misiones sociales y a fenómenos como la participación del grupo Polar y de la transnacional Cargill en la Misión Mercal. Sostiene que es fundamental para el proceso revolucionario que el Presidente Hugo Chávez sea participe de una dirección política colectiva y que se construya una línea política sólida. Reafirma además que el líder fundamental de este proceso que no se puede dejar perder es el Presidente Chávez.

Entrevista: Aura Torrealba - Aporrea.org
Fotos: María Gabriela Castañeda - Aporrea.org
Fecha de entrevista: 11 de enero de 2008


Parte (I)

 Cargado por Radioaporrea


Parte(II)

 

Cargado por Radioaporrea


Parte (III)

Cargado por Radioaporrea

Por lo directo de sus argumentos en defensa del proceso revolucionario que se vive en Venezuela, ha sido calificado como uno de los “talibanes” de la revolución bolivariana. Sin embargo, es quizás dentro del campo de los que apoyan el proceso de cambios, la figura pública que le pone mayor vehemencia a la crítica contra el gobierno.

Irreverente si se quiere, este académico ha llevado el Alma Mater mucho más allá del aula de clase. Historiador, licenciado en filosofía (no le gusta que le digan filosofo porque eso es "pedante") y, con un doctorado en la Universidad de París, su rostro es hoy tan conocido que, la mujer y el hombre del barrio lo increpan en cualquiera de sus actividades con la confianza que nos puede proporcionar un familiar cercano para hacerle un comentario, demostrarle su admiración o hasta para pedirle un autógrafo.

Experimentó en carne propia, lo que es ser un “preso político” y, cuando nadie se atrevía a decir que era comunista, él no tenía tapujos en reconocerlo. Acaso es de esos hombres que no tienen edad. Pese a que en su cabello sobresalen las canas, cuando se le escucha defender sus argumentos lo hace con la fuerza y el ímpetu que sólo tienen los jóvenes.

Se trata de Vladimir Acosta, ese profesor que de la aulas de la escuela de sociología de la Universidad Central del Venezuela saltó a los medios audiovisuales para llegar semanalmente a las viviendas más humildes, adentrarse en las mismas y explicar con un lenguaje sencillo e interesante temas tan controversiales como el caso Palestino.

Aunque pequeño de estatura y humilde en su vestimenta, ha logrado causar incomodidad en sectores muy poderosos. Logró mover de su silla al embajador de Israel en Venezuela, quien de manera muy solapada hizo una “visita de cortesía” a la emisora del Estado. Solicitó a la directora de Radio Nacional de Venezuela (RNV) que sacara del aire su programa de radio en los días en que una lluvia de fuego caía sobre el Líbano. Al parecer la palabra oportuna, aguda y directa del intelectual era más incómoda para los representantes del sionismo, que los niños asesinados y los miles de refugiados que provocó el gobierno de Israel.

Hoy no sólo continúa en su programa en RNV (retransmitido por YVKE Mundial), sino que es el responsable de las efemérides en TVES y, permanente invitado de numerosos espacios de considerable audiencia.

En el presente trabajo, Aporrea.org, sitio web donde Acosta tiene una bitácora de artículos de opinión y al cual él califica como "el medio más democrático de Venezuela", le consulta en torno a varios temas de actualidad que preocupan a los sectores revolucionarios del país y del mundo.

El resultado del referendo sorprendió a todos

La mayoría de los seguidores del proyecto político bolivariano el pasado 2 de Diciembre experimentaron una gran frustración al ser derrotada la propuesta presidencial de la reforma por un mínimo margen. A casi todos les sorprendió, incluso a Vladimir Acosta quien a pesar de haber advertido el 6 de Diciembre de 2006 que el Primer Mandatario debió sacar más votos y venir cuestionando algunos factores contraproducentes en el gobierno, no espera el resultado de los pasados comicios.

A mi me sorprendieron, precisa, aquí todo el mundo se engañó. La oposición estaba convencida de que iba a perder, estaba haciendo pintas de fraude; no vote y el gobierno según las encuestas que circulaban no digo las usuales, esas que son de la oposición y benefician a la oposición sino encuestas hechas por el propio gobierno daban resultados favorables.

Puntualiza que él tenía muchas dudas y críticas a aspectos de la propuesta de reforma. No obstante, veía elementos muy importantes que apuntaban a fortalecer la semilla socialista que se ha ido sembrando en esta sociedad capitalista. “Eso se podía fortalecer con la reforma, pero allí se metieron demasiadas cosas, incluso en la propuesta del Presidente. La Asamblea nacional introdujo más artículos que los propuestos por el Presidente; muchos de los cuales no tenían nada que ver con la iniciativa y complicaron la discusión a unos niveles que hacía muy difícil que la gente los pudiera manejar”, subraya.

Agrega que, la publicidad generada fue muy deficiente. “Sacaron al final una hoja que parecía una sábana con una letra pequeñita que nadie podía leer. Los mimos folletos que hacía la oposición que eran gráficos, llenos de colores que decían ¡te van los niños el aire acondicionado!, ¡te van a quitar no se qué! y esto, lamentablemente, le llegaba mucho mas a la gente”, indica.

Refiere que a pesar de estar llena de mentiras, la publicidad que hicieron lo canales privados duró demasiado en el aire sin que el gobierno hiciera absolutamente nada.

"La cuña de la carnicería (http://www.aporrea.org/oposicion/n104802.html) explica hizo bastante daño. La respuesta del canal oficial fue tan triste que en lugar de descalificar la publicidad de la carnicería señalaron; es que eso no es así, en lugar de decirles ¡bandidos, desgraciados, están engañando! ¡Tú eres un mentiroso, esto es falso! Entonces todo fue una política de excesiva confianza y de excesivo triunfalismo."

Afirma que en diversas oportunidades indagó sobre las proyecciones electorales y los datos siempre apuntaban que había una diferencia que podía variar se hablaba de 10 puntos, 12 puntos, 15, por encima del contrincante. Pero todos estaban convencidos de que se ganaba a pesar de todas esa fallas.

“Ahora muchas otras fallas surgieron después. Fue tan sorpresivo que la oposición tenía preparada su protesta para incendiar las calles, quemar los cauchos, hacer sus guarimbas. La propia victoria los sorprendió en primer término y en segundo el reconocimiento que hizo el Presidente, esto les aguó el incendio que tenían preparado”, afirma.

Sin embargo, usted refiere como una falla los artículos que introdujo la Asamblea, pero, estos se hicieron a través de una consulta pública ¿no?

 

“Fue semi pública. Esas discusiones tampoco tuvieron demasiada trascendencia. Una reforma como ésta debió ser más comentada con mucho mas calma, mucha discusión. Hubo mucho secreto. Por ejemplo, en la comisión que trabajó con el Presidente para elaborar esa reforma, la misma se lanzó de repente con poco tiempo. Aquí se pasó mucho mas tiempo discutiendo el problema de la no renovación del canal 2 con lo cual se le dio siete meses a la oposición nacional y mundial para que formara un escándalo de nivel planetario por la no renovación de RCTV y, en cambio para un tema mucho mas importante desde el punto de vista interno, desde el punto de vista de la transformación del país que era la reforma, apenas hubo prácticamente tres meses .Además no sólo fue la propuesta del Presidente sino que al meter la Asamblea 36 artículos más aquello se convirtió en prácticamente el 10 por ciento de la propia constitución. Había demasiado artículos y planteamientos a la vez.

¿Era preferible una Asamblea Constituyente dado que se presentaron cambios estructurales?

En una oportunidad me preguntaron eso- nos señala - y dije que no. Porque la reforma con todo lo que planteaba no transformaba el país en uno socialista y esto a veces se dijo y creo que fue un error. Porque si eso era así debió hacerse una Constituyente, porque se cambiaba la estructura fundamental del país y eso habría sido un enorme disparate. Ninguna nación se vuelve socialista por decreto. Lo que se trataba era de profundizar aspectos que apuntaban a ir desarrollando los elementos socialistas que se han ido introduciendo en esta sociedad que es profundamente capitalista. No hemos salido de ningún capitalismo y en buena parte lo que se ha desarrollado aquí es capitalista. Un capitalismo que apunta a otra cosa de alguna manera a una visión integradora, unitaria, nacionalista, soberana, de justicia social hasta donde se puede dar en el capitalismo.

Justifica que una sociedad socialista hay que construirla, y recuerda que hay experiencias donde se ha edificado modelos socialistas tras el triunfo de una revolución pero sin contar con las condiciones de las grandes mayorías del país para que respalden eso.

“La vía que se ha escogido aquí porque no hay otra además, es ganarse a la población para un pensamiento y una praxis socialista. En ese sentido Chávez ha logrado algo extraordinario y, es que prácticamente la mitad de la gente que fue a votar lo haya hecho por una propuesta que implicaba avanzar hacia el socialismo y que tenía por delante un discurso socialista. Eso es un éxito porque hace 10 años haberle nombrado la palabra socialismo a la mayor parte de la población venezolana habría tenido un rechazo absoluto. Se ha logrado un avance enorme pero el resultado demuestra que la decisión fue prematura y es importante que el Presidente Chávez haya terminado reconociendo eso. Habría sido perfectamente posible ir madurando estas cosas y a la mitad del periodo plantear una reforma donde se hubiese difundido mucho mas el conocimiento de lo que se trataba”, puntualiza.

La oposición fue sumamente hábil en la campaña contra la reforma

“Además allí hubo otro elemento importante, el problema de la reelección que fue el arma fundamental que tomó la oposición. Algo que es perfectamente normal, en la mayor parte de los países particularmente los europeos. Es algo absolutamente democrático. Un presidente que lo está haciendo bien puede pedir ser candidato para una próxima elección. Si el pueblo lo considera mayoritariamente así sigue siéndolo, Presidente o Primer Ministro”.

A su juicio el temor de esta oposición es tener que “soportar a Chávez desarrollando nuevas ideas y haciendo cosas por otro periodo más. Entonces centraron toda la discusión allí y en el tema de la propiedad. La oposición fue sumamente hábil con eso, simplificó la reforma y la convirtió en dos temas; Chávez quiere ser un monarca, quiere ser un rey, quiere eternizarse en el poder, Chávez va a montar una dictadura comunista y Chávez va a eliminar la propiedad privada. Montaron un verdadero show mediático que llegó a muchos sectores de la población incluso hubo sectores que apoyan al Presidente que votaron No, por temores y algunos lo confesaron después, o no entendieron la propuesta” sostiene.

¿No sería más bien por ignorancia ya que no saben qué es el socialismo o que el pueblo no ha madurado lo suficiente?

"Eso sería fácil, acusar a la población de no estar suficientemente madura para combatir una educación que no depende del pueblo sino del Estado, del capital privado, de la televisión, de la Iglesia que son los que han montado esos patrones de conducta. Si tú quieres dirigir un proceso orientado a enfrentar el capitalismo y sus valores tienes que ir marchando con la población, ganándote a la mayoría. Cuando te hayas ganado una parte muy importante puedes perfectamente tomar una decisión como esta, pero es absolutamente incorrecto decir que la población no estaba preparada."

Precisa que, la población ha estado preparada aquí para muchísimas cosas. La mayoría del pueblo chavista fue el que rescató al Presidente el 13 de abril, fue el que dio la batalla con el paro petrolero y una extraordinaria batalla con el referendo del 2004. “Lo que ocurre aquí es que este proceso que tuvo una fuerza popular muy grande en sus primeros años ha ido perdiendo esa fuerza popular porque el movimiento revolucionario se ha burocratizado, se ha hecho demasiado paternalista y la mayor parte de la población chavista participa de una manera muy pasiva. Esa actividad de calle, de masa que fue tan importante en esos años de 2004 para acá se ha ido frenando”.

La “teresacarreñización” del movimiento popular

Nos relata que tiene un amigo muy comprometido con este proceso que dice que eso es una suerte de “teresacarreñización” del movimiento popular. “No lo cito nunca a él para no rayarlo, pero me parece una frase bien pertinente. Es decir uno ve actos públicos muy organizados, cada uno en su asiento, cada uno en su fila, esperando la carta agraria o lo que sea, pero la movilización popular, el impulso revolucionario que dan los sectores populares se ha enfriado mucho. Si a eso se le suma la corrupción, burocratismo, ineficiencia, desatención de problemas que son fundamentales, justamente lo que está planteando el presidente ahora que se van acumulando allí, va generando descontento, escepticismo, frustración e incluso rechazo”.

Agrégale a eso -advierte- el peso de unos canales de televisión y de unos medios tratando de engañar a la gente con uno valores arraigados porque así lo están. Los valores que le mete la Iglesia a los niños antes de que aprendan a razonar que es inculcarle todo los mitos que forman parte de la religión católica y entonces teniéndolos dominados con ese tipo de pensamiento se puede manipular. Después van a la escuela y allí le introducen todos los valores del capitalismo y rematan entonces en su casa todos los días viendo televisión y terminando de asimilar todos esos patrones.

Una segunda advertencia

Explica que profesor que en el 2006 se evidenció un elemento importante y que no fue tomado en cuenta.

“Lo comenté en una oportunidad. Esta no fue la primera advertencia que recibió el Presidente y el gobierno revolucionario de que algo andaba mal. Lo que pasa es que esta fue mucho más contundente. El año 2006 cuando se hicieron las elecciones presidenciales allí se confirmó una primera advertencia. Todo el año se había estado hablando de 10 millones de votos, lo cual era absolutamente inalcanzable. La población votante venezolana es de 16 millones. En las elecciones presidenciales se considera normal, porque esto ocurre, un 30 por ciento de abstención. Treinta por ciento en 16 millones son 5 millones, de tal manera que quedan 11 millones. Era posible sacar 10 millones no. Matemáticamente era imposible. Claro s se obtuvo un triunfo rotundo, 7 millones 300 mil casi 7 millones y medio. El presidente que ha sacado mayor porcentaje de votos, todo excelente y eso tapó un poco la advertencia.

Recuerda haber dicho la misma noche de las elecciones en un programa de RNV con Hindú Anderi que, aquí no había 4 millones de oligarcas, porque para que un país tenga ese numero tiene que por lo menos tener 500 o 600 millones de habitantes.

“Allí había pueblo, manipulado y engañado. La tarjeta MI Negra con todo lo imbécil que podía ser, logró atraer a mucha gente que esperaba tener su tarjetica para después meterla en un cajero automático y sacar el pedacito de petróleo que le correspondía. Eso funcionó y se subestimó y hubo demasiado triunfalismo y demasiada subestimación de la oposición” acota.

No obstante, dice que la dirigencia de esa oposición que uno ve es “una especie de Radio Rochela involuntaria, unos payasos que no son porque quieran serlo sino porque no pueden serlo de otra manera, pero esa no es la dirección de la oposición. La dirección de la oposición es el imperialismo norteamericano, es el poder mundial. Se subestima porque de alguna manera nos tiran una especie de trapo amarillo en este caso que es el gobernador del Zulia, que son los dirigentes del Comando de la Resistencia y mucha gente se traga que esa es la oposición. Detrás de ésta están los canales, los medios y el Departamento de Estado”, subraya.

“Por eso la sorpresa que generó esta segunda advertencia, todavía es buena porque no estaba en juego totalmente el poder. Si hubiera sido una elección presidencial, si hubiéramos esperado la tercera advertencia sin golpe de estado ha podido ganar el poder si seguimos este mimo camino de fallas, de burocratismo, de subestimación de los sectores populares, de no pararle al descontento de la gente. Afortunadamente fue por poco y fue en una coyuntura en la cual si hubo una derrota política que algunos trataron de tapar diciendo que fue un revés, cuando se pierde así sea por medio punto se perdió, porque al final uno gana o uno pierde. Un estudiante que se gradúa con 20 es un estudiante mejor, pero uno que se gradúa con 9, 5 y el profesor le pone 10 está tan graduado como el otro. Y si uno fuera a tratarse con un médico y en el diploma dijera cuanto ganó al graduarse uno saldría corriendo de muchos consultorios.”

¿Dado todo ese panorama que usted está describiendo, era el momento propicio para una amnistía?

Mi opinión es totalmente contraria a eso -señala- yo he criticado esa ley de amnistía. La primera de todas las razones es que una Ley de Amnistía, aunque no es una ley porque está limitada y hasta ahora por lo menos no se ha coleado Carmona allí, en todo caso una ley como esta o un indulto es un hecho político y así es como hay que evaluarlo. En consecuencia una Ley de Amnistía se aprueba cuando un gobierno o un poder se sienten suficientemente poderosos para hacer un gesto magnánimo con relación a un adversario, ha sido derrotado en la guerra, en la política, pero es un error tender la mano al que no ha sido totalmente derrotado. En este momento, viniendo de una derrota esa ley parece una prueba de debilidad y no de fortaleza.

“Decía que si el Presidente hubiese tomado esa decisión al triunfar en esas elecciones presidenciales, con esa enorme victoria se podía tratar de un gesto magnánimo y pudiese haber sido entendido de esa manera, pero ahorita huele a concesión y a presión,” advierte.

Añade que el hecho de otorgar una amnistía en un país donde la impunidad ha imperado “a unos individuos que han cometido todo tipo de delitos es simplemente alentar la impunidad, es permitir que ellos se sientan felices y se rían en la cara de uno, como Enrique Mendoza que se puede reír en la cara de uno y como lo saboteadores petroleros que van siendo puestos en libertad o lo que van a venir después”.

“A eso súmale que del otro lado hay un pueblo chavista que ha sufrido en carne propia las consecuencias de esos delitos cometidos por esa oposición. Que tiene parientes muertos, tuyidos, heridos y que sienten que no ha habido justicia. Que vienen descontentos muchos de ellos por el burocratismo, la ineficiencia y la corrupción y entonces le tiran este balde de agua fría el 31 de diciembre”, explica.

Otro elemento que esgrime para argumentar su criterio es que esta oposición jamás ha reconocido al gobierno. “Ni siquiera reconocen la legitimidad de este gobierno, todavía unos están hablando del cisne negro y de que les robaron las elecciones en el 2004”.

“Hay un ultima cosa que me parece muy grave y es que esta fue una decisión absolutamente personal del Presidente. Nosotros tenemos años, gracias al Presidente Chávez por cierto, hablando de democracia participativa y protagónica y tratando de construirla. Pero esa 'teresacarreñización', esa burocratización, ese paternalismo que ha caracterizado el movimiento revolucionarios en estos años, se ha acompañado de la falta de consulta con la gente y ahora fue más ya que ni siquiera había un partido con el cual consultar. De manera que el Presidente toma una decisión porque le parece pertinente. De que tenga el derecho legal a hacerlo, nadie lo cuestiona, el problema es que una decisión como esa, como otras tantas debe ser consultada. Aquí hay que construir la democracia participativa y protagónica. "

El Presidente debe compartir con una dirección colectiva

Acosta nos indica que se amerita para construir la democracia participativa y protagónica tres elementos fundamentales. “La forma de reconstruirla pasa por tres cosas . En primer lugar pasa por una dirección colectiva. El Presidente es el líder de este proceso y nadie cuestiona eso, pero el Presidente tiene que compartir con una dirección colectiva. Yo no se cúal es esa dirección colectiva, si los ministros, gente del partido, etc, pero gente que represente opiniones del colectivo revolucionario para que esas líneas se discutan colectivamente. El Presidente tiene que ser parte de ese liderazgo compartido con otra gente, porque no es lo mismo que él tenga que pensarlo todo y hacerlo todo a que las cosas se puedan discutir en una participación en la elaboración de la misma.”

“En segundo lugar debe haber una línea política. Aquí no ha habido nunca una línea política. Aquí la línea política es la que el Presidente va trazando y va decidiendo. Por lo general acierta, afortunadamente, pero a veces se equivoca y como no hay dirección colectiva, aquí no hay nadie que se atreva a criticar al Presidente y decirle Presidente ud. se equivocó. No, hay que esperar que el propio Presidente se de cuenta de que se equivocó, y cuando él reconoce que equivocó, entonces todos los dirigentes salen como uno loros a repetir exactamente lo que él acaba de decir. Esa es la mejor prueba de que no hay dirección colectiva ni línea política.”

Recuerda haber participado en una gran cantidad de actos públicos para denunciar primero la invasión de Irak y luego el genocidio que cometen a diario los israelíes contra los palestinos. “En esos actos públicos siempre he recordado la presencia de Hindú Anderi, Raimundo Kabchi y de otra personas comprometidas con ese proceso, aquí nunca participó ningún partido del gobierno. Jamás hubo alguien del MVR , del PPT, porque no había línea política sobre eso. Llegó el momento que el Presidente Chávez enfrentó al gobierno israelita, el sionismo israelita con la invasión del Líbano y eso se convirtió en línea política. No puede ser. Aquí pasó lo de Rodrigo Granda, cuando el DAS lo secuestró en Caracas el Presidente Chávez estaba en China y los que estaban aquí a cargo del gobierno se tragaron la versión del DAS. Llegó el Presidente Chávez y se dio cuenta que eso no era así señalando que se trataba de un problema de soberanía y que se violó la soberanía y forzó a Uribe a venir aquí y vino a decir que el se había deschavetado y que volvía a Colombia rechavetado. Puso las cosas en su sitio, pero no puede ser que si el Presidente no está en el país no haya nadie que pueda poner las cosas en su sitio.

Indica que si uno oye dirigentes revolucionarios de otras partes y pone el ejemplo de los cubanos porque lo considera el más cercano y más claro. “Cualquier dirigente cubano opina sobre cualquier cosa sin temor a nadie, sin opinar que nadie le diga nada y opina con claridad, porque hay una línea política y la misma establece en cualquier revolución quienes son los amigos y enemigos. Uno sabe en que sitio está la izquierda y en que sitio está la derecha. En que sitio esta la revolución y en cual la contrarrevolución. Uno por ejemplo no podría apoyar el gobierno de Irak y tampoco el gobierno de Afganistán, uno tiene que apoyar al pueblo que esta luchando por su independencia, tampoco al gobierno de Israel sino al pueblo palestino. Todo ese tipo de cosas están definidas cuando hay una línea política.

Expresa que el tercer punto, es el partido, el cual puede ser una tolda política o varias.

“El Presidente Chávez comenzó hace un año con una actitud de que se acabaron todos los partidos y que íbamos a tener uno solo. Ahora ha reconocido que no es así que aquí va a haber un partido comunista. ¿Cómo un partido comunista va a dejar, de ser partido comunista para meterse en un partido socialista que ni siquiera se ha definido todavía? Se supone que en la visión marxista el comunismo va mucho mas allá del socialismo, no se puede disolver para echar para atrás. El PPT no quiso disolverse, tuvo su posición y su compromiso con la revolución. Entonces hoy se admite que puede haber varios partidos y que tendría que haber un Polo Patriótico o algo parecido. Un proceso revolucionario supone mucha gente y mientras mas gente mejor. Supone que haya posiciones distintas e intereses de clases también distintos. Lo que tiene que tener es una línea política discutida, la aceptación de un liderazgo compartido y colectivo, pero claramente en la persona del Presidente, una línea política debatida y una práxis que vaya en esa dirección.”

El partido no puede ser vertical y terminar aplastando a las fuerzas vivas

“Pero el partido también plantea problemas, porque no puede ser vertical, no puede repetir la estructura clásica del partido leninista, porque por muy buena intención que tenga sobre la democracia, sobre discutir los temas y la mayoría aplica la política aprobada por la mayoría hasta que esa política deje de ser mayoritaria, en la práxis se ha demostrado que genera fraccionalismo, secesiones y una separación con relación a la población” arguye.

“Una de las cosas más hermosas de este proceso es la participación popular. Yo lo experimento cada vez que voy a un barrio a una comunidad donde me invitan, uno sale con la moral en alto porque ve una cantidad de gente, de sectores populares, de barrio que sacan su periódico, que tienen sus medios alternativos y tienen una gran claridad política. Es impresionante esa participación y esa fuerza viva que hay allí. No puede ser que un partido termine aplastando esa fuerza viva convirtiéndola en un modelo estalinista de las correas de transmisión y como lo hizo AD y COPEI. Es decir el partido transmite su línea que la elabora un cogollo y hace además que cumplan los demás esa línea. Controlamos el sindicato de transporte, entonces este aplica esa línea”, subraya.

“Recuerdo una cosa que dijo Moisés Moleiro en el Congreso que se había llegado al punto de que si se hacían unas elecciones para determinar la presidencia del equipo de bolas criollas del club Los Cortijos había una plancha de AD y otra de COPEI. ¿Qué tiene que ver que un equipo de bolas criollas con un partido?, a menos que sean partidarios de lo que adversa al adversario con una línea política, absolutamente nada. Es esa ramificación que va apoderándose de todo.”

“Aquí hay que hacer una cosa distinta. Yo creo que tiene ser un partido con su dirección, con una línea renovable, discutible, no la de los 4 ô 5 que saben, sino una línea que se aprende y reaprende y se revisa todos los días. Un partido que tiene que ser más horizontal y que pueda recibir la opinión y participación de la gente, de las comunidades y sea capaz de convivir con las comunidades, no convertirlas en parte del partido, porque esas comunidades esos grupos populares tienen conciencia de sus propios problemas. Un dirigente político metido en una oficina difícilmente va a tener el conocimiento de lo que está pasando en los barrios y probablemente cuando vaya al barrio, y ojalá no sea así, va en una camionetota, 4x4, con aire acondicionado, pasa un ratito por allí y después se regresa. Esas comunidades conocen sus problemas y son capaces de denunciar la corrupción, la ineficiencia, que el alcalde no sirve y que quieren hacer tales y tales cosas, quienes son los enemigos, etc.”, agrega.

“Entonces, el partido tiene que alimentarse de eso. No correr detrás para ponerles una línea sino que tiene que estar metido allí y de allí nace de alguna forma una parte importante de la línea del partido. He dicho muchas veces que hay una diferencia entre un organismo colectivo que elabora una línea a que haya un líder que elabora la línea, porque no es lo mismo que se participe en una discusión, buró político, comité central, donde uno pide la palabra, dice algo y uno siente que contributó a elaborar una línea política. Cuando esa línea política se va a aplicar, uno siente que contribuyó a hacer. En cambio si uno recibe instrucción de aplicar una línea uno simplemente es ejecutante. Creo que es importante que esa democracia participativa, protagónica se exprese en el partido.”

“Vamos a ver que pasa [con el PSUV] porque entiendo que hoy es justamente cuando va arrancar la instalación y la discusión del partido. Hay algunos indicios allí que apuntan mal y que apuntan a que hubo mecanismos cogolleros porque eso es inevitable en todos los partidos. El problema es pelear contra lo cogollos, hay casos en donde los cogollos y dirigentes se apoderaron prácticamente de la representatividad. Aunque hubo caso excepcionales. A mi me contaron un caso que me pareció asombroso, en Carabobo, donde se estaba eligiendo la delegada, la representante de uno de los batallones, allí estaban algunos de esos grandes lideres políticos y había una señora que era la que repartía el café. Aunque ella estaba clara políticamente no hablaba mucho y la representante elegida fue ella. Allí se quedaron con lo crespos hechos los dirigentes que pretendían ser los representantes. Aquí ha pasado de todo, pero no se si ha pasado en otras partes. Las repartidoras de café muchas veces tienen más criterio y convicción política que de algunos dirigentes. Pero sabemos de otros casos donde fue lo contrario, donde determinados dirigentes controlaron la cosa. Esa pelea está presente en todos los partidos del mundo. Los partidos revolucionarios del mundo tienen que pelear siempre por la democracia interna, contra los cogollos y contra que los dirigentes eternicen y crean que son los únicos que saben, hasta que reciben los trancazos y terminan perdiendo el poder.”

“Creo entonces, que ese es un elemento importante, un partido participativo, democrático que tenga una línea y se capaz de renovarla en función de la mayoría del pueblo y que no pierda los vínculos con esos sectores populares y que sea un partido que tiene que empezar por renovar su propuesta. Este partido empezó al revés, lo primero que hizo fue el tribunal disciplinario. Una cosa absolutamente insólita, no había línea política pero había tribunal disciplinario, eso va para el libro Guinness de los partidos políticos. Ojalá que eso pueda ser superado ahora con una propuesta un programa, pero se debe crear los mecanismos para evitar que el partido se convierta en un cogollo, porque los cogollos por mejores intenciones que puedan tener son cogollos, no consultan con la gente y terminan deteriorando los procesos revolucionarios.”

El nuevo gabinete es un enroque

Consultamos a nuestro entrevistado en torno a los cambios que se produjeron recientemente en el gabinete del ejecutivo. Para algunos esto es simplemente un enroque para otros una concesión a la derecha.

Objetivamente es un enroque, sostiene. “Si vez un tablero de ajedrez, uno que estaba aquí lo pusieron allá. Yo creo que esa es una de las limitaciones. He sido un poco crítico al Presidente en eso porque creo que había que hacer otra cosa. Yo le he celebrado al Presidente lo que ha hecho en política internacional para desmitificar la misma, que es la política de las mentiras de la hipocresía de no decir nada con unas frases ampulosas. El haber desmontado todo eso, llamar a las cosas por su nombre, decir las cosas como son me parece uno de los grandes logros del Presidente Chávez. Pero en la política interna cuando se va a producir cambios tiene que tener cuidado con ciertas formas.”

“Me explico. El Presidente Chávez llama a un programa de televisión, llama a [la periodista] Vanesa Davies o, a Jorge Arreaza o, va a La Hojilla. Entonces anuncia allí que el vicepresidente va a ser fulano, el ministro no se que cosa va a ser fulano, claro tubazo es tubazo, pero eso termina banalizando el cambio que tiene que dar y mas allá de que si son los mismos el cambio se banaliza un poco. Porque uno se preguntaría si esta fallas principales que hay de burocratismo, de corrupción, ineficiencia, tienen que ver con los altos funcionarios que han estado en los cargos. De alguna manera es una responsabilidad de ellos, entonces cambiarlo de un sitio para otro no parece prometer que lo cambios vayan a darse. Habría que renovar de alguna manera ese equipo, es posible que algunos se quedaran, habría que evaluarlos, uno no saben como se evalúan porque un ministro sale de un lado y aparece en otro. Se va de embajador y vuelve a aparecer otro día. Justamente eso no debía ser así. Tenía que ser mucho más abierto, mucho más participativo, que la gente supiera porqué un ministro sale.

“Lo que quiero decir es que si se llama a un programa y se dice una cosa y la otra, no es lo mismo que si el Presidente se reúne, como lo hizo el año pasado. Haber una discusión, aquí hay que sentarse, hubo una derrota que se explica por errores de este tipo, no solo que la reforma fue prematura, sino que hay descontento, corrupción, no se recoge la basura, está el problema de la inseguridad, la derecha manipula mucho esos problemas para utilizarlo contra el proceso. Entonces vamos a discutir qué vamos a hacer y después que se discuta qué vamos a hacer, entonces se convoca a un acto y en el mismo explica que cambio se van a hacer y se señala para eso al nuevo equipo, tiene un impacto mucho mayor que llamar a varios programas, porque pareciera que fuera el mismo gabinete, porque no hubo manera de entender el cambio que se propone con toda la incidencia mediática.

Aporrea es el espacio mas democrático que hay en este país

Sostiene que “hay otra cosa, en torno a qué esta pasando en este proceso con los cambios del Presidente. Pienso que con los nombramientos y, con la ley de amnistía han habido muchas críticas. Aporrea, por ejemplo, ha sido un espacio, es ahorita el espacio mas democrático que hay en este país. Allí se discute de todo y se habla de todo. Y si uno ve -yo lo sigo todos los días y me levanto a ver Aporrea- la cantidad de artículos de opiniones críticas que antes no se manifestaban, que nunca llegaban al Presidente y que ahora llegan. Críticas revolucionarias, sobre el avance del proceso, sobre si alguna de esas decisiones entorpecen el avance, si no son concesiones a la derecha y todo lo demás”.

Frenazo a la participación popular y el ascenso de posiciones conservadoras

“Como en todo proceso revolucionario hay corrientes. Esto no es homogéneo. Y si uno va a clasificarlas podría hacerlo en corrientes de derecha y corrientes de izquierda. Como este es uno de los países donde la gente se ofende porque le dicen de derecha. Uno ve de repente en Europa que hay quienes dicen soy el representante de la derecha y no se sienten ofendido por eso, pero aquí hasta la derecha más derecha quiere ser izquierda. Los copeyanos nunca les gustó que los calificaran así y Primero Justicia pretende ser un partido de centro izquierda. A nadie le gusta que le digan de derecha porque eso se les convierte en un insulto y hay una derecha dentro del propio proceso. La derecha está mucho mas organizada que la izquierda y tiene mucho mas poder. Justamente, aquí se ha producido una suerte de cambios de peso, porque en el año 2002 la fuerza principal de este proceso la tenía el pueblo y los sectores más radicales y mas comprometidos con un avance. Cuando hubo pelea aquí, pelea de calle y amenazas, siempre es ahí cuando hay amenazas son siempre los sectores populares los que salen a salvar la revolución y si no salen los sectores populares se acabó la revolución, porque si lo dirigentes salen solos y sin pueblo también se acabó. Aquí salió el pueblo el 11, 12 y 13 de abril, arriesgó su vida, salió frente al sabotaje petrolero, dio la batalla extraordinaria que fue el referendo de 2004. La vanguardia parece que la tenía los sectores populares”.

“Sin embargo, a partir del triunfo de 2004 aquí hubo un frenazo, disminuyó la participación popular. Entonces se ha fortalecido las posiciones para no llamarlas de derecha, las más moderadas, las más conservadoras y esos sectores tienen mas peso hoy que los sectores populares. Ese es uno de los problemas para mi de fondo en este proceso y de los peligros principales que esta viviendo este proceso, el cual creo es demasiado hermoso y esperanzador, como para que uno haga todos los esfuerzos, cada quien de donde pueda para que esto se radicalice y vaya avanzando, porque estas esperanzas no pasan todos los días, no estamos en condiciones de esperar cien años, porque vamos a estar muertos todos y, en definitiva hay que luchar porque esto siga avanzando.”

Concesión que se le haga a la derecha es perjudicial

Acosta nos precisa que un primer problema es que se ha proscrito el uso de la expresión clase y lucha de clase. “Cosa extraña, las revoluciones si algo hacen es sacar a la calle este término. Se habla de revolución sin tomar en cuenta que aquí hay visiones distintas. Y en la revoluciones hay gente que llega a un punto y después se va. Hasta hace seis meses aquí estaba [el general Raul] Baduel y era considerado como uno de las figuras cercana a Chávez y antes pasó con otros, estuvo [Luis] Miquilena al principio, Rosendo y la lista que uno puede sacar es enorme y todas las revoluciones son así. Los que siguen avanzando y los que creen que ya basta se salen y si hay conflicto no solo es que se salen y se van para su casa, es que se pasan para el otro lado y esa es la historia de cualquier revolución”.

“Ahora, ocurre que los sectores mas moderados están controlando este proceso revolucionario y algunos de esos sectores moderados incluso han obtenido ventajas económicas es decir han cambiado su estatus, su nivel de vida y se han vinculado a intereses y en la medida lo hacen no tienen mucho interés en seguir avanzando. No se van a ir porque quieren mantener el poder y entonces quieren mantener las cosas con calma, busquemos acuerdos, ya es suficiente, busquemos acuerdos con el adversario para lograr una estabilidad mayor y sigamos allí.”

“En cambio, hay otros sectores comprometidos con este proceso que saben que esto no es suficiente y que la derecha no comparte poder con nadie, que quiere el poder para ella sola. La derecha siempre sabe mas que uno, si uno olvida eso que la derecha quiere el poder para ella sola, uno se hace ilusiones que la derecha va a ser concesiones cuando lo que realmente quiere es liquidar a Chávez y a todos”.

Por eso advierte que “concesión que se le haga [a la derecha] no importa. Entonces incluso hay conflictos desorganizados porque los sectores populares son muy débiles desde el punto de vista organizativo y conflictos pacíficos porque una de las cualidades de este proceso es que a diferencia de otras revoluciones los conflictos internos no se ha resulto a tiros, ni con cárcel, ni con juicios al estilo estalinista, aquí no se ha fusilado a nadie. Aquí todos los muertos de este proceso lo ha puesto el proceso. 200 dirigentes campesinos asesinados, gente asesinada en la calle con la policía, gente quemada en el paro petrolero, gente que se murió porque no llegó al hospital. Prácticamente los muertos son muertos del proceso revolucionario y no de la derecha.

Reflexionar con calma sobre las recientes medidas del Presidente

Empero, precisa que no se atreve a hacer una lectura definitiva de las últimas medidas y de la propuesta que hizo el Presidente. “Tengo ver las cosas en un sentido y otro para que uno pueda hacer una reflexión con calma”.

“Recuerdo haber dicho que me preocupaba mucho el liderazgo del Presidente Chávez en relación con las políticas que se estaban haciendo aquí en Venezuela. El Presidente Chávez había crecido enormemente como figura internacional, cosa que me parecía excelente, pero que estaba marchando a un ritmo en una carrera muy rápida que no era la carrera del país. Yo decía se está despegando demasiado del resto del país. Los liderazgos son para ir adelante pero tener toda la gente enganchada de tal manera que la pueda hacer avanzar. Si uno se despega como líder y la gente deja de entenderlo uno pierde el liderazgo.”

“Uno como profesor sabe que se tiene que hablar un lenguaje que presione un poco al estudiante a introducirse duda, y a que haga un esfuerzo para avanzar, pero si uno empieza a hablar de una manera esotérica, como algunos profesores los estudiantes se van para otro curso. Pero de alguna manera hay un relación dialéctica entre el liderazgo y lo sectores populares” puntualiza.

“Entonces, resulta que había un despegue, el Presidente estaba inventando constantemente nuevas tareas, nuevos ritmos y nuevas cosas que no correspondían con lo que estaba pasando aquí. Entonces los grande logros de este proceso, particularmente lo que fueron las misiones empezaron a desgastarse y empezaron a deteriorarse y no hubo manera de mirar para atrás un momento mientras se avanzaba y ver si lo que se estaba haciendo se estaba consolidando y entonces la Misión Barrio Adentro, de éxito extraordinario empezó a desgastarse y hoy sabemos que hay un profundo desgaste. De Barrio Adentro I pasamos al II, al III y llegamos al IV, que son unos centros de alta tecnología. Pero resulta que los problemas principales que no son de alta tecnología sino de prevención se han deteriorado.”

Polar y Cargill como proveedores de Mercal

“Mercal se volvió un desastre, me cansé de denunciarlo, como lo hizo un gentío, pero resulta que ahora el Presidente pone al presidente de Mercal como ministro de Alimentación eso es como para llamar a María. Mercal ha recibido todo tipo de denuncias. Mercal fue una iniciativa extraordinaria, una de las mejores iniciativas que se han tomado aquí. Recuerdo una vez que Carlos Andrés Pérez dijo que con las roscas no podía ni Dios, el Presidente Chávez demostró con mercal que no hacia falta Dios, que nosotros podíamos y Mercal llegó a tener más de la mitad casi el 60 por ciento de la distribución de alimentos.”

“La clase media y la clase rica iban a comprar en los Mercal. Pero ¿qué pasó con los Mercal?. Nadie se ocupó de controlarlo porque se estaba en otra cosa y entonces se fue deteriorando. Se quedó a mitad de camino y terminó siendo una barbaridad que es contratar como proveedores de Mercal a los mismos grupos que nos estaban matando de hambre con el paro petrolero. Resulta que se metió la Polar a ser proveedor de Mercal y Cargill que es una transnacional que produce transgénicos. A esto súmele la corrupción y entonces los productos de Mercal desaparecieron lo conseguían por ahí en los buhoneros, en los clubes de lujo como allá en ciudad Guayana, con arroz y pollo, comprarlo a precio de Mercal para dárselo a los ricos a precio de rico en su club, mientras la gente no los tenia.”

Manejo de recursos enormes de manera incontrolada

“Hubo una crisis y a eso súmale que aquí ha habido un manejo de recursos enorme de manera incontrolada. Aquí se ha dado muchísimos recursos para labores sociales y revolucionarias sin suficiente controles y eso genera corrupción. El problema era como darse cuenta que sin consolidar los logros, evitar que se siguieran corroyendo se hacia difícil seguir avanzando. Esto fue lo que paso horita, e esta en un proceso electoral y entonces e ve las cuadra para comprar leche azúcar porque estos bandidos la tienen escondida y los mercales quebrados prácticamente.”

“Una cosa es las colas del paro petrolero para buscar leña o gasolina, porque los culpables eran claramente los saboteadores petroleros, pero en un problema de escasez y acaparamiento, quien es el culpable siempre para la gente es el gobierno, piensa que no sirve, no trabaja y no se atreve a tomar medidas.”

Por ello indica que frente a ese tipo de cosas serias “se demuestra que era necesario de verdad controlar y revisar lo que se estaba haciendo, mejorar lo que se estaba haciendo, superarlo y además atender problemas que no se habían atendido suficientemente, el problema de la inseguridad, corrupción, burocratismo, ineficiencia, etc.  

 

La derecha no es retrasada mental ni idiota

“Pienso que el Presidente en la propuesta que hizo en Alo Presidente esta tomando en cuenta eso y horita hay una serie de propuesta que van en esa dirección, la inseguridad, el burocratismo, la corrupción. Aquí hay un problema, cuando se piensa en que hay que consolidar lo que se tiene para seguir avanzando, se trata de consolidad lo que se tiene para seguir avanzando, uno de los peligros que se tiene es que se consolide lo que se ha logrado y no se pueda seguir avanzando” afirma.

A mi me preocupa porque hay algunos indicios de que para algunos sectores que tienen mucho peso en este proceso, el problema no sea consolidar para seguir avanzando, sino que el problema es pedir una tregua a la derecha para que te deje corregir los errores para entonces estabilizarte y en medio de tu posición derechista lo que eres es ingenuo. La derecha lo que quiere es reventarte, sacarte, lo que quiere es acabar con este proceso. Entonces como le vas a pedir una tregua a la derecha, que te deje fortalecerte para seguir en el poder. Acaso la derecha es retrasada mental o es idiota. Puede que algunos dirigentes lo sean pero la derecha como tal no lo es. Yo quisiera ver que apunta en una dirección y que apunta en otra. Eso lo tengo como una duda ahorita. Si se trata de consolidar, de corregir que muchos de estos proceso estaban haciendo agua, para fortalecer el apoyo popular, para seguir avanzan doy un paso mas sólido, me parece importante. Pero, si de lo que se trata es consolidar la cosas dándole la mano a la derecha para que te deje gobernar un poco en paz, esto no va por ningún buen camino porque lo que vas a ser e que la derecha va a seguir en guerra contra este proceso va terminar deteriorándolo y debilitándolo.”

El movimiento popular debe sacar fuerzas para salir a la calle

“Si el movimiento popular no tiene la suficiente fuerza para salir a la calle, como otras veces, aquí la cosa se pone peligrosa. Se puede repetir algo parecido al 2002 sin tener la fuerza, la esperanza y el animo de los sectores populares. Hoy el proceso bolivariano esta viviendo una alternativa como esa y me parece que es fundamental que sea el camino justamente del fortalecimiento para avanzar el camino que se imponga y no la conciliación para tratar de fortalecerse”.

“Dentro de esos parámetros se pueden interpretar las cosas. Alguien podrá decir que la amnistía forma parte de eso, que el nombramiento de fulano forma parte de eso, que la política que se ha seguido en materia obrera forma parte de eso, allí ha habido unas actitudes muy anti-obreras del ministro actual del Trabajo. Incluso, unas declaraciones del Presidente. El Presidente hizo unas descalificaciones contra los que lo criticaron desde el punto de vista de la izquierda. Sin embargo, luego vimos ayer al Presidente tomar una posición firme en cuanto al conflicto colombiano y diciendo lo que dijo. Yo todavía no me atrevo a dar una opinión clara sobre eso y lo que trato es ver todo lo que está pasando, porque me pega y es parte de mi mismo y de mi esperanza y vamos a ver entonces si de verdad se trata de consolidar para avanzar o de pedirle tregua a la derecha para que lo dejen a uno consolidar y creo que la clave está allí. Lo que se requiere es fortalecer el movimiento popular que se ha perdido y que hay que recuperar porque esa es la verdadera esperanza de que este proceso se radicalice y siga avanzando como queremos todos los que aspiramos a una Venezuela distinta, un país diferente soberano , digno, de justicia social y con el protagonismo popular que el Presidente Chávez ha iniciado y ha desatado y debe continuar con su liderazgo , colectivo con una línea política clara y compartido e integrado a la luchas populares para garantizar de verdad esos avances.”

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 75310 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas