Nuestra filosofía

Si hay un pensamiento que ha de ser propio esto tiene que ser un pedazo del pensamiento universal. Durante décadas no hicimos sino recoger los pensamientos más fuertes creados básicamente en el occidente del mundo. La filosofía que nació en Grecia se expandió por el mundo, y lo que llamamos filosofía entró en nosotros con el mismo molde de dependencia y coloniaje que nos tocó vivir por siglos. Ese es el tiempo que debemos ir superando, el tiempo y con él su misma evolución nos lo obliga como acto de liberación del pensar, del comprender el mundo, y en definitiva de darnos un sentido de identidad a partir de lo que vamos siendo como pueblos jóvenes hijos de nuestro origen ancestral y la sangre que se fundió con nosotros en el largo periodo colonial y poscolonial..

Empezamos por el problema de la razón, digamos que ella ordena las ideas y nos da los principios de lo que aún llamamos verdad. Filosofía y razón fue el comienzo del pensamiento ordenado y más allá de los principios centrados en las divinidades. Desde Platón hasta los estoicos nace el pensamiento racional que se centra primero en la Grecia antigua, continúa en Roma, se profundiza en el medio oriente hasta llegar al pensamiento renacentista prácticamente mil años después, pasada la edad media. Descartes es quizás el filósofo de mayor altura para esos momentos y quien crea los principios de razón que luego se dividirán entre materialistas e idealistas. Lo cierto es que no nace más allá de Europa y el esoterismo de oriente un pensamiento propio a nosotros. Por supuesto el arte y la escritura que comienza en el siglo XIX salvan la situación, elementos con que se pudo lograr una creación propia, que sigue desarrollándose.

Digamos entonces que nuestro pensamiento, la creación como inventiva del pensar, es el ángulo que nos permite decir que hay una producción propia que no ha podido convertirla en filosofía. Quizás hombres como Dussel, Leon Rorzitner, quien fue el vicepresidente de Bolivia, Garcia Linera, ponen los trazos básicos de una de lo que sí es un pensamiento propio. Esos son pensamientos que diríamos de izquierda pero con fuentes muy distintas que los inspira. La teología de la liberación en la escritura de Dussel, el análisis por freudiano de parte de Rozitchner, el marxismo crítico de Linera. Venezuela es un caso particular donde escritores como Herrera Luque o Cabrujas por nombrar algunos forman un pensamiento que no corresponde a la izquierda tradicional, es por encima de todo un pensamiento creador y crítico. Por ello ahora que necesariamente tendrá que venir un cambio de gobierno, lo más importante no reside en el gobierno como tal sino en la formulación de un pensamiento propio que nos saque de la ignorancia inducida a la cual nos han llevado una mafia de gobierno que se ha sabido conservar en ese poder precisamente por la ausencia de un pensamiento propio y la imposición de protocolos retóricos que en realidad son contenidos vacíos, atados a una suerte de mitología creada alrededor de la figura de Chávez. Preguntémonos qué es el tiempo y el espacio dentro de una realidad reducida a la nuestra? Evidentemente que es muy distinto a esas mismas configuraciones en países de amplio desarrollo. Nuestro tiempo es corto, apenas tenemos dos siglos de existencia independiente y aun así ha sido una realidad económica y políticamente dependiente de las formaciones imperiales que gobernaron el mundo en estos tiempos centradas básicamente en Europa, el Reino Unido y en el último medio siglo el dominio de los EEUU. Hemos sido una formación nacional atada a estos imperios que vivió entre guerras lo más parecido a las guerras civiles todo un siglo entero.

Pero hay excepciones por supuesto, personajes como Simon Rodríguez abrió las letras creando probablemente el primer pensamiento propio que se centró sobre la educación y una tesis de gobernabilidad "la toparquía" que podría decirse se trata de una propuesta socialista autogobernante que es realmente propia. Personaje que recorrió prácticamente todo el continente siempre ahogado en una pobreza extrema y rechazado por tanto gobierno se instaló totalmente ligado a las oligarquías propias. Nunca aceptaron la ligazón de razas, la libertad de género, principios que muy tarde en el siglo XX fueron aceptadas. Por tanto podemos decir que nuestro tiempo ha sido un tiempo pobre que solo personajes como el nombrado podríamos decir que de alguna manera rompió la cadena de dependencia y creo un sueño de libertad y de educación libre e incluyente . Podemos nombrar otro como lo es Aristides Rojas que siendo un personaje con recursos propios sin embargo abrió el camino a una antropología propia, desde donde se fue descubriendo y haciendo palpable la existencia de comunidades originarias que hasta entonces no eran reconocidas, ni siquiera identificadas. Sabios como Complant o Humbold estuvieron muy cercanos en su encuentro con la naturaleza, pero no hay escrito antropológico como tal, descubrieron naturaleza, espacio y los tiempos de ella. Pero la realidad humana que ha subsistido por siglos dentro de la naturaleza más recóndita, no fue identificada como tal. Son los genios que permanecieron ciegos a la realidad humana escondida tras esa naturaleza que ellos mismos descubrieron.

Si podemos concluir algo por tanto es que aparte de personajes muy singulares, todavía no se ha podido armar un pensamiento digamos propiamente venezolano. No queremos hablar específicamente de política de la cual mucho he hablado, pero es casi evidente que este vacío de pensamiento también ha permitido que con facilidad se impongan los peores gobiernos. No pensar con autonomía y creatividad es prácticamente nos existir, no tener la herramienta básica de la existencia cuál es el producir ideas y convertirlas en los hechos necesarios para ser libres, tener una cualidad propia conociendo y entregándose a ese pensamiento, que es en realidad una creación colectiva, porque ningún pensamiento se crea bajo una condición meramente individual, por ello estaría descartado cualquier pensar dogmático, que se vea a sí mismo como una verdad acabada y no una búsqueda siempre incierta de la realidad que nos toca vivir. Por ello eso que llamamos pensamiento es básicamente la cultura de una nación lo que le da sentido particular dentro de un mundo pluridiverso.

Ahora nos preguntamos de dónde partir para construir ese pensamiento propio?. Existe entre nosotros dos fuentes de conocimiento muy lejanos el uno del otro. Existe sin duda un pensamiento originario que está incrustado dentro de las comunidades más ancestrales de nuestra tierra. ¿Qué hay en ese pensamiento que no se fundió con el racionalismo occidental?. Evidentemente se trata de un pensamiento mitológico que nos aporta un sentido del tiempo y el espacio completamente distinto. Podríamos decir que allí comienza la potencia de un pensamiento propio. El tiempo es infinito y el espacio cubierto de divinidades. Por supuesto esto no configura un pensamiento autónomo con capacidad de responder a los retos de la sociedad que hemos llamado moderna, pero si es el punto de partida para lo que es un pensamiento que podemos llamar propio. Mucho hay que investigar aún sobre ese punto de partida del pensamiento ancestral y las respuestas que están guardadas porque no se trata de magias o de culturas encerradas en sus propias divinidades, se trata de responder al racionalismo necesario desde otra mirada del universo completamente diversa y aun así que sea actual, que no dependa de los globalismos impositivos de la propia verdad de lo que en tiempos pasados filósofos la llamaron la razón pura y que hoy en día se depura encerrada en el maquinismo sustituyente del trabajo y del pensar mismo. Producir desde nuestras manos y cerebro, desde el ayer y el hoy inevitable sin explotación alguna, quizás sea como lo soñaría Mariátegui, el punto de partida de un pensar nuestro y soberano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1313 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor