El pensamiento de Víctor Hugo, el socialismo mal comprendido y la revolución bolivariana (IV)

Uno de los graves problemas de la revolución bolivariana es cómo acabar con la pobreza social heredada de la democracia burguesa, del capitalismo. Pues veamos entonces; ¿Cuáles son las cuestiones que promueven las revoluciones socialistas?. Veamos como las sugería Víctor Hugo en su obra Los Miserables. Afirma:

"Todos los problemas que los socialistas se proponían resolver,….pueden reducirse a dos principales:Primer problema: Producción de riqueza.Segundo problema; Distribución de la riqueza". (p. 737). Señala Víctor Hugo que "el primer problema está vinculado a la cuestión del trabajo, el segundo, la cuestión del salario" (Ibídem). Agrega Víctor Hugo que en el primer problema se trata el empleo de las fuerzas productoras, en el segundo, de la distribución la distribución de los medios de vida y de distracción" (Ibídem).

En el caso de la revolución bolivariana, estos dos principios han sido mal comprendidos, en particular el asunto de cómo producir riqueza, cómo organizar las fuerzas sociales del trabajo, y en no menor medida el problema del salario. Primero porque no existe una economía social popular solida, consolidada, que produzca bienes sociales, a distribuir equitativamente con justicia social, todo por que la distribución de los medios de vida históricamente ha sido alienada, la propiedad ha sido enajenada, no se hace corrección de dicho proceso de usurpación de los medios de vida social.

En forma tal aún persiste en Venezuela todos las lacras del capitalismo, todos sus vicios, aún cuando hay la voluntad política del partido socialista gobernante de construir el socialismo bolivariano, sin embargo, lo que ha pasado es que el rentismo petrolero ha impedido o frenado la apropiación de los medios de trabajo socialmente hablando, se han hecho más hincapié en la distribución de riqueza, es decir de renta petrolera, fenómeno que se conoce como neorentismo socialista.

El problema de no haber creado un piso económico la revolución bolivariana, es decir de empresas de producción social, socialistas, adolece de capacidad de dar respuestas sociales en tiempo de crisis al pueblo, más aún en circunstancia de bloque y sanciones internacionales a causa de agresiones económicas del imperialismo. Se trata en consiguiente; del buen empleo de las fuerzas productivas de la sociedad, crear un "poder público" en la economía, al servicio del pueblo, con el pueblo y del pueblo, hablamos de la economía popular, y no de una economía privada, crear la economía social, la economía pública.

Sigamos las orientaciones reflexivas de Víctor Hugo, pueda que sean de gran utilidad para el socialismo bolivariano. "De la buena distribución de los recursos resulta la felicidad individual y colectiva" Ibídem). Una sociedad capitalista no puede ser feliz, basta mirar la desigual y abismal distribución de las riquezas no solo en las naciones, en el mundo capitalista, están cortados por la misma tijera, es el mismo molde, la explotación del trabajo y las naciones, la acumulación del capital, el crecimiento abismal de las ganancias como afrenta al trabajo, al salario, de modo pues que las democracias capitalistas no pueden realizar la felicidad social por cuanto que concentran en pocas manos los medios de vida y de distracción (recreación cultural).

Ahora bien; el problema álgido de la revolución socialista, es de acuerdo con Víctor Hugo: "Por buena distribución debe entenderse no la distribución por igual, sino la distribución equitativa. La primera de la igualdad es la equidad" (Ibídem). Aquí cabe decir que en Venezuela hay una distorsión en el mecanismo de la distribución de riqueza. En esa distorsión concurren los efectos de la inflación capitalista, la explotación del trabajo, la ley de bronce, el salario mínimo, la libertad de acumular a favor del capital, el estado rentista, incluso, la devaluación, el intercambio desigual, la deuda externa e interna, etc., de modo pues, que nos enfrentamos a graves problemas de distribución de la riqueza.

Excepcionalmente por las medidas de gobierno de los Estados Unidos, la aplicación del bloqueo económico y comercial desde los años 2014 hasta el presente aproximadamente, medidas que so contra la soberanía e independencia nacional, vienen afectando la marcha de la economía venezolana, principalmente su motor económico, el sector petrolero, base de la fuente vida de la nación, en particular de la base monetaria, y en no menor medida del presupuesto de la República, de allí que dadas estas restricciones económicas y financieras se viene afectando conjuntamente con los problemas arriba mencionados, el poder adquisitivo de los trabajadores, ello no excusa, la desigual distribución de la riqueza que la política fiscal no ha frenado, en particular las grandes fortunas y bienes.

Indica Víctor Hugo: "De estas dos cosas combinadas, potencia productora y felicidad individual, nace la prosperidad social. Y prosperidad social quiere decir el hombre feliz, el ciudadano libre, la nación grande, al margen de la guerra" (Ibídem). Supone que mientras el hombre ciudadano no sea feliz, no tenga asegurada sus condiciones materiales y espirituales de vida social, no es libre. En Venezuela estamos lejos de haber alcanzado dicha felicidad social, pese a los esfuerzos de saldar la deuda social, implementar las misiones sociales para elevar el bienestar social, bienestar que ha sido desmantelado mas recientemente desde el año 2014 a veinte años de la revolución bolivariana.

El hombre no puede ser feliz mientras exista la guerra, la incertidumbre en el mañana, mientras no tenga asegurada sus condiciones vitales de vida no puede decir que es soberano, solo lo será cuando los medios de vida pasen a sus manos, aleje la guerra de su medio, en especial el de la explotación del hombre sobre el hombre, el de las naciones unas contra otras, transformen como se dice bíblicamente, las espadas en arado, se establezca una paz solida, se execre las clases sociales, por todo lo anterior, la emancipación humana solo será posible en una sociedad donde el hombre sea soberano, el pueblo el soberano.

En cuanto a crear el potencial productivo y el desarrollo de las fuerzas productivas, Víctor Hugo asevera que Inglaterra ha resuelto este problema, asimismo agregamos que los Estados Unidos del siglo XXI también lo ha logrado, y por supuesto China no se queda atrás, "producen admirablemente riqueza" (Ibídem). Pero Víctor Hugo apunta a que pese a producir abundante riqueza material, "la distribuye mal. Y esta solución, que solo es completa por un lado, la lleva fatalmente a estos dos extremos: opulencia monstruosa para unos y miseria monstruosas para otros. Todos los goces para algunos, todas las privaciones para los demás, es decir para el pueblo….situación falsa y peligrosa que asienta el poder público sobre la miseria popular, y que funda la grandeza del Estado en los padecimientos del individuo. Grandeza mal establecida en que se combina todos los elementos materiales, y en la cual no entra ningún elemento moral" (Ibíd., p. 737 y 738).

Lo ético en una sociedad es que todos tengamos los mismos derechos y las mismas condiciones de desarrollo, el que la riqueza sirva como palanca para el saber y el trabajo como dos palancas para el desarrollo del individuo, entonces lo moral viene siendo la felicidad social y no el sufrimiento social por cuanto se es miembro de una sociedad equitativa, fraternal y solidaria, de no serlo, el individuo pierde su sentido de pertenencia social, se aísla, se convierte en enemigo del otro.

Entonces no podemos repetir en el socialismo las monstruosidades del capitalismo, reproducir su opulencia y miseria social, los extremos, de un lado la acumulación de riqueza comercial, industrial y financiera, exhibiendo opulencia de riqueza, un insulto a una sociedad plagada de miseria y pobreza, situación que hiere la dignidad humana de pertenecer a una sociedad que admite la desigualdad grosera de los hombres y mujeres, de las familias y hasta de las naciones. En Venezuela ocurre otro tanto con respecto a la distribución de las rentas, los bienes, las fortunas, las ganancias, la revolución no ha extirpado el mal social, la situación "falsa y peligrosa en la que se asienta la miseria social.

Entonces el problema es producir riqueza, el como, el para que y para quienes, esto hay que resolverlo socialmente, con las sociedad, con las comunidades, con los colectivos sociales, la solución no es individual sino de forma conjunta, en conjunción, brindando a todos los goces individuales y colectivos, construir un poder social, un poder público en todos los ámbitos, desde la economía, la sociedad, la política, la cultura para evitar el padecimiento social y del individuo.

Se trata de crear capacidades sociales, multiplicar capacidades, construir la grandeza de una nación, "no tanto por su extensión" como decía Bolívar sino al paso conque marcha la educación, es decir creando "capacidades", saberes, poder popular, democracia, ciencia, en una palabra sembrando futuro, bienestar social, al contrario del capitalismo liberal, que funda su riqueza e el individuo, el homo economicus, en el burgués, funda la grandeza del estado en una falsedad, en el padecimiento del pueblo, su sufrimiento social, e el padecimiento de cada individuo, es toda una tragedia social hasta que llega la revolución social para restablecer los principios societales.

Víctor Hugo en consiguiente cree que el problema en "el comunismo" o en el socialismo es la producción y distribución de, plantea una solución `única, "una solución común", al respecto dice: "…la distribución igualitaria mata la emulación y por consiguiente el trabajo. Es una repartición hecha por el carnicero, que ha de matar lo que divide…falsa solución. Matar la riqueza no es repartirla. Los dos problemas exigen una solución común. Si solo resolvéis el primer problema, tendréis a Venecia o a Inglaterra, como Venecia un poder artificial, o como Inglaterra, un poder material. Tendréis `el mal del rico´, y morir por vías de hecho, como ha muerto Venecia, o por una bancarrota, como caerá Inglaterra. Y el mundo os dejará morir y caer porque el mundo dejará caer y morir todo lo que no es mas que egoísmo, todo lo que no representa para el género humano, una virtud o una idea humanamente generosa" (Ibíd., 738).

Aquí Victor Hugo expresa una idea justa, un desafío para las sociedades que piensan "no en el egoísmo", aquellas sociedades que giran en torno al egoísmo tales como las sociedades de clases, en particular la sociedad contemporánea, el capitalismo, la misma que se basa en la explotación egoísta del trabajo, la que distribuye de manera egoísta el fruto del trabajo, se lo apropia, creando un poder material y artificial alienante sobre el resto de la sociedad, en particular sobre los trabajadores.

Entonces el socialismo bolivariano debe pensar bien lo que hace, no actuar como "el carnicero en la repartición, tampoco actuar bajo los efectos del "mal del rico", la ambición y la vanidad, tal cual conduce el egoísmo, a la muerte, por el contrario el socialismo debe proceder a respetar el género humano, a producir bajo la idea lo humanamente necesario, producir para la vida social, para el sostenimiento de la sociedad, pero aquí cabe, la asociatividad del trabajo, como "organización social", en tanto que la distribución de la riqueza debe suprimir la miseria, mediante la distribución generosa de los medios de vida para la sustentabilidad de la sociedad.

Hoy lamentablemente no podemos decir lo mismo, hay una desigualdad social que se sostiene, ya hace mas de veinte años, y el problema persiste, se agudiza en los tiempos de crisis, se ensancha la brecha salarial de la renta con respecto al capital, el rentismo petrolero no ha hecho sino privilegiar determinados sectores económicos y políticos, aparte de ciertos grupos de trabajadores en menor grado como los trabajadores petroleros, mineros, universitarios, sin embargo, en estos tiempos de bloqueos, sanciones y agresiones de los Estados Unidos, la capacidad de maniobra del Gobierno se ha visto restringida para atender aumentos de salarios y sueldos, ello no excluye los privilegios de repartición de canasta de bienes que por su contenido son desiguales, como si los trabajadores fueran desiguales según donde trabajen.

"El mundo dejará caer y morir todo lo que no es mas que egoísmo…."El mismo rumbo está destinado para las naciones capitalistas, ese mundo caerá tarde o temprano, por "el mal del rico". Morirá por "vías de hecho" así sucedió con los imperios, la esclavitud, el feudalismo, las monarquías, la aristocracia, la acumulación del capital y la competencia conduce a la bancarrota. ¿Cuál es la formula de Víctor Hugo para responder el dilema de la producción y distribución?.hay quienes hablan de producir, solo producir, otros de repartir y solo repartir, matando la producción, tal ha sido la tragedia del chavismo, y ahora de Maduro que llama a producir y producir, sin solventar el problema de la distribución de la riqueza.

Víctor Hugo plantea a modo de solución: "animad al rico y proteged al pobre; suprimir la miseria; poner término a la explotación del débil por el fuerte; poner freno a la envidia del que está en camino contra el que ha llegado ya; ajustad matemáticamente y fraternalmente el salario al trabajo; simultanead la enseñanza gratuita y obligatoria con el crecimiento de la infancia; haced de la ciencia, no de las armas la potencialidad nacional; desarrollad la inteligencias, ocupando al mismo tiempo los brazos; haced a la vez un pueblo poderoso y una colectividad de hombres satisfechos, democratizad la propiedad, no aboliéndola sino universalizándola, de modo que cada ciudadano sin excepción sea propietario, cosa más fácil de lo que se cree. En una palabra sabed producir y repartir riquezas y tendréis ganada la riqueza material y la riqueza moral"

"Animad al rico". Aquí queremos detenernos, aclarando la frase, significa propiciar en cada ciudadano, la capacidad de crear riqueza, capacidad de producir bienes materiales, solo mediante la propiedad, bien dice "democratizándola", concretamente los medios de vida", las herramientas de trabajo, la tierra, la infraestructuras, todo lo que signifique capacidades productivas, potencial necesario para producir, que deba ser repartido equitativamente para que la sociedad organizada pueda producir riqueza.

El como producir riqueza, responde Víctor Hugo, suprimiendo la explotación del trabajo, del débil, de aquel que no tiene mas que sus brazos y cerebro para trabajar, organizarlos socialmente, estimular el trabajo libre y asociado, sirviéndose del conocimiento y la ciencia como potencial de la nación, democratizándola enseñanza y el aprendizaje, a todos los niveles de la primaria hasta la universitaria, cultivando a un pueblo fuerte y justo en valores, ciudadanos libres, soberanos, críticos, satisfechos de la sociedad que los vio nacer.

En tanto respecto al salario, éste debe ser abolido, los hombres ganarán según sus méritos, según sus obras, según su trabajo, según su capacidad, cada ciudadano será propietario, por tanto no tendrá salario alguno, aquí discrepo con el gran escritor Víctor Hugo, en todo caso, el "salario" como lo llama Víctor Hugo, será ajustado matemáticamente al trabajo de cada cual según la justicia laboral. Entonces desde este punto de vista tenemos que especializarnos es saber producir y distribuir riqueza de modo justo, fraternal y razonable para "eliminar la envidia", ponerle freno en el camino, contra la cual se ha llegado en el capitalismo, una sociedad plagada de envidia y egoísmo.

En Venezuela tenemos décadas de "repartición de la renta petrolera", saldando la deuda social, las misiones regenerando a la población, seguimos viviendo del rentismo, cuando no de los bonos de la patria, una compensación de contingencia, un paliativo para equilibrar el salario ya de por si devaluado por la guerra económica. Ahora en situación de bloqueo y sanciones económicas el gobierno está que no se halla que hacer, ha perdido capacidad de maniobra, los concejos comunales están prácticamente paralizados, son dependientes del apoyo de gobierno, un apéndice por la forma como se concibieron o dirigieron, de manera que "el poder popular" está de brazos cruzados.

Fuente:

Hugo, Víctor (1962). Los Miserables. Editorial Vergara, Barcelona, España.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 426 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social