El Plan de la Patria es capitalista

El plan de desarrollo económico y social de Venezuela para el periodo que va del año 2013 hasta el año 2019 (Plan de la Patria), establece el alcanzar una meta nacional de tasa de inflación promedio anual de 20 %.

El capitalismo esta consustanciado intrínsecamente con el factor inflación.  Una primera premisa del capitalismo es que la cantidad de bienes y servicios a producir deben incrementarse con el paso del tiempo; y una segunda premisa es que el precio de la mayoría de esos bienes y servicios también debe subir para acelerar y fortalecer el proceso de acumulación de capital en el tiempo histórico.

Es oportuno el preguntarnos: ¿Es posible el socialismo con inflación? La respuesta es negativa. El socialismo en cualquiera de sus variantes y derivaciones, no será posible mientras exista el factor inflación como motor del llamado crecimiento económico.

En los llamados países desarrollados, por lo general la tasa de inflación promedio anual se expresa con un número de  una cifra entera. Los países con tasa de inflación promedio anual de dos o más cifras enteras, se consideran de mediano a alto riesgo en los ámbitos económico-financiero y social. En el Plan de la Patria se debió fijar una meta  para la tasa de inflación promedio anual, que pudiese expresarse con números de solo una cifra entera, con tendencia proyectada hacia la deflación.

Muy difícilmente nos aproximaremos al logro del segundo objetivo histórico del Plan de la Patria. Recordemos que el segundo objetivo histórico del Plan de la Patria establece que se debe Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del siglo XXI en Venezuela, como alternativa al modelo salvaje del capitalismo y con ello asegurar la mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad, para nuestro pueblo.

Con la ejecución del Plan de la Patria capitalista que aprobó la Asamblea Nacional, un resultado esperado es que el coeficiente de Gini para los próximos seis años, tenga una tendencia acentuada de exclusión social para la inmensa mayoría  de los venezolanos y venezolanas. Ante la fenomenología que humilde y sucintamente estamos intentando caracterizar, es recomendable leer o releer el libro EL PRECIO DE LA DESIGUALDAD: el 1 por ciento de la población tiene lo que el 99 por ciento necesita de Joseph Stiglitz.

En nuestra perspectiva, los cinco objetivos históricos deberían resignificarse en función de: 1. LA INDEPENDENCIA SOBERANA,  2. LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, 3. UN ESTADO-NACIÓN POTENCIA, 4. UNA GEOPOLITICA UNIVERSAL Y 5. LA VIDA SEGURA CON PAZ PERPETUA EN EL PLANETA TIERRA.

El aferrarse en este siglo XXI a un tal Socialismo Bolivariano, es soslayar olímpicamente los hechos históricos. Se debe recordar en la justa dimensión, que sin ninguna argumentación válida, Carlos Marx intentó descalificar en su condición de Político y Militar al Libertador Simón Bolívar. El socialismo fracasó en el siglo XX. El BOLIVARIANISMO está y seguirá vigente en el siglo XXI. La  INDEPENDENCIA SOBERANA, la DEMOCRACIA PARTICIPATIVA y en suma la PATRIA BOLIVARIANISTA, son los ideales genuinos y autóctonos que debemos con prioridad seguir reivindicando, defendiendo y materializando.

luisholder@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3243 veces.



Luis Holder


Visite el perfil de Luis Holder para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: