Revisar, Rectificar e Impulsar

Viviendas en Anzoátegui

Hace aproximadamente dos meses o algo más, Chávez anotó en su agenda de trabajo como punto prioritario, el problema de la vivienda. Este es un problema, que siempre ha ocupado un lugar importante en su agenda de trabajo, solo que, las situaciones de emergencia que vive el país por las intensas lluvias y los riesgos que corren los barrios que se encuentran en zonas vulnerables, hacen necesario una reconsideración del tema en la agenda de trabajo del Presidente.

He seguido el asunto regionalmente por informaciones de prensa con el objeto de aportar un granito de arena en esta tarea de revisión, rectificación y reimpulso -3R- y llevo ya un largo y meticuloso registro de las informaciones de la prensa local y no he visto un pequeña información que permita sostener que este problema ocupa la atención de la Dirección de Viviendas de la gobernación del estado Anzoátegui. Ninguna información. Cero cm x columnas

Claro, reconozco que esta forma de revisión no garantiza mucho porque no es una fuente directa y no tenemos ida del tamaño de nuestra equivocación o nivel de asertividad. Es una revisión con alto riesgo, pero observando bien esta ausencia de información, algo debe tener de verdad porque de lo contrario, la publicidad del camarada Tarek tomaría el asunto para la promoción. Por otro lado, la Dirección de Vivienda ha estado cuestionada hace unos meses por supuesto manejo inapropiado de recursos y frente a esa embestida, lo lógico o las recomendaciones que ofrece el librito de la política es combatir estas falsas acusaciones ofreciendo informaciones –a diestra y siniestra- sobre proyectos en marchas para reducir el déficit habitacional.

Revisemos (*): Una revisión supone contraponer o contrastar, lo que una dirección es y lo que esa dirección hace. Qué resultados debe producir y qué resultados realmente produce. No puedo hacerlo tal cual ahora, porque no dispongo de información y para realizar el ejercicio, acudí al registro de centímetro por columnas en la prensa local. Este registro refirió únicamente a una información en la cual la Dirección de Vivienda negaba las acusaciones que se le hacían. Lo registros de centímetros * columnas daban una suma de cero información sobre el tema de planes y proyectos de viviendas y la función de una Dirección de Viviendas se observaba en tinieblas. Todo oscuro. No estoy afirmando que no haga nada; simplemente registro que la prensa local no existe información al respecto.

Con una alta probabilidad de equivocarme, queda pendiente una contraloría social. Hay un reto en todo esto para asegurarnos que la contraloría social está en la ley y es posible hacerla. Determinemos cuántas viviendas construye anualmente la Dirección de Viviendas y cuánto nos cuesta cada una de estas viviendas. Ahí se tiene un tema para realizar un ejercicio sobre lo revolucionario de una contraloría social.

Rectifiquemos: percatémonos que en este tema, la revolución en el estado no está aportando nada o casi nada. No se ve –como ya expresé en una ocasión anterior- una urbanización que diga: Construida por el gobierno Revolucionario. Recorrí la prensa escrita y registre comunidades de los municipios de la zona norte y no vi una publicidad que me diera luces sobre nuestros aportes en este campo.

En esta rectificación, percatémonos que el asunto no se resuelve de un tirón y que si no podemos construir viviendas en la cantidad necesaria, preguntémonos: ¿La Dirección de Vivienda está actualmente competente para hacer lo que debe hacer? ¿Lo está realmente? ¿Que situaciones perturban el cumplimiento total de sus objetivos? ¿Qué podemos hacer con esto? ¿Qué aportes podemos ofrecer para atender la problemática? ¿Dónde esta el nudo del asunto? ¿Cuáles instituciones son necesarias y claves para estructurar una política habitacional? ¿Cómo justificar la función y los recursos que anualmente se consumen pagando la nómina de la Dirección de Vivienda? La rectificación coloca en el centro las estrategias para modificar lo que debe modificarse y poner en el camino correcto a la institución.

Resultados de la rectificación: No puedo evitar recordar al guerrillero Teodoro, pero no para decir lo que alguna vez dijo: Estamos mal pero vamos bien. Aquí estamos mal y no se ven viviendas ni proyectos en el horizonte. No estamos aportando casi nada o nada al déficit habitacional en el estado.

Reimpulso: Ignoro la cantidad de viviendas que construye esta dirección. En una ocasión dije que 2.000 pero no tengo idea. Supongamos que construye 1.300 y que más de ahí es imposible por los costosos de estos planes. El reimpulso en esta área supone ejecutar o poner en funcionamiento las estrategias y se me ocurre a manera de ejemplo, que un una alianza de esas que llaman estratégica entre las Alcaldías y la Dirección de Viviendas es clave para crear las condiciones que conduzcan en unos diez años disminuir el déficit. ¿Cómo? Las alcaldías aportan ejidos –terrenos- y la gobernación coloca recursos para llevar los servicios. Así, las organizaciones de familias –OCV- tendrán más oportunidades de concretar sus proyectos. Esto no es una novedosa idea, pero si esta alianza es parte de la preocupación de la gerencia de la Dirección de Viviendas; las organizaciones comunitarias de viviendas tendrían mejor suerte. Y la participación protagónica tendrá una oportunidad.


eugenio27.salazar@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2070 veces.



Eugenio Salazar Brito


Visite el perfil de Eugenio Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: