Un 21 de diciembre zarpó el buque Negra Matea: inicio del rescate de la industria petrolera

La historia de la política petrolera venezolana puede ser dividida en dos grandes periodos, si evaluamos y valoramos el control del estado sobre las operaciones petroleras, y el destino y uso de las divisas captadas por la comercialización de estos recursos petroleros: 1) un periodo controlado por el imperio desde el inicio de las actividades petroleras, pasando por la nacionalización parcial o "chucuta" como se ha sido catalogada por reconocidos estudiosos, siendo este un periodo caracterizado por el saqueo de los recursos, y por la generación de una sociedad de desposeídos abandonados a su suerte; y 2) un segundo periodo de Revolución Petrolera, nacida de la confrontación de la lucha de clases en el seno de la industria, y extendida a un pueblo que dignamente en resistencia apoyó al líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez en sus acciones. Resaltando el inicio de este nuevo periodo, la derrota del sabotaje petrolero el 21 de diciembre del 2002, cuando en aguas del lago de Maracaibo del Buque Negra Matea zarpa tras permanecer 16 días fondeado en aguas marabinas por un grupo de trabajadores apátridas.

Parafraseando a un estudioso del negocio petrolero, "el excremento de diablo" ha desatado históricamente las más feroces embestidas de los imperialistas sobre cualquier nación con recursos energéticos significativos, al presentir posibilidad alguna de beligerancia de las clases históricamente explotadas que pongan en riesgo el control sobre los expoliados recursos naturales. Es entonces comprensible que desde la llegada al palacio de Miraflores del Comandante Chávez, hombre con ideas revolucionarias, visionario, guiado por profundos sentimientos de Amor hacia el pueblo humilde y desposeído, se inicien acciones por parte de los lacayos del imperio para tratar de mantener el control de la estatal petrolera PDVSA. Sin embargo no contaban los lacayos con la convicción patriota de un líder dispuesto a devolver al pueblo razones sagradas para luchar hasta las últimas de las consecuencias.

Es necesario revisar y reflexionar sobre los hechos históricos vividos como enseñanza del camino recorrido, con el fin de enrumbar la ruta que aun debemos recorrer, comprendiendo que la estrategia define en primera instancia la táctica del combate. Al evaluar las batallas ganadas en el año 2002 desde el golpe de estado de abril, hasta el sabotaje petrolero en diciembre del 2002 e inicio del 2003, encontraremos que la implementación de la política EXITOSA de plena soberanía petrolera planteada por el Comandante eterno Hugo Chávez, para devolver al estado el control pleno de sus recursos petroleros, garantizar un soberano ejercicio fiscal y atender a la clase históricamente abandonada y explotada, significó la inevitable confrontación con un sector de la sociedad desclasado, proimperialista, sumiso y obediente a los intereses del imperio. La victoria política obtenida en estas batallas sienta un precedente histórico en la política petrolera de nuestro país y en la construcción revolucionaria, teniéndose desde el 2003 como espacio de lucha esta nueva PDVSA, la PDVSA del campesino, la del obrero, la del estudiante, la del pueblo, nuestra PDVSA ROJA ROJITA SOCIALISTA ANTIMPERIALISTA, bastión de la Revolución Bolivariana.

Cualquier batalla venidera desde este espacio de la revolución parte de reconocer que no descansaran los intereses apátridas por mejorar sus mecanismos de voz y acción dentro de la PDVSA SOCIALISTA ANTIMPERIALISTA, pero una vez más la clase trabajadora petrolera consciente del deber social se mantendrá vigilante y sigilosa ante cualquier intento de revertir los logros alcanzados por la revolución. Que nadie se equivoque y se llame a engaño cuando se intenta desvanecer el avance que significo la toma del control de la estatal petrolera por parte del estado revolucionario, dirigido por el comandante eterno de la revolución Bolivariana, el sabotaje petrolero es más que una historia para contarla, tiene un saldo político que se enmarca en la feroz y eterna lucha de los desposeídos, los descamisados, los harapientos, los parias de la tierra, contra las burguesías, las oligarquías, títeres de sus amos imperiales.

Hoy más que nunca cuando se arrecian las acciones de los oligarcas apátridas, por la toma del poder político del país, condenando al pueblo a condiciones hostiles de vida, la clase trabajadora petrolera se mantendrá en alta mar contra cualquier tempestad, con rumbo franco hacia la construcción del socialismo y en la proa del legendario Buque Negra Matea.

Con Chávez, Maduro y PDVSA al servicio del Socialismo Todo. Sin Chávez y sin PDVSA al servicio del Socialismo Nada!!! Carajo!!! Viva la Negra Matea y San José de Tiznados!!! La Negra Matea, Aya del Libertador!

 

fttsi@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 389 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /energia/a239530.htmlC0https://NON-VE CAC = .