¿Llegará al Instituto Pedagógico de Barquisimeto el Plan Venezuela Bonita?

"… la ‘liberté, égalité, fraternité’ y el segundo domingo de mayo de 1852: todo ha desaparecido como una fantasmagoría …" (Carlos Marx: El dieciocho brumario de Luis Bonaparte. Pequeña Biblioteca Marxista-Leninista. Editorial Anteo. Buenos Aires. 1975. P. 21).

"La universidad, señores, no sería digna de ocupar un lugar en nuestras instituciones sociales, si (como murmuran algunos ecos oscuros de declaraciones antiguas) el cultivo de las ciencias y de las letras pudiese mirarse como peligroso bajo un punto de vista moral, o bajo un punto de vista político. La moral (que yo no separo de la religión) es la vida misma de la sociedad; la libertad es el estímulo que da un vigor sano y actividad fecunda a las instituciones sociales. Lo que enturbie la pureza de la moral, lo que trabe el arreglado, pero libre desarrollo de las facultades individuales y colectivas de la humanidad –y digo más- lo que las ejercite infructuosamente, no debe un gobierno sabio incorporarlo en la organización del estado". (Andrés Bello: "Discurso pronunciado en la instalación de la Universidad de Chile, el 17 de septiembre de 1843", en: Antología de Andrés Bello. Selección, prólogo y notas de Pedro Grases. Editorial Kapelusz venezolana. Caracas. P. 96).

El caso concreto del Plan Venezuela Bonita o cosa parecida de un programa de remozamiento de planteles educativos e infraestructura de centros universitarios, no llega todos por igual. Una de dos: ¿o hay sesgo ideológico en la selección donde se aplica éste? ¿O no se cuenta con los recursos financieros para atender toda la infraestructura con tantos años sin mantenimiento y sólo es propaganda? Como en las antiguas didácticas había la figura de "maestro demostrador". Así, suele señalarse uno o dos creyendo planteles remozados por el programa Venezuela Bonita y con eso infundir esperanzas a los restantes de la lista de espera, dice uno. Pero, ¿habrá alguien que responda tales interrogantes? No lo creemos, la gente que accede al poder se vuelve soberbia. En lo personal, nos parece que el susodicho programa se aplica faltando al principio de igualdad. Por ejemplo, lo hemos visto activado en universidades politécnicas territoriales (UPT), muy visitadas por el recién defenestrado ministro César Trómpiz, pero nunca a los institutos pedagógicos (adscritos a la UPEL, ocho a nivel nacional. ¿Será porque sus autoridades y buena parte de su personal docente, empleados y obreros son activistas de los llamados "sectores oposicionistas democráticos" identificados con la gestión virtual de Juan Guaidó, con quienes han aparecidos muy sonreídos fotografiados en la prensa?, junto a la rectora de la UCV, por cierto, quien ahora tiene su protectora también.

Más pareciera que se considera cosas fantasmagóricas viejos principios proclamados por la Revolución Burguesa o Revolución Francesa (1789), como bien recuerda Carlos Marx en "El dieciocho brumario de Luis Bonaparte", a saber, Libertad, igualdad, fraternidad. Es grave y muy pocos llaman la atención sobre eso, sobre todo en los llamados factores democráticos. No advierten que también pudieran cooperar con las universidades mediante transferencia de recursos técnico-intelectuales y financieros, aunque creo que sí lo hacen en universidades de administración privada. Así, dice Marx que previo a la explosión de La Comuna de París (1871) todo se había convertido en un bonapartismo. Esto es, una política inicialmente independiente frente a poderes facticos pero que sucumbe al pretender hacer equilibrios entre clases sociales antaónicas y, en lugar de atender al ciudadano general y al "pobre", termina en una desviación: la acumulación de poder unipersonal por un aventurero (Juan Guaidó y su combo) que en realidad se ha hecho de un poder increíble frente a ciertos sectores internacionales en el plano de quienes controlan procesos económicos-financieros.

Y, aunque muchos "revolucionarios" no lo acepten, su accionar –sanciones o medidas unilaterales y arbitrarias mediante las cuales bloquean las cuentas de la república en la arquitectura financiera internacional-, indican que Guaidó ha acumulado mucho poder; eso, además, ha limitado gravemente la capacidad financiera de la república; de allí que los presupuestos universitarios apenas existen en los últimos años en Venezuela, así como los salarios. Aunque reconocidos académicos consideran que el gobierno bolivariano aplica un plan deliberado conducente a la "destrucción" de las universidades autónomas y experimentales históricas, como referimos en un texto anterior. En realidad, tal plan sí que lo tienen y aplican los aludidos sectores de la oposición y un embajador de Estados Unidos así lo expresó claramente: el Departamento de Estado busca estrangular la economía y el pueblo venezolano, han aplicado un mecanismo que, de hecho, ha producido mucho dolor y sufrimiento (ver VTV, 25 de octubre de 2021, programa "Política y timbal", también se puede "googlear" en a web) y en lo relativo al tema aquí tratado la infraestructura y campus universitarios en Venezuela se han convertido en un erial.

Este lunes acudí a la Oficina de Personal del Instituto Pedagógico de Barquisimeto (una planilla del Seguro Social Obligatorio y constancia de trabajo),nos atendió el jefe de talento humano y sus asistentes (unas damas muy amables), el próximo viernes al parecer es cuando me podrán entregar tales recaudos, ¿por qué será tan lento una cosa tan simple?; por cierto, las clases en la modalidad presencial y virtual o bimodal aún es un misterio en este Pedagógico, el rector de la UPEl y el decano del núcleo regional no se han pronunciado, que sepamos. El personal obrero dice que no hay condiciones. Lo que observamos en la sede del sector oeste del Instituto Pedagógico de Barquisimeto nos pareció semejante a aquella imagen de la capilla de la represa de "La otra banda", en Carora, municipio Torres, estado Lara, cuyo campanario apenas sobresale de la inundación de las aguas represadas. En este caso, el edificio luce inundado no de agua sino de monte y barbecho, ¡qué triste! Campesino como es uno, nos pareció también semejante a un "conuco" abandonado, de allí que preguntamos: ¿Cuándo llegará al Instituto Pedagógico de Barquisimeto el Plan Venezuela Bonita?

Por cierto, la Universidad Politécnica Territorial Experimental Andrés Eloy Blanco de Barquisimeto, UPTAEB, luce bien remozada y mejor atendida, ¿se advierte por qué decimos que no hay equidad en la atención de las universidades, tanto en la reciente gestión de Trómpiz y otros altos funcionarios? ¿Repetirá el mismo procedimiento la actual ministra de educación universitaria Dra. Tibizay Lucena o será más equitativa? ¿Dialogará y llamará a elecciones en el subsector y, sobre todo, que sean tratadas estas instituciones de igual a igual? En las políticas universitarias del gobierno bolivariano se impone desarrollar amplias correcciones, superar las desconfianzas es una. Como bien sentencia don Andrés Bello, pareciera que algunos en uno y otro lado del poder temen a las universidades, citado en el epígrafe de esta nota: "La universidad, señores, no sería digna de ocupar un lugar en nuestras instituciones sociales, si (como murmuran algunos ecos oscuros de declaraciones antiguas) el cultivo de las ciencias y de las letras pudiese mirarse como peligroso bajo un punto de vista moral, o bajo un punto de vista político".

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 641 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad