Educación pública de calidad

Hoy nadie discute que el desarrollo pasa por la educación. No es el único elemento, pero sí una condición indispensable. Todos los países que apostaron en serio por la educación, dieron el salto al desarrollo. Descuidar la educación es apostar por la improductividad, el subdesarrollo y la pobreza. Pero si bien la educación es fundamental para el desarrollo económico, no podemos reducir la educación a su dimensión productiva. La educación es el medio esencial para construir ciudadanía y una mejor humanidad. Por eso, en Fe y Alegría, a pesar de las dificultades y del heroísmo que supone seguir educando, seguimos trabajando por una educación popular de calidad. La educación popular no tiene que ver sólo con el sujeto de la educación, que son los más vulnerables, sino también con los contenidos, que parten de su cultura y sus necesidades; con su objetivo, que es construir una sociedad justa, sin marginación y exclusión; y con una metodología que busca crear mecanismos de diálogo y participación democrática. Y trabajamos por gestar un pensamiento nuevo sobre la educación pública, que no es la del gobierno, sino la que es de la sociedad, de toda la sociedad.

El derecho a la educación se transforma en deber. Una mejor educación para un mejor país y para un mundo mejor, requiere de la cooperación de todos: del Estado, como administrador de la cosa pública y representante de la sociedad; de las familias y comunidades; de las instituciones públicas no gubernamentales de servicio al desarrollo; de la empresa privada; de los medios de comunicación y de la comunidad internacional. Cuando hoy hablamos de sociedad, nos referimos a una sociedad globalizada. Y así como la paz, las migraciones y la protección del medio ambiente los consideramos hoy tareas globales, también la educación tiene que convertirse en una responsabilidad compartida por todas las sociedades. Ese es el sentido de la invitación del Papa Francisco a que nos sumemos al Pacto Global por la Educación. Aceptarlo supone asumir los retos que nos plantean las nuevas tecnologías, las exigencias de equidad en la educación, la visión de una educación a lo largo y ancho de la vida, la integración del diálogo de saberes y de culturas, la construcción de nueva ciudadanía. Y es necesario que este esfuerzo por la calidad esté ligado a la voluntad política por la equidad. De lo contrario, estaremos alimentando la tendencia a la desigualdad a partir de la educación, como está sucediendo hoy en Venezuela donde la educación pública languidece y sobrevive penosamente subvencionada por el heroísmo de los educadores, mientras se robustece la privada a la que sólo los privilegiados económicamente tienen acceso.

Pensar la mejora de la educación sin los docentes es una ilusión. Todos los estudios indican que en ellos reside la clave de la calidad de la educación. Cuando la profesión docente se hace atractiva y los mejores estudiantes se inscriben en ella, cuando son reconocidos y remunerados adecuadamente, la calidad de la educación sube. Junto a la debida valoración y remuneración, hay que crear una nueva cultura educativa en los docentes que cultive la dignidad de su profesión y la motivación de su vocación a construir la sociedad del futuro. Los educadores deben concebirse no como meros dadores de clases o impartidores de conocimientos, sino como los constructores de una nueva humanidad. Educar es humanizar, es formar personas plenas y ciudadanos responsables y solidarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 399 veces.



Antonio Pérez Esclarín

Educador. Doctor en Filosofía.

 pesclarin@gmail.com      @pesclarin

Visite el perfil de Antonio Pérez Esclarín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Pérez Esclarín

Antonio Pérez Esclarín

Más artículos de este autor