Covid-19: Países ricos agotan vacunas

El Banco Mundial (BM) acaba de aprobar un paquete de 12 mil millones de dólares para que los países en desarrollo compren vacunas contra la COVID 19 y den tratamiento a aproximadamente mil millones de sus ciudadanos,

Según el comunicado del BM la iniciativa tiene la finalidad de "enviar una señal a la industria farmacéutica y de investigación, de que los ciudadanos de los países en desarrollo también deben tener acceso a vacunas seguras y eficaces".

Igualmente, el organismo pronostica que en 2021 el COVID-19 dejará150 millones de personas en extrema pobreza.

Primero yo, segundo yo

El documento alerta –sin mencionarlo- que el monopolio de los medicamentos por parte de los países desarrollados podría dejar en grave situación de vulnerabilidad a casi 700 millones de latinoamericanos y caribeños y a 1.300 millones de personas sin recursos en el mundo, de los cuales la mitad son niños del sur de Asia y el África subsahariana, que representan el 84,5% de la pobreza mundial, según el índice de pobreza de la ONU.

La carrera de las potencias no es solo para producir la vacuna primero que sus competidores, sino también para autoabastecerse de los antivirales en caso de que la tardanza en crear un fármaco definitivo provoque una nueva emergencia.

No hay consenso

En previsión a ello, las potencias están realizando inversiones mil millonarias. Estados Unidos firmó contratos por grandes montos con los proveedores Pfizer y BioNTech; Moderna y Johnson & Johnson; Astra Zeneca, y Novavax, mientras Reino Unido lo hizo también con Pfizer, AstraZeneca, BioNtech y Valneva. Estas acciones individuales no forman parte de acuerdos entre los distintos países, que sería lo ideal,

En la guerra de información y contra información que los laboratorios han propiciado para promocionar sus vacunas, se observan algunos poderosos protagonistas humanitarios y comerciales tomados de la mano como Bill & Melinda Gates Foundation, que dirige el magnate Bill Gates con bastante éxito, como él mismo expresa.

El fundador de Microsoft reconoció ante la prensa que su "mejor inversión (nótese que no habla de donación ni contribución) fueron 10 mil millones de dólares para transportar medicamentos a través de su fundación, actividad a la cual están sumadas Soros Fund Management, LLC (del multimillonao judío-norteamericano George Soros, y la fundación Clinton, integrada por 11 ONGs que lidera el expresidente homónimo.

Se encienden las alarmas

La batalla de los costos aún no ha comenzado, pero ya asoman eventuales conflictos con la farmacéutica norteamericana Gilead, fabricante del Remdesivir (que sacó al presidente Donald Trump de la fase primaria del coronavirus) y posee patentes de ese fármaco en más de 70 países.

Las ONG internacionales Médicos Sin Fronteras, AIDS Healthcare Foundation, Access to Medicines Research Group de China, Fundación Grupo Efecto Positivo de Argentina y Human Touch Foundation Goa de India,entre otras iniciaron una campaña para que Gilead "se abstenga de reclamar patentes y otras exclusividades sobre el Remdesivir.

A juicio de las ONG, Gilead podría ejercer un monopolio que impida a millones de personas adquirir el fármaco a bajo costo.

El detonante de la protesta fue que Gilead fijó el precio del Remdesivir para los países desarrollados en 390 dólares (unos 347 euros) por dosis. Ese solo valor de referencia causó alarma en las naciones no desarrolladas.

Mientras tanto, la sociedad mundial espera impotente el anuncio casi inminente de que en cualquier momento la vacuna se hará obligatoria sin garantías (hasta ahora) de que el azote viral será erradicado.

 

raulpineda47@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 610 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas