El Gobierno Bolivariano promueve la pérdida de valores en el pueblo Yukpa

Recientemente han recrudecido los ataques que sicarios a sueldo de los ganaderos de Perijá han realizado contra comunidades yukpa que se encuentran en tierras que reclaman como suyas y que han sido usurpadas, como tantas otras, por ganaderos y terratenientes (dichas denuncias han sido publicadas reiteradamente en Aporrea).

Desde hace dos décadas, los Yukpa reclaman como suyas una serie de haciendas que se encuentran en el piedemonte de la Sierra de Perijá. Esta lucha originó en 1994 la conocida masacre de Kasmera, en la que efectivos de las fuerzas armadas asesinaron a tres miembros de la comunidad yukpa de Kasmera.

Actualmente, las comunidades yukpa han venido ocupando haciendas y consolidando comunidades propias en esos territorios, exigiendo al gobierno lo mismo que se exigía a los gobiernos de la cuarta: expropiar dichas haciendas y convertirlas en propiedad colectiva de las comunidades indígenas que las habitan.

Los centros principales de conflicto son la comunidad yukpa de Chaktapa, antiguas haciendas Tizina y Kusare. Allí han ocurrido varios ataques de sicarios enviados por los ganaderos, intentando asesinar a Sabino Romero, cacique de la comunidad. Estas agresiones se concretaron en el mes de julio con el asesinato a golpes del anciano yukpa José Manuel Romero, padre de Sabino Romero, quien fuera golpeado por los sicarios enviados por el ganadero Alejandro Chávez Vargas, dueño de la hacienda Kusare.

Este asesinato cometido por los ganaderos de Machiques ha sido desestimado por la Ministra de Asuntos Indígenas y por uno de sus viceministros, quienes han dado varias declaraciones públicas alegando que las comunidades yukpa que han ocupado sus territorios ancestrales están siendo manipuladas por contrarrevolucionarios, y que por tanto su lucha no tiene legitimidad.

Igualmente han aparecido públicamente varios pseudodirigentes yukpa (ver Aporrea: http://www.aporrea.org/actualidad/n118470.html) deslindándose de la lucha de la comunidad de Chaktapa, y haciendo “responsable a la Organizacion HOMO ET NATURA y sus colaboradores de cualquier ataque que pueda sufrir nuestro hermano SABINO ROMERO y a su familia , acción ésta que pudiera ser propinada tanto por estos miembros como por los Hacendados”. En el mismo comunicado la única referencia al asesinato del padre de Sabino Romero es que informan que está siendo investigado por el CICPC.

Creo que estas posiciones de las “autoridades” indígenas que se autocalifican como representantes de la revolución bolivariana son indignantes.

1. Tanto para la Ministra Maldonado, el resto de autoridades gubernamentales que tienen que ver con las tierras indígenas, como para los caciques yukpa reconocidos por el gobierno, el asesinato de José Manuel Romero es un hecho totalmente secundario, sin mayor importancia. La prueba está en que no han denunciado en ningún momento dicho asesinato, y por el contrario han intentado justificarlo tácitamente al alegar que los yukpa están siendo manipulados por organizaciones que no respaldan al gobierno bolivariano, y que son calificadas de “contrarrevolucionarias”. Es decir, si los indígenas no respaldan a la revolución, no importa que los maten. Eso es la única conclusión que se puede desprender de las declaraciones de la ministra.

2. La lucha actual de los yukpa es la misma desde hace dos décadas, incluyendo a los protagonistas de la organización que hoy califican de “contrarrevolucionaria” y que antes era calificada de vínculo de la guerrilla colombiana por los gobiernos de Pérez y Caldera.

3. Las declaraciones de los sectores oficialistas (Ministra y caciques) justifican en cierta forma nuevas agresiones contra la comunidad yukpa de Chaktapa. Se están dando cartas blancas para que los ganaderos arremetan indiscriminadamente contra los yukpa, cuestión que puede volver a ocurrir en cualquier momento.

4. El decir públicamente que Sabino Romero puede ser agredido por los miembros de las organizaciones con las cuales él actúa y ha promovido las ocupaciones de tierras, es una perversidad propia de mentes maquiavélicas, demostrando hasta qué punto este sector indígena ha perdido todos sus valores y están a merced de los intereses subalternos de los ganaderos y de los funcionarios gubernamentales, los cuales siguen usando a las fuerzas armadas de la misma forma en que fueron utilizadas en la cuarta república para ayudar a despojar a los indígenas de sus legítimas tierras ancestrales.

Me sumo a los llamados de alerta que se han hecho en días recientes. Se está preparando una nueva masacre contra el pueblo yukpa, y esta vez está siendo promovida abiertamente por las autoridades del ministerio del poder popular de los pueblos indígenas. La revolución bolivariana está perdiendo las apariencias (pues nunca ha pasado de eso, de apariencias), y está revelando su lado genocida y terrófago en contra de los pueblos indígenas venezolanos.

*Profesor de la Universidad del Zulia

cruzcarrillo2001@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4080 veces.



Roberto López Sánchez *

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Profesor Titular de la Universidad del Zulia (LUZ) con ingreso en 1994. Licenciado en Educación (LUZ, 1994). Magister en Historia (LUZ, 2005) y Doctor en Ciencias Políticas (LUZ, 2013). Actualmente dicta 6 materias en la Licenciatura de Antropología en LUZ: Historia de América; Historia de Venezuela; Intercambios Económicos; Poder y Movimientos Sociales; Culturas Afroamericanas; y Modo de Vida e Identidad Nacional. Ha dictado seminarios a nivel doctoral y nivel maestría en universidades venezolanas; y seminarios de Historia de Venezuela en universidades de Chile y España. Actualmente coordina la Unidad Académica de Antropología. Ha dirigido proyectos de investigación a través del CONDES-LUZ, y CLACSO. Línea de investigación: estudio de los movimientos sociales. Ha publicado más de 50 trabajos científicos. @cruzcarrillo09

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: