Fuera las mafias transnacionales de Bolívar

Otra vez estalló El Callao

Desde hace más de una semana están tomadas las instalaciones de la transnacional HECLA por parte de trabajadores y mineros que no han dejado la entrada ni la salida a dicha empresa como su proceso productivo interno. Lo que parecía ser una simple protesta como tantas se repiten dentro de la zona minera del país poco a poco ha tomado el carácter de una confrontación abierta entre trabajador@s y tranasnacionales. Los intentos por parte de la Guardia Nacional y Policía estatal de reprimir a trabajadores y comunidades tratando de liberar las puertas de la empresa de su toma le han sido inútiles. Las comunidades junto ha trabajador@s se han mantenido firmes en su lucha, arriesgando su vida en ella. Esta actitud indoblegable ha obligado al estado a acudir a la custodia aérea y salida por helicóptero del personal norteamericano que se encuentra dentro de la empresa. Así mismo, otras maniobras muy típicas del mundo empresarial cual es la compra de una parte de los trabajadores pagándole “cash” todas las deudas que hay con ellos, tampoco les ha dado resultado. Ni siquiera a través de la intermediación del sindicato patronal que ha intentado debilitar la cohesión de la base trabajadora.

Todo lo contrario de lo que podía esperarse la lucha a pesar de la fatiga, los miedos y el aislamiento original, ha dado pie para la generación de una espiral de unidad y protesta a todo lo largo de la ciudad de El Callao, produciéndose distintas asambleas generales donde trabajadores y comunidades además de ratificar su apoyo a la lucha contra la transnacional HECLA han comenzado a extender la lucha contra otras transnacionales (Compañías Agapov, Cristalex, HP, Transnacional China, etc). Todo esto se condensa en dos consignas ¡Fuera las transnacionales del sur de Bolívar!, ¡el oro y el diamante es del pueblo venezolano!. Este jueves está prevista una nueva asamblea donde existen las expectativas de que todas las comunidades y trabajadores de la zona minera de El Callao, incluida Minerven cuyo comportamiento antiobrero y la violación de todas las reivindicaciones laborales sigue igualita, avancen hacia un paro general por la salida de una vez por todas las empresas transnacionales de la zona; empresas convertidas en agentes de destrucción ambiental, aislamiento y empobrecimiento de comunidades, contrabandistas del mineral, explotación sin límtes, sin dejar de lado las acusaciones hechas de que algunas de ellas están colaborando con la introducción del paramilitarismo en  el sur del país.

El gobierno no tiene más que hacer valer las propias palabras del presidente inmediatamente después del estallido de la rebelión minera de Las Claritas ya hace dos años. Hasta ahora todas aquellas promesas se han hecho polvo, faltaba como siempre que el pueblo termine de arrecharse a ver si el gobierno y el propio presidente es consecuente con sus palabras. Esperemos que sí, que esta sea la oportunidad para todos de comenzar a hacer una planificación a largo plazo de lo que puede convertirse en el punto de partida para la producción de un modelo de desarrollo humano, autogestionario y alternativo que sea ejemplo para el mundo. Tenemos la oportunidad para ello, está la voluntad popular, los saberes obreros e indígenas, una riqueza inconmensurable a nivel de aguas, biodiversidad, tierras, madera, oro, diamante, etc, que hasta hoy solo ha servido para que se fuguen del país millardos de dólares anuales y queden en manos de estos malditos explotadores sin patria, incluidas todas las castas de políticos, militares y mafiosos de la zona que actúan en conjunto y a favor de ellas, se destruyan inmensidades de tierras, ríos, bosques, dejando a la final un pueblo trabajador, obrero e indígena, sumido en la peor miseria en medio de lo que es una de las tierras más ricas y hermosas del planeta. ¡Ya basta coño!.

Esperanza, esperanza, esperemos que siguiendo la victoria parcial de los pueblos del Perijá en contra de las transnacionales y la explotación del carbón en sus tierras. Tres años de lucha continuos, todo tipo de acusaciones, descalificaciones y amenazas no bastaron y a la final el acto comprometido y racional forzado por la propia disposición de resistencia de la base indígena obligó al estado a parar los proyectos de explotación carbonífera. El acumulado resistente, las luchas vitales y concretas encuentran allí un momento para robarle el campo al espectáculo del poder. Esperemos que en esta oportunidad, por tratarse de una causa nacional donde esta en juego nuestro propio compromiso con nuestras fronteras, nuestros pueblos, la riqueza amazónica, ese acto de razón y compromiso se repita sobre la brisa de una nueva aurora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4990 veces.



Roland Denis / PNA-M13A

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor



US N ab = '0' /ddhh/a34658.htmlCd0NV CAC = , co = US