El asesinato de Shireen Abu Akleh, y los ataques en su funeral

Palestina / La Nakba nunca acabó

La Nakba nunca acabó

 El asesinato de Shireen Abu Akleh, y los ataques en su funeral, exponen la realidad de los palestinos: que la Nakba que se conmemora este fin de semana nunca terminó.

Hoy, domingo 15 de mayo, los palestinos de todo el mundo volverán a recordar la Nakba: la limpieza étnica de más de 750.000 palestinos de sus tierras y hogares que condujo a la creación del Estado de Israel, y la destrucción de más de 500 pueblos palestinos que fueron borrados del mapa a causa del nuevo país.

No hay palestino que no tenga una historia sobre lo que le ocurrió a su familia en 1948. La mía es la de mis abuelos: obligados a dejar su hermosa casa en Jerusalén Occidental –que ahora está ocupada por una familia judía– para ir a Beirut, donde murieron en el exilio.

La Nakba no es un momento fosilizado de un trauma histórico, sino una catástrofe ininterrumpida, un neocolonialismo continuo que sigue desplazando a los palestinos que han conseguido conservar sus tierras e impidiendo el regreso de los expulsados.

La Nakba continuó cuando, recién el 4 de mayo, el más alto tribunal de Israel dictaminó que era legal –en violación de la Cuarta Convención de Ginebra– que Israel iniciara la expulsión de más de 1.000 palestinos de la aldea de Masafer Yatta para crear una «zona de tiro» militar. Desde 1970, Israel ha declarado hasta el 18% de la Cisjordania ocupada ilegalmente «zonas de tiro» necesarias para realizar ejercicios militares.

Una semana después, mientras los palestinos conmemoraban el aniversario del bombardeo israelí de 2021 sobre Gaza, las excavadoras entraron en Masafer Yatta, demolieron edificios y desplazaron por la fuerza a 45 personas. Muchos de ellos eran niños. El mismo día, embarcándose en lo que Sarit Michaeli, directora de promoción de B’Tselem, la principal organización israelí de vigilancia de los derechos humanos, calificó de «demolición», Israel destruyó la casa de la familia al-Rajabi en Silwan, en la Jerusalén Oriental anexionada. Soldados de las FDI [policía israelí] fueron filmados agrediendo a un niño que protestaba por la destrucción. La casa de al-Rajabi es una de las más de ochenta que han sido demolidas en Silwan, y al menos 1.500 palestinos se han quedado sin hogar por las condiciones impuestas por el Estado.

Mientras las excavadoras entraban en Masafer Yatta, las tropas de las FDI iniciaban su última incursión en Yenín, a unos 120 kilómetros al norte, dentro de la Cisjordania ocupada. En poco tiempo, aparecieron imágenes del asesinato de la destacada periodista palestina Shereen Abu Akleh. Numerosos testigos presenciales vieron que un francotirador de las FDI le disparó en la cabeza. Israel comenzó a desbaratar la máquina de noticias falsas, afirmando que las imágenes mostraban a palestinos armados como culpables, una afirmación rápida y forzosamente desmontada por los investigadores de campo de B’Tselem.

Estos son sólo los últimos momentos, imágenes e historias que se entretejen en el tapiz de la Nakba. La Nakba se mantiene gracias a la complicidad de los organismos públicos, las empresas y las corporaciones gubernamentales que siguen escudando a Israel de su responsabilidad mientras proporcionan apoyo material y diplomático. Obligada a reconocer la muerte de Shereen Abu Akleh por su prominencia en las noticias, la ministra de Relaciones Exteriores británica Liz Truss tuiteó su tristeza por la muerte, como si Shereen hubiera sucumbido a una enfermedad repentina. Ni indignación, ni condena, ni petición de una investigación independiente. David Lammy, secretario de Asuntos Exteriores, no pudo levantarse a comentar, sino que se apoyó en un impactante retweet.

Además, mientras Israel avanzaba a lo largo de la semana con sus incursiones, demoliciones y asesinatos de palestinos, el gobierno del Reino Unido confirmó su intención de presentar un proyecto de ley contra el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones diseñado específicamente para garantizar que, mientras el gobierno decida no mantener a Israel responsable por sus violaciones, los organismos públicos tampoco puedan tomar sus propias decisiones de no invertir en empresas cómplices de las violaciones israelíes del derecho internacional y los derechos humanos. Ya existen leyes similares en Europa y Estados Unidos.

La estrategia de Israel durante los 74 años transcurridos desde que impuso su sistema de apartheid a los palestinos se ha centrado en aplastar la resistencia palestina mediante la violencia continuada; internacionalmente, consiste en demonizar al pueblo palestino y así cortar el oxígeno necesario del apoyo de los movimientos de solidaridad de todo el mundo. Esto se hace en un intento de estigmatizar la causa de la liberación palestina para que se separe de las causas progresistas más amplias. El ex primer ministro israelí Ben Gurion resumió una vez la estrategia como «los viejos morirán y los jóvenes olvidarán».

Pero la estrategia ha fracasado y está fracasando.

La historia palestina de la Nakba no es simplemente una historia de trauma colectivo y continuo, sino de resistencia y rechazo a la sumisión. Es un espíritu manifestado esta semana por Yara al Rajabi, la hija de 10 años de la familia de Silwan que, tras ver su casa destruida, habló con valentía ante las cámaras sobre la negativa de su familia a ser expulsada de Jerusalén. Es el espíritu manifestado por los palestinos –incluidos algunos de tan sólo 14 años– que encabezará la marcha de la Nakba que se celebrará alrededor del mundo, portando el potente símbolos de las llaves: representación de la negativa palestina a renunciar a su derecho inalienable a regresar a los hogares de los que fueron expulsados en 1948.

Al final de la marcha conmemorando la Nakba, los principales manifestantes palestinos se reunirán en el escenario para sostener sus llaves, mientras se leerán en voz alta las palabras del poema de Remi Kenazi, Nakba. Es un poema que narra la traumática historia de la expulsión de su abuela de su casa en 1948 y su muerte en el exilio. Es un poema de resistencia. Termina con estas palabras:

No hemos olvidado, no olvidaremos.
Venas como raíces de olivo volveremos.
Esto no es una amenaza,
no un deseo, una esperanza o un sueño,
sino una promesa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 534 veces.


La fuente original de este documento es:
Jacobin (https://birongo.aporrea.org/imagenes/2022/05/palestina.png)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter