Carlos Lanz. Los PH. El Desarrollo Endógeno y la Microproducción

Carlos Lanz, es uno de esos maestros que en todo momento enseña, sus escritos son manuales de obligatoria consulta, para todos aquellos que estamos relacionados con la organización popular. Él siempre se ha mantenido vinculado al estudio, de los sistemas socioproductivos en las comunidades económicamente vulnerables. A mediados del 2004 participamos junto al Profe. Carlos en la creación del Ministerio de Economía Popular (MINEP), allí trabajamos en la Misión Vuelvan Caras (MVC), espacio donde compartió su experiencia, con todos los que tuvimos la fortuna de conformar ese equipo.

Aunque mucho antes de esa época, ya conocíamos sus teorías metodológicas de investigación social, relacionadas con el hecho socioeducativo y con la microproducción, como formas de lograr la autonomía económica de las comunidades empobrecidas, sabíamos de su propuesta del programa productivo comunitario, con impacto principalmente en los sectores escolares, denominado Todas las Manos a la Siembra. Algunos de sus estudios, se inspiraban en los procesos organizativos desarrollados en las montañas de Sanare, estado Lara, los compañeros de las cooperativas campesinas de Bojo y Montecarmelo, siempre mantienen a Carlos Lanz en su memoria, ya que en la época de la lucha guerrillera, (años sesenta del S-XX), pasó por esos lugares.

La manera sencilla y coloquial del Profe. Carlos, al hablar de teorías políticas y filosóficas, hacían siempre amenas aquellas especies de -charlas conversaciones-que se efectuaban espontáneamente en los pasillos del MINEP. Sus orientaciones también servían para la formación ideológica, criticar la ineficacia burocrática y realizar la autocritica, que siempre debe hacerse todo funcionario público. En esas conversas, le escuchamos la expresión PH, es decir Pote de Humo, esta denominación, él se la daba a aquellos programas institucionales orientados hacia lo social, económico, comunitario, político etc., que no tienen verdaderos sustentos ideológicos, ni seriedad en sus intenciones, por tanto terminan en fracasos, malversación y desvío de recursos.

Del Profe. Carlos, aprendimos que los PH suelen hacerlos algunos burócratas, como propuestas-"estratégicas"-, para justificar gastos institucionales o justificarse ellos sus ineficacias gerenciales. En todo caso, siempre causan daños a la revolución, al patrimonio nacional, a la moral y esperanza de las poblaciones, que terminan por ser los más afectados.

Diversas Razones nos obligaron a dejar el MINEP, y nos fuimos a trabajar a Guayana, a la CVG. Por allá nos encontramos a Carlos Lanz, como presidente de una de las empresas básicas del Aluminio, tratando de implementar un sistema democrático de gerencia, que le daba apertura a la participación de los trabajadores en el control y gestión administrativa de la industria. Esta iniciativa, le valió el enfrentamiento con sectores burocráticos muy conservadores y con ciertas mafias sindicales, que históricamente se oponen a cualquier acción administrativa, que les disminuyan sus privilegios.

Carlos Lanz, también hizo importantes aportes en el diseño de las teorías filosóficas, de la propuesta de Desarrollo Endógeno, que le dieron sustento a la Misión Vuelvan Caras (MVC), una de las grandes genialidades estratégicas de las políticas socioproductivas propuestas por Chávez a principios de su gobierno, para el despegue de la revolución económica, a partir de la microproducción, basándose en la inclusión del pueblo, especialmente los más pobres, a los cuales se les daba la oportunidad de una formación técnica capacitándolos en un oficio, se concientizaban sobre la importancia de su rol como clase social, y se organizaban en pequeñas cooperativas, financiando sus proyectos productivos, que debían ser parte de una planificación estratégica, en función de transformar las condiciones económicas adversas y por esa vía salir de la pobreza.

Quizás lo más importante de la filosofía del Desarrollo Endógeno, es que daba la posibilidad al pueblo, de soñar con participar en la transformación económica del país, de tener esperanzas, de ser protagonistas, de ser incluidos, de dejar la dependencia, de convertirse en verdadero poder popular y salir definitivamente de las situaciones de pobrezas heredadas, por generaciones, de una oprobiosa cuarta república.

La MVC no alcanzo sus objetivos finales, pero fue un avance en las políticas que impulsan la microproducción, aun muchas de las personas, que pasaron por ella, se ganan la vida trabajando con el oficio aprendido. Para dar continuidad a esas políticas, el gobierno ha implementado varios conceptos y estrategias, para seguir atendiendo la producción en pequeña escala, entre ellas la Economía Social, Los Patios Productivos y más recientemente las Ciudades Comunales, donde se involucra entre otros, a las organizaciones populares y a emprendedores. De seguro muchos de esos planes lograran sus objetivos, sin embargo, hasta ahora, solo hemos visto las propagandas de proyectos focalizados en determinados sectores económicos, utilizados de vitrinas publicitarias.

En estos momentos somos un país en guerra, bloqueado y asediado económicamente, auguramos se activen las políticas en el área de la microproducción, y no se restrinjan a servir de componentes en un programa social o justificar algún discurso. Una situación como esta pudiera alertar, que estamos en la presencia de un PH, y harían recordar las sabias palabras escuchadas al Profe. Carlos Lanz, de quien aguardamos su pronto regreso.

 

franyajo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 696 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación