La guerra y los aliados

Lamentablemente  nos vemos obligados a ocupar nuestro tiempo y espacio para las alertas. Estamos   buscando  que las autoridades nacionales y regionales competentes demuestren   que verdaderamente  están ejerciendo funciones en defensa del pueblo y de la patria.

En Ciudad Guayana  la problemática  medico existencial se encuentra traspasando la línea del caos; los dos hospitales que funcionan en la zona lo hacen en un mínimo de su capacidad instalada; bajo el control de un grupo medico con mucha abnegación y disposición; pero trabajando con las uñas, sin insumos médicos, sin medicamentos y sin material quirúrgico. Los pacientes tienen que costearse con sus recursos  los gastos que ocasionen su estadía; pero observamos como en  los  mercados municipales y los puestos de buhonería que ahora abundan por doquier  venden medicinas sin que nadie averigüe su procedencia y calidad. Por otro lado a los trabajadores  de las empresas que les descuentan religiosamente sus HCM no están siendo atendidos en los centros privados de hospitalización. Lo que agudiza inclementemente esta problemática en la zona.

Queremos igualmente señalar la anarquía rampante del servicio del transporte urbano y suburbano. Los dos terminales de pasajeros están bajo el control de la especulación. Los pasajes para viajar a Valencia o a Caracas traspasaron el límite del millón y dele en bolívares. Las  rutas urbanas las han fraccionado creando  problemas económicos en la población. La crisis del suministro de la gasolina no está libre  de las garras de las mafias  que condimentan la calamidad del servicio del transporte. En otro orden de ideas queremos dejar constancia haciendo un llamado sobre los centros de educación privado que funcionan en el municipio Caroni, donde sus docentes hacen paros conscientes de la especulación y de los bajos sueldos que reciben, no cubren sus más inmediatas necesidades.

Estos tres elementos de la salud, el transporte y la educación; reclaman la presencia  de los ministros de la Salud, Educación y Transporte; pero que no vengan a banquetes en el Intercontinental, ni a un relax  por la Llovizna, ni a los castillos del municipio Casacoima; sino que vengan y se adentren en las catatumbas como suelen algunos decir en sus declaraciones. Ojala y el profesor Isturiz visite la escuela Técnica Andrés Bello ubicada en Unare; o la escuela Simón Bolívar en Villa Bahía; o que el ministro del Transporte vaya al depósito de autobuses ubicado en las adyacencias del terminal de Puerto Ordaz; o que el ministro de Sanidad se dé una paseadita por los CDI de las Amazonas, Uchire, Urbanización Orinoco,  los Olivos; o los hospitales Uyapar y Guaiparo.

Luisroa519@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 527 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: