Camarada Presidente Nicolás Maduro: Usted no puede permanecer indiferente ante esto y yo tampoco

Ante todo reciba un saludo amoroso, cargado de un alto compromiso revolucionario.

Camarada Presidente, me he visto en la imperiosa necesidad de escribirle estas líneas, puesto que el caso que me ocupa no permite que lo postergue y demanda una atención inmediata, así como la respuesta de nuestro gobierno revolucionario y humanista, el cual está llamado a dar la mayor suma de felicidad posible a nuestro pueblo, como bien lo decía nuestro padre Libertador Simón Bolívar, inspiración de esta nuestra revolución.

El día de hoy jueves 22 de junio de 2017 me enteré, escuchando un programa de radio que defiende a nuestra revolución, llamado "Al Pie del Cañón", de un caso que me quitó la respiración y me invadió tal indignación que me he visto obligada a acudir a usted, mi camarada Nicolás.

El caso en cuestión concierne a la ciudadana y camarada Dilia Flores, quien de manera desesperada pedía ayuda para conseguir una silla de ruedas, un ventilador aunque fuese usado y un colchón antiescaras para su hijo Mikel, de 23 años, un joven de nuestra patria que sufre paraplejia fláccida de los miembros inferiores.

Es justo acotar que en su momento, nuestro camarada y hermano Elías Jaua, en su candidatura a la gobernación de nuestro Estado Bolivariano de Miranda en 2013, la ayudó con una cama clínica, de lo cual la camarada Dilia se manifiesta públicamente muy agradecida.

Si me lo permite, camarada Nicolás, quisiera referirme a las condiciones materiales de vida de la señora. Ella vive en Kempis, Las Palmitas, considerado como un sector rural del Municipio Zamora, a la altura del Distribuidor Kempis. La que debería ser su casa, no es más que un rancho de latón y tablas. Es madre de dos hijos y no tiene pareja, tampoco tiene trabajo. Gracias a su política humanista, camarada Presidente, la señora Dilia acaba de ser beneficiada con el Carnet de Misiones Socialistas, apenas la semana pasada.

Lo que le voy a referir ahora le va a indignar, como a mí. Después de haber escuchado el programa de radio, llamé al conductor del mismo y le pedí el teléfono de la señora, a quien me comuniqué inmediatamente para que me refiriera su situación. Me dijo que fue objeto de adjudicación de un apartamento de la Gran Misión Vivienda Venezuela en el año 2013, en el sector Cloris de Guarenas, del cual todavía conserva las llaves. Producto de su muy precaria situación económica, no pudo hacer la mudanza completamente de sus enseres. Solo algunas almas bondadosas le ayudaron como pudieron a llevar algunos objetos a su apartamento, quedando la cama clínica en su rancho y otros muebles por mudar a esa nueva vivienda.

Reitero que la imposibilidad económica no le permitió terminar de hacer la mudanza. En vista de la tardanza en la ocupación del apartamento con la celeridad que se esperaba, el mismo le fue retirado y adjudicado a otra familia. Me refiere la señora Dilia que un día llegó y no pudo abrir la puerta, puesto que le habían cambiado la cerradura.

Como es lógico pensar, se dirigió a hablar y pedir explicaciones al Director Ministerial de Vivienda y Hábitat del Eje Guatire-Guarenas, el señor Oliver Lee, quien le dijo que al no haberse mudado con rapidez eso significaba que ella no necesitaba realmente la vivienda, sin escuchar explicación alguna de parte de la señora Dilia.

Lo que es más repulsivo e indignante aún, es que los pocos enseres que había logrado llevar a ese apartamento, desaparecieron por arte de magia sin que nadie se hiciera responsable por ellos. Y lo que considero, a mi modo de ver, inhumano y censurable, es que ni siquiera se tomaron el tiempo de verificar las condiciones reales de vida de esta camarada.

De haber sido así, nada de esto hubiese sucedido. Sirvan estas líneas como una autocrítica necesaria, que desde el gobierno se debe hacer. Lo digo con total y absoluta autoridad, puesto que cuando me tocó ser Directora de Atención al Ciudadano de la Alcaldía del Municipio Zamora durante el gobierno de la camarada Solamey Blanco Sojo, pude sin partida alguna ayudar a muchísimas personas solo con la voluntad política y el amor al pueblo, ese que nuestro Comandante Chávez tanto nos pedía.

Si me lo permite, le invito a leer un informe de mi gestión donde se demuestra que lo que le refiero es cierto y deja claro que cuando se quiere, se puede. Puede leerlo aquí: http://www.trincherapp.info.ve/2017/02/09/diosdado-el-humanista/

Como podrá ver, se da cuenta en dicho informe de cómo aun sin recursos, se pueden gestionar las ayudas a ese, nuestro pueblo, que tanto lo necesita. ¿Cómo puede entenderse entonces que el gobierno municipal, teniendo recursos, no haya podido dar respuesta en cuanto a una silla de ruedas y un ventilador a esta familia tan humilde de nuestro pueblo?

Eso es inaceptable, así lo pienso y así lo digo, pues esa es la gota de petróleo que bien decía nuestro Comandante que tiene que llegarle al pueblo producto de la redistribución social de la riqueza, ¿verdad mi camarada Nicolás? Sé que usted estará conteste conmigo.

Volviendo al tema de la señora Dilia, le pido desde lo más profundo de mi corazón que a través del humanismo que lo caracteriza, haga lo propio y exija responsabilidades en cuanto a este caso, y por supuesto le sea otorgada nuevamente una vivienda digna a esta humilde familia venezolana.

No puedo evitar en este punto, referirme imperiosamente a la necesidad de mucho mayor tino a la hora de colocar a personas en determinados cargos que carecen de criterio político, de amor al pueblo y de compromiso revolucionario, máxime en los tiempos difíciles y convulsos por los que atraviesa nuestra Revolución, los cuales reclaman un alto compromiso, eficacia y abnegación para mantenerla y hacerla creíble e irreversible.

Camarada Presidente, me duele profundamente ver todo lo que día a día usted enfrenta con las circunstancias adversas a nuestro gobierno en lo económico, político y social. Hace un esfuerzo titánico por mantener la inversión social, por dignificar a nuestro pueblo como lo hacía nuestro Comandante, y es lamentable que aguas abajo se desvirtúe todo ese esfuerzo y todas esas políticas que emanan desde el gobierno central. ¡Qué daño hacen en el plano electoral algunos gobiernos municipales! Dado que se extrapola su inoperancia e indolencia hacia el gobierno nacional, lo cual es totalmente injusto.

Solo basta verle el cansancio reflejado en su rostro, camarada Presidente, usted no descansa buscando soluciones para nuestro pueblo. Sé que quizás voy a ser diana de críticas, pero no me importa, es mi deber. Lo hago desde el fondo de mi conciencia y de mi corazón. Soy luchadora social de siempre. Tengo 56 años de edad. Fui formada en los valores más hermosos que persona alguna haya conocido, como son los valores humanistas, y al igual que el Ché pienso que "si eres capaz de temblar de indignación en cualquier parte del mundo donde se cometa una injusticia, somos compañeros".

Esperanzada quedo de que la camarada Dilia recibirá la respuesta de manera inmediata por parte de su Despacho, para la satisfacción de su familia y para honrar el legado de nuestro Comandante, que desde donde esté sonreirá porque una familia humilde más de nuestro pueblo fue dignificada. No deje pasar, camarada Presidente, lo sucedido acá, porque este tipo de situaciones hay que atacarlas con tiempo, pues de no ser así podría hacer metástasis en la institución que cometió semejante injusticia. Rectifiquemos lo que haya que rectificar, eso hablaría bien de nuestra revolución.

Antes de que se me olvide, la señora Dilia le manda bendiciones y que le diera las gracias por haber sido beneficiada con la Tarjeta de Misiones Socialistas.

Los teléfonos de contacto con la señora Dilia son el 0416.803.35.10, el 0412.209.82.09 y también puede contactarla a través del 0414.229.26.43.

Le pongo a la orden mi correo electrónico: zulikaking@yahoo.com, ante la eventualidad de que no pudieran comunicarse con ninguno de esos números telefónicos.

Me despido, esperando que esta carta la reciba de manera amorosa, pues nació desde mis sentimientos más profundos y desde mi conciencia revolucionaria. Como bien lo decía nuestro Comandante, y usted mismo camarada: que vayamos en busca de quien lo necesita y le extendamos la mano, allá en las catacumbas del pueblo.

Aprovecho esta oportunidad para invitarle a conocer la naciente página web Trinchera del Poder Popular, un portal en defensa de la revolución, que nació en la necesidad de romper la hegemonía comunicacional de la derecha: www.trincherapp.info.ve.

Nuevamente, un abrazo revolucionario. ¡Chávez vive, Maduro sigue! ¡Chávez vivirá mientras el pueblo luche y yo decidí seguir luchando! ¡Hasta la victoria siempre! ¡Unidos venceremos! Un abrazo y mis respetos a la Primera Combatiente, Cilia Flores.

Mi camarada Presidente,

Zulika King demás esta decir que estaré muy pendiente de la solucion de este caso.

Coordinadora del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza

Jueves, 22 de junio de 2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 11238 veces.



Zulika King

Coordinadora General del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Presidenta de la Fundación Punta de Lanza. Coproductora del Programa Radial "Trinchera del Poder Popular".

 zulikaking@yahoo.com      @ZulikaKing

Visite el perfil de Zulika King para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: