Seguimos sembrando camaradas

Nuevamente las entrañas de la patria son removidas por una infausta noticia.

La caída violenta de nuestro camarada Robert Serra, leal y férreo defensor de la Revolución Bolivariana nos estremece, nos une y nos obliga a cerrar filas, advirtiéndonos de los tiempos difíciles que se avizoran para Venezuela y su revolución, 15 años de lucha revolucionaria en donde hemos tenido que sortear y resistir los ataques más descarnados en contra del pueblo, perdiendo compatriotas camaradas y en muchas ocasiones tragar arena cuando vemos como quedan impunes sus asesinatos, o los culpables son sobreseídos por la justicia, abofeteando la moral de un pueblo digno, todo eso no ha sido suficiente para los enemigos de la patria que no escatiman esfuerzo en demostrarnos que están allí pisándonos los talones y que no nos dan respiro para sobreponernos.

La revolución llora y recoge sus caídos pero nunca sus muertos, muere aquel que no ha dejado nada sembrado, muere aquel que no tiene motivos para ser recordado ni refrendado como ejemplo a seguir , más sin embargo no los nuestros que se han tallado en la batalla y en la lucha por la soberanía y libertad plena de nuestra nación .

Hoy sembramos otra raíz más, del árbol que extenderá sus ramas frondosas a futuras generaciones, ese árbol que lleva 15 años sembrando y cosechando frutos, porque por cada intento de está oposición apátrida de desestabilizar nuestro país atacando a nuestro pueblo por los cuatro costados, nos aferramos a la espada que nos legaron nuestros libertadores y nos concientizamos en la idea y ejemplo que nos dio el líder de esta revolución, que siendo atacado y vilipendiado como presidente y como ser humano jamás rehuyó a los problemas que se le presentaban por el contrario los enfrentaba y así fue hasta el último suspiro que su cuerpo emanó.

Hoy como siempre los revolucionarios somos un solo pueblo unido, conmovido y conmocionado pero jamás vencido, así como aquel nefasto 5 de marzo de 2013, la muerte nos agarró desprevenidos llevándose nuestro gigante Hugo Chávez,así de esa misma forma hoy tenemos que sembrar a uno de sus hijos cercanos y leales y de esa misma forma convertiremos nuestras lágrimas en lucha, y la tristeza en fortaleza, porque la patria lo requiere, los tiempos oscuros nos lo dicen. Porque la caída de los nuestros nos señala, que cuando la canalla ataca es porque el miedo le corroe las entrañas y esa es su única forma de demostrar su poderío amedrentarnos porque saben que este pueblo bravío y decidido jamás volverá a doblar la rodilla ante ellos.

Honor y Gloria para nuestro Camarada Robert Serra, que ha pasado al libro de los inmortales, que su siembra no sea en vano y su lucha sea un ejemplo
Chávez Vive y la lucha sigue




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1521 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a195981.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO