La Columna del Guerrillero

Debemos combatir la violencia con imaginación y decisión

Palabras del Comandante Chávez

No hay miedo posible cuando se trata de la vida de millones. No puede haber miedo cuando detrás de nosotros están nuestros hijos, nuestros nietos y los que no han nacidos amenazados por la muerte y por la violencia estructural de la injusticia

La violencia desatada  que hoy padece la población  es una expresión de la descomposición social que viene padeciendo la sociedad venezolana desde hace medio siglo, en la cual ha tenido participación activa la mano tenebrosa del Departamento de Estado Norteamericano a través de la CIA.

Los Gobiernos de ese país del Norte, en su afán de dominación de los pueblos que como Venezuela fueron privilegiados por la naturaleza, dotándolos de inmensas riquezas naturales, han sido objeto de las más diversas formas de acciones encubiertas para doblegarlos.

En nuestro caso, hace bastante tiempo el imperio viene ensayando métodos de dominación de nuestro pueblo, introduciendo conductas y comportamientos que no son propios de la idiosincrasia del venezolano.

Lo primero que hicieron en los últimos 50 años de los gobiernos del puntofijismo, fue despojar a nuestra juventud de su amor por la patria, sus Libertadores, de sus símbolos de su cultura y su música, sembrándoles antivalores  y cultivadores  de los encantos del paraíso NEWYORQUINO.

Una juventud alienada era pasto fácil para inculcarle  el desprecio por  nuestro folklor, nuestras bellezas naturales, dándole preferencia a la música importada y a las fantasías paradisiacas de otras latitudes.

Allí comenzó a imponerse la ultraculturizacion, con el apoyo de sus medios de comunicación, cuyo papel de agentes de penetración funciono a la perfección con la complicidad de los gobiernos de turno.

Fue tal el grado de influencia que tuvieron esos medios, que lograron desmontar el espíritu rebelde de buena parte de la juventud  venezolana  que entre los años 60 y 70 se batió en las calles de Caracas y de todo el país contra las políticas entreguistas y represivas de los gobiernos adeco-copeyano, transformándola en una juventud afectada por la droga, la moda y el consumismo.

En ese proceso de desmoralización de nuestra juventud, comenzó a encubarse el germen de la violencia, muchos recordaran que en los años noventa, jóvenes mataban inducidos por la propaganda de los medios de comunicación haciéndoles ver, que si no lucían unos zapatos de marca, eran unos dones nadie.

Es la misma Burguesía, que hoy  se rasga la vestidura, pidiendo justicia por los actos abominables que han afectado la vida de hogares venezolanos,  sin tomar en cuenta su buena cuota de responsabilidad que tiene en la descomposición social que se vino apoderando de esta sociedad.

Fue notorio en la prensa de esos años la NoticiaMATARON JOVEN PARA ROBARLE ZAPATOS DE MARCA por lo tanto no es prudente que esos sectores pretendan endosarle a este gobierno toda la responsabilidad en los preocupantes niveles de inseguridad que se observan en el país.

Según fuentes especializadas mundialmente, la violencia tiene en la pobreza su potencial aliada. Al respecto los estudiosos de la materia deberían explicar cuál es la razón para que siendo la disminución de la pobreza uno de los más importantes logros de esta revolución, no haya disminuido en la misma proporción esos niveles de inseguridad.

En mi opinión, las prácticas inusuales aplicadas por los delincuentes de estos tiempos para cometer sus crímenes y delitos, tienen un componente exógeno, que no se corresponde  con métodos tradicionales conocidos por los venezolanos.

Por lo tanto nuestro gobierno está obligado a examinar sociológicamente y comparativamente las practicas utilizadas en otros países, para relacionarlos con las características delincuencial  de los actos que están conmocionando a la población.

 Mucho se ha comentado de la presunta presencia de paramilitares en nuestro país, que a decir de mucha gente  implementaron en Colombia método delictivo jamás visto por nuestra sociedad.

De allí la importancia que tiene para nosotros los venezolanos  la necesidad de revisar objetivamente  y en resguardo de nuestra población la forma alegre y desprevenida con la que el gobierno está permitiendo el ingreso indiscriminado de ciudadanos colombianos y de otros países, los cuales no justifican su presencia en nuestro territorio, entre los cuales sin duda pueden haber personas de buena voluntad, pero que a juzgar por lo que vemos a diario en las calles de Caracas y en las principales ciudades del interior, la mayoría de estas personas son las que abarrotan las aceras y calles del país como buhoneros, que como todos sabemos no es una actividad productiva, sino que vienen al país a incrementar el desproporcionado  comercio informal no autorizado que se está apoderando hasta de los espacios recuperados para la recreación de los venezolanos.

 De los cuatro millones de extranjeros que se encuentran en Venezuela, ¿cuantas de estas personas, se dedican a la siembra en los campos venezolanos?ESA POBLACION NO PRODUCE LO QUE CONSUME,AL CONTRARIO LE DISPUTA AL VENEZOLANO LOS ALIMENTOS QUE EL GOBIERNO ESTA OBLIGADO CONSTITUCIONALMENTE A PROPORCIONAR  A SUS HABITANTES NACIONALES.

En consecuencia y sin llamarnos a engaño, cuantas personas de esa población incontrolada pudiera estar incursionando o adiestrando en prácticas delictivas a jóvenes venezolanos en las barriadas de nuestras ciudades.

Los hechos violentos como los ocurridos con las muertes de la actriz y su esposo en Falcón, los seis (6) jóvenes en Ocumare del Tuy, y los dos (2) profesionales en Caucagua, demuestran claramente que se ha venido experimentando en los individuos dedicados al delito un cambio de agresividad criminal que no tiene parangón en la historia delictual del país.

Soy de los que creen que el gobierno del Presidente NICOLAS MADURO, debe  admitir que el problema de la inseguridad rebasó todos los limites de tolerancia y que para atacar este flagelo tendrá que ir mas allá de una simple campaña de jingles publicitarios.

El asunto es serio y de extrema gravedad,  en el cual están implicados varios factores y componentes que van desde la descomposición social, el ingrediente político, la degradación de los cuerpos policiales, la corruptela en la justicia, el trafico y matraca con la legalización de ingresos al país de individuos  de toda calaña, la perversión en la aplicación del régimen penitenciario, el abusivo respeto a los derechos humanos de los delincuentes incursos en delitos sangrientos , la inmoral practica de penalizar a los corruptos de cuello blanco, haciéndolos gozar de privilegios, la impunidad con los crímenes políticos, el libertinaje permitido por el gobierno a  los medios de comunicación para promover el delito y la violencia, el descarado tráfico de influencia y el desmembramiento del núcleo familiar.

Este cuadro de factores se han articulados para alentar el clima de violencia que viene sacudiendo al país en los últimos 20 años, que jamás como ahora gobierno alguno se había preocupado en atenderlo.

Ojala el Presidente de este gobierno democrático, que ha dado muestras de querer entrarle a este complejo problema de la sociedad venezolana, encuentre la fórmula para ir erradicando  las causas que lo generan. Causas de las cuales hablare en otro artículo.

Indudablemente  que uno de los brazos importantes para dar este combate lo representa EL MOVIMIENTO POR LA PAZ Y LA VIDA, donde tengo que destacar la labor que viene realizando desde el Vice-Ministerio de Justicia JOSE VICENTE RANGEL AVALOS, quien asumió la tarea más difícil  de todo ese entramado, nada menos que pacificar a las bandas de  delincuentes.

Ese roce permanente con los jóvenes que están incursionando en el mundo de la delincuencia, es un buen insumo para alimentar los planes que el gobierno implementara para ir al fondo del problema desde el punto de vista social.

Por otra parte la sociedad toda espera del Presidente NICOLAS MADURO, la aplicación de un verdadero y perdurable plan de gobierno contra la inseguridad, con IMAGINACION Y DECISION, que en corto, mediano y largo plazo le devuelva la tranquilidad al pueblo venezolano.

Sabemos que un solo palo no hace montaña, por lo tanto invito a los camaradas del MOVIMIENTO BOLIVARIANO REVOLUCIONARIO ( MBR-200), a todos los partidos del Polo Patriótico y los movimientos sociales a cerrar fila al lado del Presidente MADURO, para acompañarlo en este nuevo reto que tiene por delante.

Construyamos un muro moral para proteger la población infantil que está creciendo, rescatemos a lo que se pueda de nuestra juventud afectada por la delincuencia y apliquemos la autoridad con decisión para aquellos violentos que atentan contra la vida de todos.

                                            Hernan Urbina

                     Guerrillero Ayer Combatiente Siempre

                     Correo: tresraices_m200@hotmail.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2141 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a179907.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO