A Iris Varela

Argumentar sin criterio o acusar sin prueba, son errores terribles; pero asumo el reto

Seguramente las personas acostumbradas a leer los escritos de aporrea.org, que suele elaborar este cristiano, se hayan imaginado la muy probable idea, de que por mi temperamento, iba a defenestrar a la camarada MARÍA IRIS VARELA RANGEL; pero, si hay una persona en este Proceso Político de Cambios Profundo, de la cual me siento sumamente ¡ORGULLOSO!...Y sin ninguna jaladera de bolas…después de “Nuestro Eterno Amado Gigante” HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS y mi más que hermano EDUARDO SAMÁN, esa persona ciertamente es, mi comandanta en jefe “LA FOSFORITO”, es decir, mi camarada “Hermana hija de CHÁVEZ” Iris Varela. Por lo que nadie en su sano juicio y conociendo mi posición, debería tan siquiera sospechar, que “EL NEGRO CHUA”, pudiera utilizar nuestra trinchera de lucha en la batalla de las ideas, para estigmatizar a nuestra aguerrida camarada, que desde que fue nombrada Ministra del Poder Popular para los Servicios Penitenciario, no ha dejado de demostrar, su gran capacidad para gerencial, amén de las contraposiciones ideológicas, del TSJ que ponen trabas a su gestión; entre otras intríngulis, que por obvias razones, meramente de estilo y de respeto a las personas, no voy a esgrimir en este escrito, para no dañar las relaciones amistosas institucionales.

No obstante, y en virtud de tratar en lo posible, de ser medianamente objetivo en mis apreciaciones, es menester hacer un llamado de alerta a la camarada y amiga IRIS VARELA, para que esté pendiente de algunos detalles, que consuetudinariamente se vienen presentando en algunos centros penitenciario, y sobre el hecho de los traslado a los tribunales para la audiencia preliminar.

Camarada Iris, los traslados de los privados y las privadas de libertad para la audiencia preliminar, en algunos centros penitenciarios, se han convertido en un verdadero negocio; pero, como bien lo expreso en el título de este escrito, no debo argumentar sin criterio, y mucho menos, que menos estar acusando sin pruebas porque; como diría “nuestro eterno amado gigante” evocando a Simón Bolívar “Sería el colmo de las miseria”, pero, como cuando somos mordido de culebra, cualquier bejuco nos asusta, de esa misma manera, cuando el amo es mordido por su perro, entonces se activan algunas alarmas, que nos hacen suponer, que alguien, en esta orquesta, no está llevando el son de la camarada ministra.

Camarada Ministra IRIS VARELA, en este documento, le manifiesto mi total y absoluto respaldo a su gestión, y de corazón le hago saber…mucho más allá, de la cancerbera posición del cuidado de un cargo, o de cualquier jaladera para estar bien, con Dios y con el Diablo…que “EL NEGRO CHUA”, no expresa las cosas que expresa, por el simple capricho de dañar o perjudicar a ninguna persona en particular, porque no tengo razones ni motivos para ello, aunque lo dicho en este escrito, pareciera lo contrario, pero si en este momento, me estoy arriesgando a manifestarles estas inquietudes, se debe al hecho de que, por esos caminos y pasillos que he recorrido, se escuchan los rumores, de los tambores del alma de muchos familiares, que deben callar sus dolores, tan solo con la intención de proteger a los que por infortunio del destino, y de un sistema político y económico tan perverso como lo es el capitalismo, hoy en día se encuentran privados y privadas de libertad.

Es muy probable, camarada IRIS VARELA, que mis palabras se puedan o se presten o lleguen hacer utilizadas, para posiblemente crear una matriz de opinión negativa, de lo que yo he considerado, su IMPOLUTA gestión en este ministerio, pero desde el alma y el corazón de este tu humilde servidor, también resuenan esos tambores de desesperación e incertidumbres, por razones, motivos y circunstancias que no pienso esgrimir, y tengo que observar con desesperación como los perros propios me atacan y me muerden, y como los bejucos se balancean como culebras en los arboles de la vida, para hacerme desistir de las acciones necesarias para mitigar dolores; y he tenido que vivir las ignominias, que desde otras instancias se enfilan como cañones psicológicos, para estigmatizar tu figura y perjudicar las labores del ministerio que tu dignamente conduces. Camarada IRIS, en aquellos espacios donde se administran la justifica; por la ausencia de los privados y privadas de libertad, te acusan de incompetencia. Yo lo he vivido, nadie me lo ha contado.

“No sé el tiempo que corrió en aquella sepultura, si de afuera no la apuran el asunto va con pausa, tienen la presa segura y dejan dormir la causa”. (Filosofía de un Confinado)

Espero no haber cometido algún error, pero asumo lo expresado en este escrito, en su totalidad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2686 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: