“Chávez ordenó inspección, inspección e inspección en obras”

Recientemente el Comandante Presidente antes de su salida a la reunión del Mercosur, en consejo de ministros, realizó algunas reflexiones y dentro de ellas la que toca al aspecto de seguimiento y control de las obras que están en ejecución a nivel nacional, puso como ejemplo la fábrica de agujas, que se encuentra aún en construcción en el Edo. Monagas y que “aparentemente” se paralizó; él mismo comandante resaltó que debido a la falta de una buena  planificación y  sobre todo a la falta de inspección  y seguimiento de los trabajos en el sitio de la obra, hacen que  el compromiso y la palabra empeñada, para que la obra se cumpla en el tiempo establecido, se diluyan y la fuerza revolucionaria con que arrancó el proyecto u obra se disperse y crea un ambiente negativo que afecta la gestión de la revolución. Reiteró entonces “…INSPECCIÓN, INSPECCIÓN E INSPECCIÓN….”, fue la orden que dio  el Comandante a sus ministros para que se hagan presente en las obras y puedan corregir las desviaciones y exigir a las empresas constructoras que deben cumplir con lo establecido en las clausulas de los contratos.

Partiendo de la situación planteada, es decir, “falta de inspección y seguimiento”, podemos estar al borde de una situación muy crítica dentro de muchos proyectos y más aún en este año trascendental para la revolución. Sugiero urgentemente, a los que tienen poder de decisión, que revisen sus bases de datos  en los Ministerios, Instituciones, Organismo del Estado que realizan contratos de Servicios u Obras y/o la contratación de Personal Profesional para la realización de Inspecciones de Obras; allí se van a conseguir con situaciones, que algunas empresas y/o profesionales honestos han observado ya  desde los “pasillos institucionales” permanentemente, que los hablan entre sí pero que no lo hacen público  por temor a ser “cuestionados”:  En algunas instituciones todavía mantienen la “asignación a dedo” de un “grupito” de empresas y/o profesionales que realizan “siempre” los trabajos, buscan “la pata coja” de los mecanismos legales para que todo “parezca” normal y legal, pero en el fondo es un gran “vicio y quizás puede estar presente el fantasma de la corrupción”; es decir, un gran número de Empresas medianas y/o Pequeñas, y  profesionales no tienen oportunidad en muchas de estas instituciones porque aún existen las “roscas” internas, que en los pasillos las llaman ”roscas de la revolución vs roscas de  la oposición”, hay como una competencia interna entre esos grupos de “viciosos”.

A quien competa, tomen al azar varias instituciones que deban contratar los servicios de empresas y/o profesionales y se darán cuenta, en una simple revisión, que en los últimos cinco (5) años, son las mismas empresas, los mismos Profesionales; y lo peor aún es que una empresa tiene varios contratos en forma paralela y  también hay Profesionales que tienen varios contratos de Inspección  a la vez. Aquí no se trata de desmeritar el trabajo honesto de una Empresa y/o  de algún Profesional, el “meollo” del asunto esta en que corremos el riesgo que si una empresa tiene varios contratos pueda estar dejando de realizar algunos frentes de trabajo para atender a otros y así sucesivamente ocasionado retraso innecesario en las obras, y pareciera que existen varios ejemplos por allí donde esto ha sido el “pan de cada día” y cuando toca comentar una Obra en particular nos conseguimos con estas situaciones. Los Profesionales que tienen varios contratos de inspección de Obras, también corren el riesgo que no las puedan atender a todas con la dedicación necesaria, ocasionado también la falta de seguimiento en las obras y al final el gran retraso   y aquí perdemos todos. Pero lo más grave de esta situación es que, ese “grupito” que siempre tiene trabajo todo el año, no le están dando más oportunidad a otras empresas medianas y pequeñas y a profesionales para  que también hagan la buena labor dentro de los planes estratégicos del gobierno en materia de obras. Mientras, las instituciones que tienen la autoridad en el manejo de recursos  para el desarrollo de obras y/o Servicios es decir la capacidad de Contratación, persistan en buscar siempre los “atajos” para beneficiar a sus “amigos”; estamos dejando por fuera a un gran contingente de Profesionales que están sin trabajar dada las limitaciones que existen en dichas instituciones. Si realizan una pequeña encuesta tanto a empresas Medianas y Pequeñas y a un grupo de Profesionales, podrán constatar que lo aquí expuesto sigue ocurriendo permanentemente. Nadie quiere decir nada, ni denunciar por temor a que los puedan colocar en una lista “negra” y no puedan contratar en las distintas obras a nivel nacional; pero es necesario decirlo para los que tiene poder de decisión puedan actuar y realizar una auditoria rápido en este sentido y hacer lo que tengan que hacer. Esto  muy fácilmente se puede auditar y constatar,  basta  con tomar en los últimos cinco (5) años  los nombres de las empresas que han estado al frente de las distintas obras, por Estados, Municipios y por ente Contratante, quienes son sus representantes legales y así hasta determinar cuantas empresas tienen “ a X o cual” y que puedan estar relacionadas  haciendo grandes negocios con el Estado y/o en sus distintas dependencias para ser favorecidos en muchos contratos paralelos y con “varias empresas”, donde al final son los mismos dueños. Así mismo, con los Profesionales, hacer  una lista por Estados, Municipios y Entes Contratantes con sus nombres y nro. de Colegiatura y determinar en cuantas Inspecciones de obras están asignados para observar las desviaciones que aquí  han estado ocurriendo; es decir con un simple informe preliminar se pueden detectar estas anomalías y actuar en consecuencia, haciendo los correctivos necesarios siendo más justos y equitativos a la hora de realizar la distribución de las obras y todo lo que ello representa.

A ejemplo  real me remito, hay instituciones que poseen una base de datos, de todos los que desean trabajar, como empresa y/o por servicios profesionales y  van todos los años a actualizar sus datos y obtener su certificado en los distintos entes ministeriales e instituciones del Estado;  pero nunca han sido llamados.  Si, por ejemplo,  Ud. audita a esa institución y determina que hay una lista de 80 Empresas  Inscritas y  hay 50 Profesionales que tienen sus “curriculum” allí para enfrentar las distintas Obras, se dará cuenta que solamente llaman siempre  a un “grupito de amigos” a las distintas obras, el resto solo queda allí llenando espacios y esa es la gran frustración de muchas empresa y profesionales por el manejo y criterio de ciertos Entes en relación al llamado a participar. Hay hasta un manejo “premeditado” cuando llaman y/o invitan a una Empresa a participar en procesos licitatorios, jugando siempre con los tiempos de Invitación y entrega de Ofertas”. Hay que revisar la “Ley de Licitaciones” y tratar de ser más justos con los tiempos en que se solicita una  Oferta y el tiempo en que se deben presentar. Otra “aberración” que  existe es el no cumplimiento del decreto presidencial  Nro. 4.910, Gaceta 38546, que obliga a todas las instituciones de la Administración Pública y empresas del estado, a reducir los tiempos de pago por bienes, obras o servicios contratados a las micro, pequeñas, medianas empresas y cooperativas, 50 % contra pedido y 50 % contra entrega o según el caso, por valuaciones de obras. Cuando se revisan muchos procesos de Licitación, en los distintos organismos y/o instituciones, se darán cuenta que no cumplen con el mencionado decreto, la mayoría de las Licitaciones no llegan ni al 30% de anticipo y hasta en muchos casos te dice el Ente contratante, al momento de la reunión aclaratoria del pliego de Licitación: “… para este Proceso en los cuales están invitados NO HAY ANTICIPOS…. Tómenlo o déjenlo… así de simple…..”. Esta situación es digna de ser revisada, si sean dinamizar a un grupo de Empresas Medianas y Pequeñas y hasta Profesionales  que han sentido un alto nivel de exclusión en las políticas públicas.

Cuando un Inspector de obras realiza bien su trabajo, es decir, hace que la obra a inspeccionar cumpla con los parámetros de diseño y de construcción y además la obra se ejecuta según la planificación, pues a este Inspector, en muchos casos, lo “desechan” y lo colocan en el “olvido” dentro de dicha institución, aquí las fuerzas opositoras en cargos “claves” están haciendo un trabajo efectivo y en forma silenciosa; y al contrario aquella empresa que se retrasó y no cumplió con sus obras y el inspector de dicha obra tampoco hizo bien el trabajo, pues a éstos los premian dándoles otros contratos de obras y buscan, las mil maneras, de justificar del porque su obra no salió a tiempo y son compensados con otras obras; pero como tienen sus “amigos-padrinos” dentro de las instituciones pasan estas aberraciones todavía. Mientras la revolución no resuelva estos “entuertos administrativos” nunca se romperá ese “cordón umbilical de la cuarta república” que tanto daño le hizo al país, pareciera que aún estamos en ese “parto donde algo debe morir y algo debe nacer” pero nadie quiere que ninguna de esas cosas termine de pasar. Entonces, a quien debemos esperar para que termine de romper definitivamente ese “cordón umbilical” y enterrar de una vez por todas a eso que debe morir y que termine de nacer lo que tiene que nacer. La historia no será nada “papita”, ni “blandengue” con la revolución si no se toman los correctivos a tiempo y se resuelvan muchos “entuertos” administrativos que aún andan por allí “vivitos y coleando”.

Hay un  gran contingente de profesionales, con mucha experiencia,  que desean trabajar y la gran mayoría convencidos de este proceso revolucionario; pero que no son llamados  a las Obras y/o Servicios justamente debido a las “roscas” y andan “deambulando” de aquí para allá tratando de buscar trabajo. En estos tiempos, en donde la revolución requiere cerrar filas,  es imperativo hacer una auditoria en todas las instituciones y determinar quienes están aplicando eso de las “roscas” y eliminar esos vicios, exigiendo la apertura en los distintos proyectos y/u obras a esas empresas y/o profesionales, para respaldar los compromisos que asume la revolución en los proyectos  por el bien de Venezuela.

El gran problema lo tenemos con el “burocratismo” y “amiguismo” que aún esta enquistado en muchas instituciones y cuando los “quinta columnas” están en posiciones de “Poder” hacen lo imposible para “maltratar” a estos profesionales que están con la revolución. Aún hoy esta situación se ve a diario y  a nadie parece importarle, aquí se ocasiona un gran daño a la revolución. Cada vez que hay un cambio de ministro, por parte del Comandante, las personas del nivel supervisor, lo que llaman cargo de libre remoción (cargo 99) y/u otros cargos similares “tiemblan”;  ya que el nuevo ministro se trae a su “personal de confianza”, y entonces muchos buenos profesionales que estaban en  ciertos cargos son removidos y se quedan sin la “papa” e inclusive hasta el seguimiento de algunas cosas se quedan hasta en el “aire” porque se van los que estaban al frente y cuando las nuevas personas comienzan a tomar el cargo y a  darle respuesta a los problemas, entonces otra vez cambios de Ministros y así hay un ciclo que  se repite y repite y nunca termina. Hay una política de manejo de personal que esta ocasionando “decepción y frustración”  a  muchos, que afectan luego esos compromisos que hace el gobierno para la culminación de las obras.

Mientras algunas instituciones del Gobierno sigan dando la espalda a muchos Profesionales con experiencia y muy honesto, serán los grandes responsables de la decepción de muchos; a ejemplos me remito, si un  ministerio tiene que contratar 10 obras, pues entonces que sean 10 o más empresas las que tengan la oportunidad de realizar el trabajo y no contratar a una o dos empresas que realice dichas obras. Si para dichas Obras, se requieren 10 Inspectores de obras, pues lo lógico sería contratar esa misma cantidad de Inspectores y no un solo Inspector para las diez Obras, porque va  a resultar casi imposible que éste le pueda dedicar el suficiente tiempo a cada Obra. Con políticas de “amiguismo” estamos dejando de contratar a un grupo de profesionales que fácilmente pudieran estar en las distintas Obras cumpliendo su función y haciendo que se cumplan los contratos  de obras en el tiempo previsto y haciendo los correctivos necesarios oportunamente para que las desviaciones, si las hay, no sean tan grandes según la planificación original. Aquí y así ganamos todos.

Reflexión final: Hacer una revisión en todas las Instituciones del Estado de las empresas y/o Profesionales que están inscritos y determinar quienes están sin trabajo y/o no tengan alguna asignación en alguna obra debe ser el trabajo prioritario que deban realizar las instituciones, ahora iniciando el año 2012; motorizando  así a un gran contingente de hombres, mujeres, empresas medianas y pequeñas que desean participar en el desarrollo del país, no hacerlo simplemente seria “traición a la patria”, “traición a la misma institución a la cual representa” y “traición a la revolución”, porque estaríamos prácticamente haciendo muchas cosas que esa 4ta. República practicó durante décadas.

Patria, socialismo , viviremos y venceremos….. estamos en el camino correcto y venciendo… somos muchos.

Darwsol@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2773 veces.



Darwin Solórzano


Visite el perfil de Darwin Solórzano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: