No olvidar

Gracias al grupo Nuestramérica por recordar la fecha del magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán acaecido el 9 de abril de 1948 a manos de la CIA, con la participación de la oligarquía liberal y conservadora colombianas, en el complot que llamaron "Operación Pantomima".

Gaitán nació el 23 de enero de 1903, cuando terminaba en Colombia la llamada Guerra de los Mil Días que llevó al Partido Conservador a gobernar hegemónicamente al país hasta 1930. Las fuerzas progresistas se aglutinaron en torno al Partido Liberal, porque para esa época el liberalismo ondeaba las banderas de avanzada en contra del oscurantismo clerical que predominaba en el gobierno y la concepción feudal y retrógrada impuesta al país por el gobierno conservador.

Desde sus años juveniles, primero en el colegio y luego en la Universidad, se destacó como estudiante brillante y gran luchador en contra del régimen. Se graduó de abogado en la Universidad Nacional de Colombia con una tesis titulada "Las ideas socialistas en Colombia", donde demostraba que la salida para el país era el socialismo, afirmando que no importaba si estas ideas se pregonaban y llevaban adelante dentro del Partido Liberal, porque su nombre despertaba sentimientos de apego inquebrantables en el alma del pueblo, difíciles de borrar. Y, citando a Lenin, afirmaba que "lo importante de un frasco no es su rótulo sino su contenido".

Con su título de abogado viajó a Italia, donde obtuvo su doctorado en derecho penal, con una tesis sobre la premeditación en el delito, exponiendo el principio de que el hombre no actúa movido inicialmente por su voluntad sino por su constitución psicológica, por lo cual la cultura, definida como "el repertorio de convicciones que rige realmente la vida de un pueblo", será elemento fundamental a tener en cuenta para analizar las acciones de las mujeres y los hombres. Esta idea la trasvasará posteriormente al cuerpo de doctrina científico que elaborará en lo teórico y que pondrá en práctica en su camino hacia una Colombia socialista.

Al preocuparse fundamentalmente por la psicología popular, por su cultura y los "quistes psicológicos" que la acompañan, Gaitán hará simbiosis con los anhelos, sentimientos y sueños del pueblo colombiano. Es así como, sin faltar a la verdad, proclamará: "Yo no soy un hombre, soy un pueblo". Esa compenetración total de Gaitán con el pueblo colombiano tuvo como efecto que su muerte produjera un estallido de dolor colectivo y que nunca más Colombia volviera a ser lo que fue hasta la una y cinco de la tarde del 9 de abril de 1948 cuando falleció Gaitán a manos de un sicario del gobierno colombiano orientado por la CIA.

Esa impronta que dejó Gaitán en el alma de los colombianos del pueblo, el gobierno de Alvaro Uribe ha querido borrarla y es así como el Consejero de Paz de Alvaro Uribe, el psiquiatra Luis Carlos Restrepo, ha escrito, en libro publicado, que los colombianos, al precio de que nos llamen apátridas, debemos sepultar bien profundo a Gaitán para que el pueblo colombiano lo olvide. Estas cortas líneas sirven como un acto más en el propósito de que tan nefasto objetivo no se cumpla. Gloria Gaitán.

Bogotá, abril 8 de 2005

gloriagaitanj@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2849 veces.



Gloria Gaitán


Visite el perfil de Gloria Gaitán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gloria Gaitán

Gloria Gaitán

Más artículos de este autor