El derecho de ser inculpado siendo inocente (A Luisa Estela Morales Lamuño)

Si en esta Revolución Bolivariana de HUGO CHÁVEZ, nos facilita la vida a muchos venezolanos y venezolanas, para que por medio del estudio, nos convirtiéramos en profesionales para ponernos al servicio de las comunidades, sobre todo, al servicio de las personas más desposeídas, para de esta forma aminorar la carga y las penurias de esas personas que, en su gran mayoría, han venido siendo víctimas, de una administración de justicia mal entendida, por parte de muchos profesionales, que pretendiendo hacer justicia, solo se han convertidos en arquitectos constructores emblemáticos y emblemáticas del desastre judicial, que hoy se da el lujo de condenar a los que no tienen como pagar el lujoso precio de la libertad. Es así pues, como hoy nuevamente arribo, a esta nuestra trinchera de lucha en la batalla de las ideas, para tratar de hacer reflexionar, a los jueces y juezas, que se escudan en las enaguas de la Magistrada Luisa Estelas Morales Lamuño, con la finalidad de justificar su poca capacidad de criterio.

Estimada y muy apreciada Magistrada Luisa Estela Morales Lamuño, el presente documento, solo tiene la intención de hacerle un llamado de alerta a su alta investidura, para que tome en consideración la posibilidad, de que, públicamente se explique el verdadero sentido y alcance de la sentencia N° 11-0548 de fecha 26 de junio de 2012; en donde se declara, el tráfico de droga, como delito de lesa humanidad. A todas estas, solo espero que no se vaya a mal interpretar mi actitud, como defensor de este flagelo, y mucho menos protector de las personas que negocian con este producto, no, nada que ver, en mi vida, jamás he sido ni seré protector de sinvergüenzas, pero, luego de haber tenido la oportunidad, de ver las cosas que he visto, en el corto tiempo o periodo que tengo como profesional del derecho; me puedo permitir expresar, que a las cárceles van, solo los hijos de las panaderas y todo aquel que por desgracia de la vida, haya tenido en su infancia, algún problema con algún policía corrupto.

Ahora bien, voy a tratar de explicar la razón por la cual emplazo a la Dra. Luisa Estela Morales, el día 11 del mes 11 del año 2011, empecé a poner en práctica, mis recién adquiridos conocimientos jurídicos, y durante todo este periodo, me he encontrado con un mar de documentos jurídicos, que ciertamente hacen honor a la capacidad profesional de nuestros magistrados y nuestras magistradas, entre la que se encuentra la invitada de esta oportunidad, pero así como expreso mis satisfacciones por los magistrados y magistradas, de la misma forma y manera, debo manifestar, la gran y enorme molestia que me causa, el hecho cierto, de que muchas de estas ajustada sentencias condenatorias, en cuanto a delito de la droga, muchas veces, en su gran mayoría, son producto de la descomposición de alguno funcionarios o agentes policiales, que por el simple hecho de perjudicar a una persona, les siembran cualquier cantidad de sustancia psicotrópica, y mediante la sustanciación de un oficio o informe policial, justifican su bajeza moral; y por otra parte, pudiera entenderse todo esto, como el juego de un circulo vicioso, en donde, se ubican personas de cualquier extracto social, para créales un expediente por el delito de tráfico o distribución de droga, así de esta forma, poder mantenerle la cuota de la CAUSA a los PRANES en los distinto centros penitenciarios.

El pasado día miércoles 09 de octubre de este fatídico año 2013, tuve la oportunidad de conocer en el Tribunal Supremo ¿de Justicia? de una caso, que, pudiera considerarse, como la fabricación de un expediente, por parte de los funcionarios que elaboraron el informe, y la verdad, debo respetar la posición de la juez que atendió la audiencia de presentación, pero me dio algo de penita ajena, el hecho de que, para esta señora jueza, tomara su decisión de privar de libertad a las personas imputadas, haya esgrimido el argumento en base a la sentencia anteriormente citada en párrafo anterior; cuando que, de acuerdo a lo que expresaba aquel informe policial, todo hacía suponer o sospechar, que aquello era producto de la siembra descarada de droga, para perjudicar a las personas imputadas.

Ahora bien, ciertamente las cosas que pueda o deje de decir en este escrito, no va a resolver el terrible problemas de los familiares de aquellas personas privadas de libertad, por capricho de algunos funcionarios policiales corruptos fabricadores de expedientes, lo bueno en este caso, sería que todos los funcionarios y todas las funcionarias que individualmente, detengan o presenten en flagrancia a personas por delito de tráfico droga, también ellos y ellas sean investigados e investigadas, porque se pudiera estar dando el caso, de que, funcionarios policiales, antes delincuentes, hoy en día uniformados, estén pasándole facturas a todas aquellas personas que en el pasado fueron sus “conejos”.

Por favor doctora Luisa Estela Morales, no permita que sigan utilizando, su nombre, para justificar las injusticias que se vienen dando en el recinto que se supone debe ser el garante de una administración justa de la justicia. Hay muchas personas siendo víctimas de estas prácticas inmorales, por parte de funcionarios policiales corruptos y funcionarias policiales corruptas, por Dios haga algo doctora Luisa Estela Morales, muchos familiares, se lo sabrán agradecer, sobre todo esas madres humildes que no tienen como sufragar o pagar LA CAUSA de los PRAN en los recintos penitenciarios

Asumo la responsabilidad de todo lo expresado habido y por sobrevenirse en este documento…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2616 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: