Turismo cambiario: comprar a 6,30 y vender a 40

Se desangran las divisas del país en el llamado turismo cambiario, y el gobierno, inerme, sin acción, atacado, mudo, con un nudo en la garganta.

Rebasado por la situación.

Desde principios de año se habla del llamado turismo cambiario, una modalidad que se ha convertido en la mayor estafa de divisas al estado venezolano, sin que hasta ahora haya mafiosos puestos tras las rejas.

La modalidad consiste en comprar un boleto hacia Ecuador, Perú, Cuba o países  europeos, y “raspar” los 2.500 dólares que asigna Cadivi para viajar a esos destinos.

Hay tiendas en cada uno de esos países encargadas de realizar la compra ficticia, entregar facturas electrónicas al comprador, no sin antes quitar 10 a 20% de comisión.

El venezolano regresa al país, con 2500 dólares en sus bolsillos, y los vende a 40 ó 50, según la cotización en el mercado paralelo.

Saquemos cuentas.

2.500 dólares a 6,30 (tasa de cambio oficial)= 15.750 bolívares.

2.500 dólares a 40 (tasa del mercado negro)= 100 millones de los viejos

100 millones-15.750+ 10.000 (por otros gastos)= 74.250 millones de los viejos, libres de polvo y paja, ganados en una semana.

¿Es o no negocio?

Supongamos que el salario mínimo sea de 3.000 bolívares mensuales. Un trabajador venezolano honesto, necesitaría trabajar 24 meses para ganar lo que otros venezolanos mafiosos obtienen “raspando los cupos Cadivi”, en las narices del gobierno.

¿Qué les parece? ¿Es o no indignante? ¿Es o no preocupante y genera impotencia?

A ese ritmo, olvidemos de recuperar las reservas internacionales, y para proteger las pocas que quedan en el BCV, tendremos que apelar a los lingotes de oro, a ver si resistimos los embates de un país que importó en 2012, casi 60 mil millones de dólares, la mitad de ellos entregados a mafias de maletín que importaban piedras y containers vacíos.

Y entonces, ¿para qué se creó la Ley de ilícitos cambiarios? Otro instrumento echado al cesto de la basura, en un país donde la impunidad es ley.

Posdata: si te echas un pies por Capitolio, allí te venden dólares, euros, oro, en plena narices de la Asamblea Nacional.

Mayor descaro, imposible.

 

Rubén Marcano, periodista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4845 veces.



Rubén Marcano

Periodista, graduado en la UCV. TSU en Informática, con estudios sin culminar en Sociología y Derecho en la UCV. Con maestría de Periodismo y Comunicación Institucional en la Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona y UPEL. Ha escrito dos libros. Es profesor universitario y articulista.

 rubenmarcano@gmail.com      @rubenmarcanob

Visite el perfil de Rubén Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: