Escuela y control social

Últimamente hemos estado un grupo de maestros y maestras inquietas explorando el pensamiento pedagógico latinoamericano, sus legados y pistas que desde hacen décadas han estado incluso invisibilizadas por los pensum de estudios de nuestras universidades y casas de estudios donde forman docentes ¿Por qué será?

Nos causa gran asombro ver que detrás de este grupo de luchadores y luchadoras se encuentran muchas referencias pertinentes para encauzar nuestro modelo educativo, incluso retomar el rumbo de la historia para recrear, reinventar nuestra experiencia ahora que tenemos que concretar la Ley Orgánica de Educación en nuestras practicas.

Siempre me he preguntado el por qué nuestros referentes pedagógicos, sociológicos, filosóficos entre otros, dentro de la construcción curricular, tienen como única fuente de saber los pensadores europeos o norteamericanos y nos pasamos la vida renombrando y reconociendo su pensamientos como que si nuestra América no hubiese dado aportes en la materia.

En este sentido es que me propongo sujeta a la crítica como siempre, a dar algunas líneas necesarias para construir el modelo educativo basado en los que nos antecedieron y que de alguna manera recorrieron los mismos caminos-unos mas, otros menos- pero caminos al fin en esto de forjar un modelo educativo que nos nombre y nos reconozca como pueblo.

Es allí donde centro esta necesidad a 11 años de revolución, de contribuir de alguna manera a retomar la discusión y el debate en torno a estos grandes filósofos, pedagogos como Illich, Ramírez, Vasconcelos, Freire, Simón Rodríguez, que aún hoy en día transitan en nuestros corazones.

Paso a mis reflexiones en torno a Iván Illich, de origen austriaco, paso su vida haciendo estudios de educación, aparatos ideológicos en América latina, vivió en México.

El capitalismo como sistema que rige las vidas del mundo ha instaurado su hegemonía en todas las actividades sociales donde la humanidad habita.

Para nadie es un secreto que las formas de operar y sustentarse el pensamiento burgués desde su visión del mundo, el hombre y la sociedad, tiene que ver específicamente en como convierte todo lo que el hombre y la mujer hace en mercancía.

La mercancía que se traduce en dinero, clientes, estructuras, rituales, instituciones, las cuales hacen del uso humano y social su espacio hegemónico para establecer formas y maneras de establecer una visión de la vida dentro de parámetros y limites desde una lógica que sustenta los grandes dueños de los capitales y medios de producción.

Es así como la escuela, sus maestros, los alumnos, la sociedad entran a constituir en parte lo que llamamos los aparatos ideológicos en los que se sustenta el capital.

En este sentido, encontramos en el pensamiento de Iván Illich, asuntos que nos mueven y los reflexionamos desde la perspectiva liberadora como elementos importantes y significativos desde sus legados hacia la consolidación de un modelo educativo que dignifique la revolución bolivariana desde el pueblo insurgente que somos.

Illich en sus ideas crudas, duras y realistas hace sentir incómodo al revolucionario mas pintao, y, para quienes hemos estado sumergidos en la ignorancia de lo que implica vivir descarnadamente en un régimen capitalista desde que nacemos hasta que morimos, que nos hace instrumentos de sus lógicas y razones, sin embargo este camarada también nos abre la posibilidad de construir desde otra perspectiva modelos y alternativas nuestras americanas que superen el estado actual de las cosas.

El aspecto central de su pensamiento pedagógico desde la perspectiva crítica es el tema de la escolarización, donde expresa que “para la mayoría de los seres humanos, el derecho aprender se ve restringido por la obligación de asistir a la escuela” (Iván Illich la sociedad desecolarizada pp.3)

Esta expresión nos mueve a seguir sus planteamientos cuando expresa nuevamente “tanto el pobre como el rico dependen de escuela y hospitales que guían sus vidas, forman su visión del mundo y definen para ellos qué es legítimo y qué no lo es”( Idem pp.4)

La escolarización para Illich es un mal a superar, producto de sociedades enfermas, mutiladas producto de la escuela como aparato ideológico del capitalismo y todo lo que ella significa, es así que plantea el término del “control social” y el “rango social” este último determinado por los currículos que son los que en definitiva dan, definen los diplomas y los títulos con los cuales la sociedad burguesa se da el rango que este le infiere.

Explicita además que alrededor de la escuela se ha generado una dependencia y creencia donde se tiene “la ilusión de que la mayor parte del saber es el resultado de la enseñanza”(Idem pp.10) mas adelante plantea que la mayor parte de nuestros saberes se obtienen fuera de la escuela, desde la vida y el intercambio que tenemos con los mas cercanos.

Uno se pregunta ¿cómo hacer de la escuela entonces el lugar que brinde el aprendizaje pertinente y útil a cada ser humano?, y la respuesta las encontramos desde su pensamiento pedagógico, en el “conjuntamiento” de intereses, en personas que se interesan en conjuntarse para aprender asuntos que les interesa y les son útiles, plantea la búsqueda del par, armar redes de intercambio de habilidades, la utilización de bonos y o “bancos” de habilidades para conformar las escuelas necesarias desde un espacio donde el maestro es la persona que se crea capaz de enseñar lo que sepa mas allá del título, y se exprese a través de la enseñanza de habilidades y destrezas de un saber que puede ser aprendido en poco tiempo pero con la seriedad que el caso amerita.

La sociedad desescolarizada entonces, pasaría a ser un espacio de ocupación y administración del propio tiempo por parte de los que asumen su formación con otros.

Estas implicaciones, para lo acostumbrados que estamos a los sistemas educativos que transcienden países y se conjugan en las grandes instituciones que definen las vidas de los pueblos a través de sus gobiernos no es nada fácil y su ruptura casi imposible, tratados, convenios acuerdos internacionales definen los destinos de los pueblos Abyayalanos, así que la alternativa de construirse desde la desescolarizacion quedaría determinada a partir de las experiencias concretas que comunidades, comunas y sociedades avancen para trastocar los esquemas que por siglos definieron los poderosos y dueños del mundo.

Paso a enunciar algunas alternativas del pensamiento pedagógico de Illich que van en la dirección de juntarse, conjuntarse desde la necesidad de aprender asuntos cosas pertinentes a los grupos plantea en esta dirección algunas entre muchas pistas:

1. Basar el sistema de aprendizajes a través de redes

2. Las personas que quieren saber sobre determinados libros o artículos probablemente le gustaría hallar compañeros para el debate

3. Los que quieran construir estanques para peces o motorizar bicicletas se tomarán molestias considerables para hallar compañeros para ello.

4. Un sistema de búsqueda de compañeros no precisaría… sino solo una red de comunicaciones

5. Un estudiante que haya aprendido griego durante sus vacaciones querrá conversar griego y sobre política cretense

6. Deberían existir servicios de búsquedas de compañeros para personas que quisieran reunir a otras.

7. Los edificios escolares podrían servir para congregar a las gentes que de alguna manera quieren conjuntarse para aprender lo que necesiten.

8. Las escuelas deberían ser entregadas al vecindario para darle un uso pertinente definiendo el uso que le quieran dar a las aulas, cuando y cómo.

9. Los programas de las escuelas se basarían en la indagación de las necesidades que los grupos del vecindario determinen y de una manera gratuita tendrían acceso a la conjunción de voluntades

10. El retorno a la vida vecinal como centro primario de expresión creativa y unidad política.

11. La conjunción de iguales podría ayudar significativamente a hacer explicitas las numerosas comunidades en potencia

12. Las comunidades locales son valiosas, definir cada vez más los círculos de relación social sin las instituciones.

13. Un hombre que recupere su iniciativa para llamar a sus prójimos a sostener una conversación significativa se hace necesario en esta forma de aprender

14. Romper la dependencia de los servicios burocráticos de las instituciones a partir de la iniciativa de los servicios de búsquedas de compañeros de aprendizaje.

15. En la sociedad desescolarizada, los profesionales ya no pueden reclamar la confianza de sus clientes a partir de su historial curricular, sino que todos están en la necesidad de consultarse según sus necesidades y capacidades de responder al reto de aprender lo necesario y pertinente.

Plantea el uso de los medios como el computador, el periódico, el internet como vías de acceso para encontrarse con el par y acto seguido desarrollar su aprendizaje mediantes encuentros útiles y necesarios.

Es determinante cuando dice. “desescolarizar significa abolir el poder de una persona para obligar a otra a asistir a una reunión. Significa también reconocer el derecho de cualquier persona, de cualquier edad o sexo, a convocar a reunión. Este derecho se ha visto drásticamente disminuido por la institucionalización de las reuniones. “reunión” se refería originalmente al resultado del acto individual de juntarse. Ahora se refiere al producto institucional de algún organismo” (Idem pp. 53)

La juntura que nos habla Illich no es nada nueva para nosotros ya nuestros pueblos Abyayalanos hicieron usos y costumbre el hecho de construirse, enseñarse y aprenderse desde la vida misma, nuestros abuelos Abyayalanos(as) hacen uso aun hoy en día de la sociedad desescolarizada fuera de la escuela impuesta por el capital y los sistemas económicos del mundo, esto se evidencia que la construcción de los saberes pasan de generación en generación a través de la oralidad, los usos, las costumbres, lo étnico, lo cultural perpetuando así una vida que se hace desde el aprender para la vida útil y necesaria de sus etnias.

Otros aspecto importante de resaltar de la sociedades desescolarizadas las vemos en la cultura campesina que a pesar de estar enajenada y impregnada por la industria cultural, preservan fuera de la escuela burguesa sus hábitos y costumbres ancestrales que aun la sociedad escolarizada no ha podido acabar.

No pretendo con estas reflexiones que se acabe el sistema educativo como tal a este hay que seguirlo orientando con nuestros referentes, pero si dejar entrever que no es lo único que hay, habría que reflexionar en torno a como el pueblo a pesar de la escuela oficial se esta dando su propia educación “desescolarizadamente” y de que manera podemos fortalecerla en tiempos de revolución e insurgencia anticapitalista.

Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe

Movimiento Pedagógico Revolucionario

mirnasojo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4378 veces.



Mirna Sojo

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: