Respuesta a ¿es malo ser rico?

En esta oportunidad quiero dar respuesta a los amables lectores, Andrés, Sara, Marisol, Nicolás y Gloria, quienes a raíz de un articulo mío, publicado en Aporrea, me preguntaron a través de correos electrónicos y hasta personalmente; ¿Es malo ser rico?

Para mi definitivamente, no solo es malo ser rico, es que no deberían existir, porque el punto no es si son buenos o malos, es sencillamente que es pecado tener mas a costa de la deficiencia de otros, nadie debe poseer mas de lo necesario, y la característica principal de los ricos es que poseen mas de todo, y por muy generoso que sea un rico el no dará lo que tiene sino lo que le sobra y si algo le sobra eso le pertenece a otro en justicia divina y humana.

Tomando en cuenta que el ser humano requiere cubrir o resolver necesidades para su pleno vivir con dignidad, concluimos en el sistema capitalista que estas necesidades deben ser producidas mediante el trabajo, hasta aquí todo estaría bien. Todo empieza a ir mal cuando hacemos de estas labores esenciales y necesarias, un objeto de lucro.

A raíz de esta situación eminentemente capitalista surge la depredación del hombre por el hombre. De aquí en adelante, solo cubrirá sus necesidades quien pueda y no quien lo requiera, Ahora, ¿cómo lograremos este estado ideal y posible? Lo estamos tratando en nuestro trabajo titulado “EL SOCIALISMO DEL SIGLO 21”, algunas partes de este trabajo han sido publicadas en Aporrea.

Ahora. Sentarse cómodamente a creer que la existencia de los ricos es algo como inevitable para el ser humano, es hacerle el juego al imperio, la oligarquía y su aberrado hijo el capitalismo. Es lo mismo que creer que los conquistadores españoles nos trajeron progreso entrenamiento, educación y civilización, como nos lo han estado haciendo creer los historiadores hijos y defensores de la hispanidad.

Propongo hacer un aparte en esta disertación, para hablarles un poco, de la falacia que significa el hecho de creer que nuestros aborígenes eran nada a la llegada de los bárbaros, aun cuando eso no es el objeto del presente articulo.

Hagamos algunas reflexiones acerca de las facilidades que le brindaron nuestros abuelos a los conquistadores para poder conquistarnos.

¿Imagina usted lector a un paisano aborigen, hace quinientos años, llevando frutos y otros víveres a la s Antillas, a Centro América o América del Norte, nadando en el mar Caribe y cargando sobre su cabeza, la mercancía en cuestión?

Pues, no lo imagine, tenga la certeza, que los originarios habitantes, de nuestra América navegaban con pericia fluidez por el mar Caribe, los ríos y lagos

¿Imagina usted a los aborígenes antillanos y centroamericanos, desguarnecidos, ante los huracanes, tifones y otros fenómenos naturales tan propios de la zona desde inmemorables tiempos?

No lo puede imaginar porque aun con los escasos elementos de la época, todas las islas estaban ocupadas por naturales, y sobrevivían, a los desastres naturales.

¿Los imagina usted, apreciado lector, a nuestros abuelos, atravesando las selvas amazónicas de cabo a rabo, guindando de los bejucos como el venerable y nunca bien ponderado Tarzan de los monos?

Tampoco lo puede imaginar porque los naturales habían construidos caminos eficientes para unir sus ciudades.

Entonces. ¿Es usted capaz de creer que los barbaros conquistadores españoles eran mas aptos que nuestros maltratados antepasados que ya vivían en estas tierras de Pachamama, desde hacia mas de mil años?

Podemos preguntarnos ahora ¿quien descubrió a quien? Acaso los indios vivían colgados de un árbol como los monos, a merced de un programa genético igual al de los animales irracionales ¬ como hasta hace pocos años los llamaban los adecos de la cuarta república¬, la respuesta es mas que obvia.

¿Qué hay ricos buenos?, para mi no hay ricos buenos ni pobres malos –agrego yo-, aunque no es ese el planteamiento – el de los pobres buenos o malos-. Pero el punto no es ese el de ser rico, malo o bueno; el caso es señores, que los ricos no deben existir, así como tampoco deben existir los pobres, lo que debe existir es la equidad en la posesión y disfrute de las bondades que la pachamama ha creado en el planeta tierra. Las cuales pueden cubrir y complacer las necesidades de cada uno de los habitantes de la tierra.

¿Acaso es muy difícil encontrar el mensaje inscrito en la orden que Dios le dio a los judíos?: "Comeréis el mana cada día y no guardareis de él para mañana”. Observa el querido lector que el hecho de almacenar riquezas, ya era malo porque lo que acaparasen algunos iba en detrimento de la posibilidad de otros de participar de las bondades que la madre tierra, deparaba para sus hijos.

Cristo tenía razón cuando dijo, que era más fácil que un camello entrara por el ojo de una aguja a que un rico entrara al reino de los cielos, sí es que ese tal reino existe. Porque por muy bueno que sea un rico su sola existencia revela la ignominia y aberración, que significa la existencia de los pobres. Represente matemáticamente la presencia de estos dos elementos ¬ ricos y pobres¬ en el concierto diario de la vida del genero humano observe.

Según estadísticas de la ONU en el mundo las grandes fortuna están en manos de 500 personas, Sí tomamos en cuenta que en el planeta convivimos mas de 6 billones de habitantes, solo esta desigualdad justifica que dios no solo no permita la entrada de los ricos al cielo, sino que debería decretar la desaparición de los ricos de la faz de la tierra. Ahora por ello es que propugnamos junto con nuestro líder la implantación de un sistema socialista que nos haga iguales en justicia, recuerde que estamos en guerra, no estamos arbitrando.

Hagamos algunas precisiones, no podemos justificar la existencia de los ricos, sí hacemos caso de las lecciones que nos da la biblia. Por ejemplo, sí nos atenemos al hecho que una persona nace rico o pobre sin siquiera saber en realidad cual es su estatus de rico o pobre; bien cierto es, que sí continuare en ese estado, sin percatarse que existe tal diferencia; lógico es pensar que esa persona jamás se preocuparía por determinar cual de los dos estatus es aceptable a los ojos de dios, para poder optar por entrar al cielo o no.

De lo anterior dicho se desprende, que el cuento del reino de los cielos, no es mas que un chantaje, para que el pobre se consuele y en consecuencia los ricos, puedan cargar con las culpas y las bondades que brinda la pachamama, para tener una vida plena en la tierra, ya que en el cielo no se sabe.

¡PATRIA SOCIALISMO O MUERTE!

¡VENCEREMOS!

¡CONSTRUYAMOS EL SOCIALISMO DEL SIGLO 21!

wiliancastillop@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3115 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a94843.htmlCd0NV CAC = Y co = US