Cumbres alimentación y climática 2009

El laberinto técnico político

Desde diversas perspectivas sociales, culturales y políticas se ha cuestionado los resultados de la reciente Cumbre Mundial de Seguridad Alimentaria celebrada en la casa de la FAO-Roma, Nov.09. Comentarios como: ausencia de los tantos mandatarios presidenciales, en especial los del G-8; al parecer se redujo el debate a un nivel técnico; en la declaración final no se definieron metas claras, plazos ni seguimientos del proceso.

Este fracaso, presagia otro próximo, el de la 15º Conferencia de las Partes (COP15) del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se reunirá en Copenhague, Dinamarca, en diciembre próximo. Porque afirmamos otro fracaso? Primero, en la reunión preparatoria a la de Cophenhague a comienzo de noviembre, en Barcelona, no hubo acuerdo en cifras de reducción de gases de efecto invernadero. Los países en desarrollo solicitan una reducción de gases de un 40% hasta el 2020 sobre las cantidades existentes en 1990, en cambio los países ricos hablan de 11 al 15%. No habrá acuerdos. Segundo, luce desalentador que todavía no se reconozca la necesidad de avanzar con medidas y políticas audaces simplemente para salvar nuestro sistema tierra. Continuamos con la ideología imperante producir-acumular-consumir-despilfarrar-contaminar nuestros recursos naturales. Tercero: algo que se aprecia en ambas Cumbres; la falta de criterio técnico-político en abordar la crisis alimentaria y los cambios climáticos. Pareciera que los mandatarios y sus tantas delegaciones no se dieran cuenta que ⅓ de la producción de los gases invernadero provienen de la agricultura intensiva-agrotoxica-caduca-transgénica. Estos niveles de contaminación directa e indirectamente indetenible e indefinidamente, continuaran causando estragos en los distintos procesos agrícolas y en la capacidad productiva. Por ejemplo: ya se registran cambios en los procesos fotosintéticos, crecimiento, floración de los cultivos. Ello claramente explica que estamos siendo mucho menos previsibles a las variables del clima, lo que implica un desajuste en las actividades de planificación agrícola. Estas modificaciones y variabilidad del clima, están ejerciendo nuevas presiones en los agroecosistemas productivos. Efectos como la disminución de la diversidad biológica en zonas ecológicas frágiles como los manglares y selvas tropicales; el aumento en el nivel del mar que pone en peligro la agricultura de las costas y severas modificaciones de la distribución de cantidad de pescado. Otros contrarios cambios pueden también darse. Al parecer, una buena interrogante es el aumento de dióxido de carbono que puede ampliar la taza de crecimiento y el uso de agua en las plantas.

Entendemos que entre la crisis alimentaria-cambios climáticos hay una interacción e interrelación de sus factores y componentes que las hace interdependientes y que por ello ni una, ni la otra, pueden ser atacadas o buscársele soluciones por separados. Ambas tienen que estudiarse e investigarse y encontrárseles repuestas simultaneas, no secuenciales e improvisadas, como los Jefes de Estados y sus cleptocratas delegaciones se aproximan hacerlos, no saliendo del laberinto técnico-político en que se encuentran entrampados en su racionalidad ideológica.

En repuestas concretas y precisas a los desalentadores tecnócratas, recogemos las alentadoras propuestas que vienen desde los movimientos sociales. En las conclusiones del documento-declaratoria ofrecen y estamos de acuerdo que “la única solución a la crisis mundial de alimentos y la soberanía alimentaria llegará de los pequeños productores de alimentos”. Ellos son más de mil quinientos millones en el mundo y producen más del 75% de la demanda de alimentos en el planeta. Pueden llegar a cubrir el 100% de las necesidades de la agricultura sustentable y de pequeña escala. Según los datos disponibles, de hecho, el 80% de los mil millones de personas amenazadas por el hambre y la malnutrición está compuesto por los pequeños agricultores y residentes rurales que, con políticas públicas adecuadas y fondos específicos, rápidamente serían capaces de garantizar su propia alimentación y la de los demás.

Afirmamos, con claras y audaces políticas públicas que partan del fomento, formación, apoyo, financiamiento a la producción e investigación en el área agroecológica, “esencia de la pequeña agricultura”, solo se podrá con eficacia y eficiencia enfrentar simultáneamente la crisis alimentarias-cambios climáticos. En la agroecología esta y estará la salida simultanea a esta doble crisis de capacidad productiva. Afirmamos, sin miedo, ni perjuicio alguno que valga: La agroecología y sus prácticas ecotecnológicas pueden producir alimentos para alimentar el mundo (Nuñez,2009b). Invitamos a escrudiñar los argumentos en las siguientes referencias consultadas: Food First (2007); Altieri(2008); Ching(2008) Nuñez(2008); Altieri,(2009).

De allí que, el Gobierno Revolucionario Venezolano, a pesar de sus contradicciones emule iniciativas y haya tomado como políticas de estado, en el accionar agroecológico, fortaleciendo a miles de productores agrícolas, que van en camino hacia la transición por una agricultura sustentable. Es bien sabido que Venezuela es altamente vulnerable a los cambios climáticos. Lo corrobora, el informe del Proyecto Pan-Earth: caso Estudio Venezuela de Acevedo (1989); Harwell. 1990 y 1990ª) señalan que para la agricultura de las tierras bajas y los valles de las tierras altas, pueden ocurrir cambios en los patrones de la precipitación, tanto temporales como en la distribución espacial, teniendo impactos determinantes en la producción agrícola. En el caso de la agricultura de tierras altas, los incrementos en la temperatura del aire tendrían efectos adicionales, a los del las precipitaciones, sobre los cultivos.

Referencias

Acevedo, M.( 1989) Proyecto Pan-Earth: Caso de Estudio. Reporte Final de los Mini Talleres efectuados en Caracas y Mérida. Venezuela.

Altieri M., (2008). Small farms as a planetary ecological asset: Five key reasons why we should support the revitalization of small farms in the Global South, Institute for Food and Development Policy.
http://www.foodfirst.org/en/node/2115

Altieri M.(2009). Monthly Rewiew August.Vol.61 Nro. 3 www.monthlyreview.org

Ching, L.L., 2008. Is ecological agriculture productive?, Penang, Malaysia: Third World http://www.twnside.org.sg/title2/susagri/susagri064.htm

Declaración de los Movimientos Sociales/ONG/OSC Foro Paralelo a la Cumbre Mundial de la Seguridad Alimentaria en pdf
http://peoplesforum2009.foodsovereignty.org/sites/peoplesforum2009.foodsovereignty.org/files/Final_Declaration-ES.pdf

Food First Backgrounder Institute for Food and Development Policy, (2007), Fall, Volumne 13 Number 3 California, USA


Harwell, M.(1990) Pan-Earth/Ceact Internationla Workshop on Climate Variability and Climate Change in Venezuela and the caribean regions, Final report Merida, Venezuela.

Harwell, M(1990ª) Taller sobre los efectos ecológicos de los cambios Climáticos en Venezuela. Proyecto Pan-Earth/Ivic/MARNR/Fundayacucho, Final report.Ivic. Caracas, Venezuela.

Nuñez. M.A. (2008) Agroecologia en el Dia de la Tierra. http://ecoportal.net

Nuñez, M.A. (2009b) Obama: Honduras x Africa, Los transgénicos. www.aporrea.org/tiburon/a82652.html


Email: ipiat2000@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2244 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: