Azimut revolucionario

Mire usted quién habla

Es risible y hasta sorprendente la forma descarada con que los dirigentes de los partidos tradicionales intentan hacer ver el gobierno constitucionalmente electo y relegitimado del presidente Hugo Chávez como un régimen dictatorial y anti democrático… pareciera un intento forzado de borrar el pasado y de invocar una amnesia conveniente a quienes han padecido en la historia del país las situaciones más vergonzosas, producto de las aspiraciones de esas organizaciones por alcanzar el poder en diferentes, diversas y ya casi comunes circunstancias… José Vicente Rangel endilga estas conductas a un ADN que ya ha ido pasando de generación en generación a través de la formación y de los ejemplos conductuales que, como él comenta, han engendrado una dirigencia política acostumbrada a concebir el gobierno como un privilegio de mafias y cúpulas que tiene su representantes en instituciones que van desde la iglesia, pasando por la central patronal, la central obrera (que ahora no es más que un apéndice triste de la patronal) y los grupos económicos con mayor alcance en la adquisición de conciencias.

Venezuela no olvida el golpe de estado a Isaías Medina Angarita, tampoco el de Rómulo Gallegos… mucho menos las persecuciones al partido Comunista tras la caída de Pérez Jiménez lo cual exacerbó la indignación popular produciendo en el tiempo al guerrilla con sus desaparecidos y sus muertos. Lo más curioso es que siguen presentándose como opciones válidas de liderazgo en el seno opositor personajes macabros, rayados, funestos y llenos de resentimiento por la pérdida de poder y son ellos precisamente los culpables de la extinción casi integral del interés popular por cualquiera de sus candidatos.

Todos recuerdan las presiones políticas de estos gobiernos adeco – copeyanos para la consecución de papel por parte de la prensa escrita y está demás que se vuelva a comentar como lograron establecer como un cargo regular de la administración pública el llamado “censor” de medios de comunicación del cual tenemos ejemplos de dirigentes que hasta las pasadas elecciones aspiraban a la gobernación del estado Lara, con sus caras lavadas y risueñas.

Ahora son ellos quienes hablan de dictadura y hacen creer, haciendo uso de su maquinaria mediática, que en el pasado se vivía un verdadero paraíso de respeto igualdad y derechos humanos… sin recordar el viernes negro, el Caracazo, las masacres de Yumare o El Amparo, los golpes de estado a los gobiernos de Medina Angarita, Gallegos y muchos otros asesinatos como los del profesor Lovera y los que planificó fríamente el comisario López Sisco.

Pareciera risible ver como después de todos estos intentos descabellados por permanecer en el poder y por arrasar tendencias políticas de divergencia se quiera tildar al proyecto bolivariano y a sus seguidores que somos la mayoría del país, de anti demócratas… luego de ocho elecciones, referendum, innumerables leyes que fomentan la participación popular y le dan carácter de obligatoriedad… luego que se transfieren directamente a consejos comunales los recursos que participan directamente en la ejecución pública y que se consolidan los planes educativos para someter la ignorancia popular que por mucho permitió que sucedieran esas canalladas apabulladas por el academicismo de azote que ejercían los leguleyos que estudiaron en el extranjero solo para imponerse y no para formar y engrandecer la nación.

Es una cuestión de genética quizá, como lo dice Rangel de manera irónica… no obstante todos sabemos que es una cuestión de preservación inmoral de sus propios intereses, negándose por siempre a la incorporación del colectivo en los asuntos que para ellos son de estricto orden cupular… Hoy todo ha cambiado y es la propia gente la que se ha encargado de ponerlos en su sitio… Por que lo que sí llevamos los venezolanos en los genes es el entusiasmo de lucha por la igualdad y la efervescencia guerrera que llevó a hombres como Miranda y Bolívar a dar las vidas por ver un nuevo cielo en nuestro país… tal y como ahora lo hace nuestro presidente.

artefactoca@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



Luis Jonás Reyes Flores


Visite el perfil de Luis Jonás Reyes Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Jonás Reyes Flores

Luis Jonás Reyes Flores

Más artículos de este autor