Cáscara Amarga 495

Radiación particular difundida espacial

La radiación particular difundida espacial entre la onda y la partícula, ha de estar regada entre el espacio del universo expansivo einsteiniano de luz curvada y del universo contractivo maleoiano de luz tragada, y, de conformidad con el principio de equivalencia einsteiniano de la materia y de la energía, a mas y a más, y, de conformidad con el principio de la complementariedad de la onda y de la partícula de Niels Bohr. La radiación particular difundida espacial, continente que contiene los contenidos de electrones átomos moléculas colmando espacios de lo visible y de lo invisible, del algo y de la nada, del ser y del noser, tanto como si fuera de la razón y de la sinrazón, del exceso y del defecto, tanto como si fuera de la tesis y de la síntesis, de lo consciente y de lo inconsciente, margullen y chapucean en el oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano de las plurales palabras pareadas paradójicas de armónicas simultaneidades contradictorias de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos equilibrados dinámicos dialecticos difusos. La radiación particular difundida espacial, de la equivalencia y de la complementariedad y de las armónicas simultaneidades contradictorias entre la onda y la partícula. La radiación particular difundida espacial de la onda y de la partícula, tanto como si fuera del exceso y del defecto. La radiación particular difundida espacial al través y en de por medio por la calle de en medio de la onda y de la partícula, tanto como si fuera el medio maleoiano profundo entre el exceso y el defecto, tanto como si fuera la síntesis entre la tesis y de la antítesis, tanto como si fuera la resolutiva optimalidad pretendida de lo consciente y de lo inconsciente, tanto como si fuera el medio pitagórico socrático profundo entre el teorema directo y el teorema indirecto. La radiación particular difundida espacial entre la onda y la partícula, al través y en de por medio por la calle de en medio el medio maleoiano profundo de equilibrio dinámico dialéctico difuso. La radiación particular difundida espacial entre la onda y la partícula, similaricadencia tautológica repetitiva platónica de todos los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de la forma y figura colorida espacial especial del ser y de noser, de la literatura védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria. La modernidad ilustrada originaria a la que Albert Einstein solía decir que se recurriera porque y para obtener las nuevas conceptualidades sintéticas, los mejores resultados esperados las mejores resultantes deseadas de la tesis y de la antítesis porque y para el movimiento cíclico sinusoidal espiralino real de la historia, eterna noria notoria, del algo nuevo ante el Sol maleoiano y nada nuevo bajo el Sol eclesiástico, y, porque y al través y en de por medio por la calle de en medio el medio maleoiano profundo, entre la onda y la partícula, la radiación particular difundida espacial.

Con digresión y sin digresión, la radiación particular difundida espacial, a mas y a más, medio maleoiano profundo, equilibrio dinámico dialéctico difuso de todos los casos correlativos límite contradictorios caliginosos, de la forma y figura colorida espacial especial del ser y de noser, de la literatura védica upanishad sánscrita de la modernidad ilustrada originaria en el oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. La radiación particular difundida espacial, encuéntrase regada en el oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano entre la onda y la partícula, de conformidad con el principio de equivalencia einsteiniano de la materia y de la energía, de conformidad con el principio de la complementariedad de la onda y de la partícula de Niels Bohr, de conformidad con las armónicas simultaneidades contradictorias heraclitoianas de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialectico difuso. Similaricadencia tautológica repetitiva platónica porque y para la equivalencia complementaria armónica simultánea contradictoria de la onda y de la partícula, y, entre ellas, ha de verse y ha de no verse, la radiación particular difundida espacial.

Con divagancia y sin divagancia, la radiación particular difundida espacial entre la onda y la partícula. La radiación particular difundida espacial equivalencia complementaria armónica simultánea contradictoria entre la onda y la partícula. La radiación particular difundida espacial equivalencia complementaria armónica simultánea contradictoria ha de verse y no verse entre la onda y de la partícula. Ha de verse y no verse entre el universo expansivo einsteiniano de luz curvada y el universo contractivo maleoiano de luz tragada. Ha de verse y no verse entre la teoría especial de la relatividad einsteiniana y la teoría general de la relatividad einsteiniana. Ha de verse y no verse, la radiación particular difundida espacial equivalencia complementaria armónica simultánea contradictoria entre el campo electromagnético einsteiniano y el campo gravitatorio newtoniano. Ha de verse y no verse entre el algo existente ya y la nada existente ya, de la teoría especulativa matemática impecable impelable implacable hipotética razonada última de Maleo, ha de verse y no verse, como tiénese dicho, la radiación particular difundida espacial.

Con concordancia y sin concordancia, la radiación particular difundida espacial equivalencia complementaria armónica simultánea contradictoria entre la onda y la partícula. Entre la onda y la partícula, ha de verse y de no verse, la radiación particular difundida espacial. Ha de oírse y no oírse, la radiación particular difundida espacial. Ha de palparse y no palparse, la radiación particular difundida espacial. Ha de degustarse y no degustarse, la radiación particular difundida espacial. Ha de barruntarse y no barruntarse, la radiación particular difundida espacial. Entre la onda y de la partícula, ha de intuirse y de no intuirse, la radiación particular difundida espacial. Ha de sentirse y de no sentirse, la radiación particular difundida espacial. Ha de percibirse y de no percibirse, la radiación particular difundida espacial. Y, porque y ha de sentirse y de intuirse, la radiación particular difundida espacial, de conformidad con la equivalencia, con la complementariedad, con las armónicas simultaneidades contradictorias entre la onda y de la partícula, y, porque y margulle y chapucea entre la onda y la partícula, en el oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, o sea ¡océano! en que un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces, quiasmo río efesoíta, con las plurales palabras pareadas paradójicas, continente que contiene los contenidos de la onda y de la partícula, y, porque y endenates y endespués, entre la onda y la partícula, entre ellas, ¡Coño! la radiación particular difundida espacial.

Si la radiación particular difundida espacial equivalencia complementaria armónica simultánea contradictoria está entre la onda y la partícula. Entonces sea dicho que la radiación particular difundida espacial, ha de verse y no verse entre la onda y la partícula. Ergo vergo sea dicho que la radiación particular difundida espacial, ha de oírse y no oírse entre la onda y la partícula. Ergo vergo sea dicho que la radiación particular difundida espacial, ha de sentirse y no sentirse entre la onda y la partícula. Ergo vergo se dicho que la radiación particular difundida espacial, ha de intuirse y no intuirse entre la onda y la partícula. Ha de percibirse y no percibirse entre la onda y la partícula, la radiación particular difundida espacial. Ha de verse y no verse entre el algo existente ya y la nada existente ya, de la teoría especulativa matemática impecable impelable implacable hipotética razonada última de Maleo, ha de verse y no verse, como tiénese dicho, la radiación particular difundida espacial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 514 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor