Cáscara Amarga 934

El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas

El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. O sea y es decir, decir el quiasmo río heraclitoiano de Heráclito 500 años antes de Cristo, el hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Y, de entre dos medidas contradictorias, no cabe medida media, a según la Lógica de Aristóteles 353 años antes de Cristo en su principio del tercio excluso. Que es la extensión existencial esencial del principio de incertidumbre de Werner Heisenberg 1927, o sea y es decir, decir que: "Si mides una cosa de manera precisa, no puedes hacer lo mismo con otra". Y, se sigue de Aristóteles 353 años antes de Cristo y su Moral, a según: "Siempre que exista el exceso y el defecto, ha de haber de entre ellos, casos correlativos contradictorios caliginosos, necesariamente, el plausible prudente tercio término medio un medio". Y, en consecuencia, se sigue de la Moral del filósofo de Estagira 353 años antes de Cristo, en que se insiste, explícase y se muestra que, de entre dos medidas contradictorias, forzosamente, ha de haber, ha de existir una avisada acción ejecutada medida media. Y, como dice el filósofo campestre cojedeño, premio noble de literatura campesina cojedeña de Cojedes, el esclarecido diputado Pineda de la cuarta República: "¡El aliño que es bueno para el cerdo cochino marrano, también ha de ser bueno para la cerda cochina marrana!" Y, asina ansí asín así, sigue el diputado Pineda: "¡Tas con tas no es tinglado y lo que es igual no es trampa!" Y, teniendo en mientes hemos de parafrasear a la filosofía de Protágoras y a su escuela escuálida sofista endenates 450 años antes de Cristo. Y, como tiénese dicho y deténtase mentado, en el botiquín de Miguelito, en San Carlos de Cojedes, del techo del negocio, guindaba un grande cartón cuadrángulo rectángulo pitagórico que decía, simultáneamente, la frase de la otra cara es verdadera y la frase de la otra cara es falsa. Asina ansí asín así, como en el botiquín de Miguelito, Werner Heisenberg 1927, derrumba su propio principio de incertidumbre con unas expresiones como la del cartón cuadrángulo rectángulo pitagórico del afamado botiquín: "No todas las frases científicas son verdaderas y no todas las frases científicas son falsas". Agora ahora hogaño, en el cartón, de entre lo verdadero y lo falso, ha de estar la slash diagonal hipotenusa contrarrecíproca ad absurdum pitagórica absurda medular estable equilibrada profunda, el plausible prudente tercio término medio un medio. Asina ansí asín así, ha de estar la slash diagonal hipotenusa contrarrecíproca ad absurdum pitagórica absurda medular estable equilibrada profunda, el plausible prudente tercio término medio un medio de entre el hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer, o sea y es decir, decir el hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas.

Con divagancia y sin divagancia, el hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río heraclitoiano de Heráclito 500 años antes de Cristo: "Un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces". El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río einsteiniano de Albert Einstein 1919: "En la medida en que las leyes de la matemática se refieren a la realidad no son ciertas y en la medida en que son ciertas no se refieren a la realidad". El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río andresbelloiano de Andrés Bello 1847: "Saber todo lo que se quiere decir y decir lo que se quiere saber". El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río gonzalomartinvivaldiano de Gonzalo Martín Vivaldi 1971: "Mostrar todo lo que se quiere decir y decir lo que se quiere mostrar". El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río johnkennediano de John Fitzgerald Kennedy en 1961: "No preguntes lo que tu país puede hacer por ti y lo que puedes hacer tú por tu país, pregúntate." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río suntzuiano de Sun Tzu 350 años antes de Cristo: "La humanidad debe poner un fin a la guerra y la guerra pondrá fin a la humanidad." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río quevedoiano de don Francisco de Quevedo: "Viendo cómo me tratáis, pues si me veis, me matáis; ojos, yo no sé qué espero y si yo os miro, me muero." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río johnronaldreueltoiano de John Ronald Reuel Tolkien: "Muchos de los que viven merecen la muerte y de los que mueren merecen vivir mucho, muchos." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río manuelmachadoiano de Manuel Machado: "Frutales trigales y dorados cargados." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río rubendarioiano de Rubén Darío: "Cuando quiero llorar no lloro y a veces lloro sin querer." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río diegodeojedaiano de Diego de Ojeda: "Tanto respeto como tantas inclinaciones y abatidas mostraban copas tantas almas." El hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. El hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Es tanto como decir y nombrar el quiasmo río mahatmagandhiano de Mahatma Gandhi: "Necesitamos vivir simplemente y simplemente vivir para que otros puedan." Agora ahora hogaño, todos lo quiasmos ríos heraclitoianos de Heráclito, han de ser contradictorios caliginosos, y, se ha de expresar, que vivimos inundados de quiasmos ríos heraclitoianos en la ciudad desnuda borrosa, continente que contiene a mas y más de 8 millones de quiasmos ríos heraclitoianos. Asina asín así, la Filosofía de las 4E del entendimiento y la estética ética espiritual, ha de estar plagada de quiasmos ríos heraclitoianos. Asina ansí así, todos los casos correlativos coordinados concordados congruos contradictorios caliginosos de Maleo 2001, han de tener la forma del quiasmo río heraclitoiano. Asina asín así, todos los quiasmos ríos heraclitoianos, han de identificarse y caracterizarse con la congrua conjunción inclusiva incluyente inclusa "Y" griega luisalbertomachadoiana absurda medular estable equilibrada profunda de entre lo concreto y lo abstracto, de entre el ser y no ser, de Luis Alberto Machado del año 1975, con que el filósofo caraqueño de Caracas, mandara, desde la "Y" griega al carajo a la duda metódica de Hamlet de William Shakespeare de 1590. Y, el filósofo caraqueño de Caracas, enviara desde la "Y" griega al coño al principio del tercio excluso de la Lógica de Aristóteles, 353 años antes de Cristo. Y, es de hacer notar, que esto de Luis Alberto Machado del año 1975, ha de estar en la Revolución de la Inteligencia, y, lo dicho por el filósofo caraqueño de Caracas, no lo ha dicho nadie, ni siquiera Bertrand Russel 1921, aun y aún, que tuvo su quiasmo río heraclitoiano: "Todo lo implica una contradicción y con una contradicción puede demostrarse lo que se quiere". Agora ahora hogaño, a mas y a más, asina ansí así, todos los quiasmos ríos heraclitoianos, han de tener la grafía grata gratificante en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y yang de Laozi 500 años antes de Cristo y de la cúbica composición con hoja de Fernand Léger 1918. En la línea curva lemniscata de Bernoulli 1738 y en la parábola cúbica de Picasso 1927. Todos los quiasmos ríos heraclitoianos, han de tener la grafía grata gratificante en la bacinilla de Rosa María, la mitad llena de miao y la mitad vacía y en el cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Cojedes de Maleo 2001. Asina asín así, en el yin y yang de Laozi 500 años antes de Cristo, la cúbica composición con hoja de Fernand Léger 1918, la bacinilla de Rosa María, la mitad llena de miao y la mitad vacía de Maleo 2001. Y, el cóncavo convexo contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño de Cojedes de Maleo 2001, han de ser continente que contiene al quiasmo río heraclitoiano, el hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Asina ansí así el hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas.

Si el hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas. Entonces sea dicho que el hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas, han de ser casos correlativos límite límbico grembo fronterizos contradictorios caliginosos de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético en la perogrullada primera vez de Perogrullo de Maleo 2001 de la tesis y teoría innovadora inédita novedosa avanzada cojedeña de Cojedes TINACO de Maleo 2001. Ergo vergo sea dicho que la congrua conjunción inclusiva incluyente inclusa "Y" griega luisalbertomachadoiana absurda medular estable equilibrada profunda de Luis Alberto Machado del año 1975, con que el filósofo caraqueño de Caracas, mandara, desde la "Y" griega al carajo a la duda metódica de Hamlet de William Shakespeare de 1590. Y, el filósofo caraqueño de Caracas, enviara desde la "Y" griega al coño al principio del tercio excluso de la Lógica de Aristóteles, 353 años antes de Cristo. Que la congrua conjunción inclusiva incluyente inclusa "Y" griega luisalbertomachadoiana absurda medular estable equilibrada profunda de Luis Alberto Machado del año 1975, está en la Filosofía de las 4E de Maleo 2001 y de los casos correlativos límite límbico grembo fronterizo contradictorios caliginosos de la tesis TINACO de Maleo 2001. Que la congrua conjunción inclusiva incluyente inclusa "Y" griega luisalbertomachadoiana absurda medular estable equilibrada profunda de Luis Alberto Machado del año 1975, está en el quiasmo río heraclitoiano de Heráclito 500 años antes de Cristo: "Un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces". Que decir el quiasmo río heraclitoiano de Heráclito 500 años antes de Cristo: "Un río no es dos veces el mismo río y es el mismo río las dos veces", es tanto como decir, el hombre como la mujer son la medida de las cosas y no son la medida de las cosas el hombre como la mujer. Que es decir el hombre como la mujer son la medida de las cosas y el hombre como la mujer no son la medida de las cosas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 717 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: