Análisis Abierto

Soy americano. No me quite el gentilicio

América es un gran Continente desde el Paso de Drake en cabo de Hornos del archipiélago de las Islas de Diego Ramírez (Chile) hasta el cabo Columbia en las Islas de Ellesmere (Canadá); tiene una extensión de 43.316.000 Km2; posee una población de 1.022.000.000 y se encuentra integrada por 35 países independientes y 25 dependencias (colonias aún). América también se encuentra subdivida en tres segmentos: América del Norte, América Central y América del Sur. A su vez, posee una placa tectónica en el atlántico conocida como el Mar Caribe. América es considerada por muchos pensadores e historiadores eurocéntricos como un Continente joven o nuevo por su recién “descubrimiento” en el año 1492; sin embargo se ha logrado comprobar que ya existían civilizaciones desde hacían más de 12 a 16 mil años atrás como lo explica la teoría del Poblamientos Tardío, la teoría Clovis, la teoría Oceánica, teoría de la Polinesia u otras, por lo que el término de “descubrimiento” sería un gravísimo error inexcusable aplicarlo; en todo caso, era cuestión de tiempo que ambas civilizaciones de cada hemisferio se encontrasen.

Las crisis económicas de las grandes potencias europeas como España, Gran Bretaña, Portugal, Alemania, Italia, Holanda y Francia se vieron en la imperiosa necesidad de buscar riquezas en otras latitudes para seguir manteniendo el estatus de gran Poder a sus respectivas monarquías; por lo que vieron en América una oportunidad de oro. Desde la conquista mediante las invasiones de los colonizadores europeos el Continente americano ha intentado lograr su independencia para que cada Nación sea libre. Han sido años de sangre y muerte para lograrlo. Si alguien tiene razón son los eurocéntricos en afirmar que este Continente es nuevo o joven; pero eso sí, tienen razón sólo en el nombre y la etnia; puesto que anterior a su conquista este Continente ya se llamaba Abya Yala y estaban asentadas por sus pueblos originarios. Es decir, los colonizadores se robaron hasta el nombre y además redujeron la etnografía de las civilizaciones indígenas. Nos quedamos casi sin pueblos originarios en América.

Hoy en día nuestra América culturalmente se encuentra convulsionada por la diversidad etnográfica existente que chocan entre sí al no distinguir sus orígenes claramente; quizás por desconocimiento en algunos casos y en otros por querer ser lo que no se es. Un claro ejemplo de este último es aquella persona nacida en América pero anhela encontrar en algún punto de su cadena histórica de linaje alguna ascendencia europea para adoptarla y así relegar sutilmente a la natural. El Libertador SIMÓN BOLÍVAR en una oportunidad vislumbró este fenómeno social que se venía engendrando sentenciado en la Carta de Jamaica (1815): “Mas nosotros, que apenas conservamos vestigios de lo que en otro tiempo fue, y que por otra parte no somos Indios ni Europeos, sino una especie media entre los legítimos propietarios del País y los usurpadores españoles; en suma, siendo nosotros americanos por nacimiento; y nuestros derechos los de Europa, tenemos que disputar éstos a los del país, y que mantenernos en él contra la opinión de los invasores; así nos hallamos en el caso más extraordinario y complicado”.

La actual América fue sobre todo colonizada por Españoles, Portugueses, Franceses, Holandeses y Británicos; el imperio ibérico Español y Portugal colonizaron gran parte de la región americana del sur y central dándole a sus vastas supremacías colonias hispanoamericana y/o iberoamericana según el idioma dominante. El imperio Gran Bretaña, Holanda y Francia hicieron lo propio en América del Norte, el Mar Caribe y una pequeña parte de América Central y América del Sur. Actualmente América del Norte la componen tres naciones: Canadá, Estados Unidos y México; siendo EE.UU el país con el más alto crecimiento industrial de la región y con la economía de mayor exportación. Estados Unidos ha sabido exportar e imponer su cultura moderna en los países latinoamericanos, pero no una imposición que busque imitarlos sino más bien una especie de imposición revertida, para que las naciones que las adopte tengan una especie de síndrome de Estocolmo terminando admirar a su verdugo; algo así como: “hacer lo que yo digo pero no lo que yo hago”. Ellos han jugado con la psiquis y los sentimientos a través de la filosofía de la vida y el sentido común en las cotidianidades de las sociedades. Un instrumento eficaz ha sido la Religión y la Educación, elementos que han servido para dominar y manipular el comportamiento de cada ciudadano teniendo la soga en el cuello sin saberlo. La educación debe ser liberada en lo que respecta a la búsqueda del conocimiento; pero eso es otro tema.

Fue mediante las películas, novelas, publicidades y los libros que le impusieron al mundo que sólo existían “americanos” en Estados Unidos; es decir, que los americanos eran los gringos y los demás eran una especie de derivación como sub americanos, indios o quién sabe. Aún se puede escuchar con mucha habitualidad por los mismos latinoamericanos referirse a los repuestos para vehículos como “repuestos americanos”; como si América fueses nada más los EEUU. ¡Que vaina pa´loco! La ignorancia es a veces muy cruel con sus propios hijos. Los latinoamericanos también son americanos, se denomina así por ser una población etnia geográfica con idiomas de origen latín; ya que este es considerado una lengua indoeuropeo y de allí se originaron los idiomas romances como el español, portugués, italiano y francés entre otros. En cambio, los estadounidenses son de habla inglesa y ésta procede del anglosajón quienes descienden de los pueblos germánicos de familia lingüística también indoeuropea; de allí el inglés, alemán y holandés entre otros.

América en sí es un sólo Continente que se divide en sur, norte y central para ser identificada su ubicación geográfica en los hemisferios del planeta por su gran extensión pero no por su denominación; mal pudiera desconocerse el gentilicio de cada región americana. Aquella famosa e hipócrita doctrina Monroe de “América para los americanos” no sólo quiso imponer una propiedad privada de naciones para los EEUU, sino que también iba consigo que América eran los estadounidenses. Americano es todo aquel quien nace en América. El estadounidense, mexicano y canadiense son de América y se ubican en la parte Norte del hemisferio por lo que a su vez se pueden llamar norteamericanos pero no dejan de ser americanos. Asimismo ocurre con el americano del Sur, Central o del Mar Caribe. No sigamos auto excluyéndonos despojándonos el gentilicio americano como algo exclusivo para los estadounidenses. Americanos somos todos los nacidos en éste gran Continente, abandonar nuestras identidades es renunciar a la Patria grande y es el objetivo de quienes nos quieren ver divididos para seguir dominándonos por la ignorancia. Así que no me quite el gentilicio porque soy AMERICANO.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



Carlos Gutiérrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282441.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO