José Antonio Páez, patriota venezolano a carta cabal

Al producirse en 1830 la separación de Colombia, Venezuela proclamó sus derechos sobre los territorios asignados por Carlos III en 1777 a la entonces Capitanía General de Venezuela. Desde su inicio la nueva República tuvo tiempos difíciles que debieron ser dedicados a la reconstrucción de la economía deteriorada por la guerra, a la planificación del pago de la deuda, a la definición de sus fronteras, a la organización de la hacienda pública, al estímulo de la actividad agropecuaria para que volviera a ser tan próspera como lo había sido en la época de la colonia, pero en cambio se dedicó mucho tiempo a una lucha incesante por el poder, impidiendo atender debidamente, con el uso de toda la energía disponible, los problemas fundamentales de la nación. Páez es un fenómeno político-militar digno de ser analizado y sus raíces deben buscarse en la estructura socio-económica que surgió como consecuencia de la terrible lucha que se libró en Venezuela en tiempo de la independencia, en aquel entonces fue necesario reclutar jóvenes campesinos para enseñarles el arte de la guerra; con el agravante de que muchos de ellos jamás volvieron al trabajo creador, pues quienes no murieron o quedaron lisiados, fueron incorporados al ejército regular, pocos pudieron regresar a sus sitios de origen y buena parte de ellos se convirtieron en bandoleros o asaltantes de caminos.

Con el tiempo se fueron formando ejércitos personales como factores de poder, con el cual los caudillos aspiraban a la silla presidencial o le servían de apoyo al gobernante de turno. Desde 1830 a 1847 hubo 85 movimientos armados contra el gobierno, algunos de los cuales atrajeron la atención de todo el país por su significación e importancia. El primero fue la rebelión militar de 1831, situación que es controlada con toda rapidez por Páez, logrando que los rebeldes depusieran sus armas, dictando un decreto de indulto el 23 de junio de 1831 en Valle de la Pascua, en el que se establecían garantías para los jefes militares y demás personas comprometidas en estos sucesos. Posteriormente, se produjo la Revolución de las Reformas, el alzamiento de Farfán y la Revolución Campesina, entre otros. Al final de 1834, en el país existían aproximadamente 700 mil habitantes. Había una deuda exterior, adquirida durante la Independencia del orden de los 34 millones de pesos, en tanto que el presupuesto era de 1 millón 500 mil pesos. El café y el cacao representaban más del 60% del comercio exterior. Entre los logros del primer gobierno de Páez 1831-1835 deben contarse la creación de la Sociedad Económica de Amigos del País y numerosas escuelas de educación primaria, dándose gran impulso a la educación superior, a pesar de las grandes limitaciones económicas que tuvo su gobierno, creando la Academia Militar de Matemáticas, el Colegio Nacional de Trujillo, la Escuela de Cirugía de la Universidad de Caracas y el Colegio Federal de Valencia, entre otras instituciones educativas.

La Universidad de Valencia (hoy de Carabobo), tuvo su origen en el Colegio fundado por Páez, el cual comenzó a funcionar el 5 de julio de 1836, contando con cuatro facultades para 1856: ciencias eclesiásticas, ciencias políticas, matemáticas y medicina. Guzmán Blanco lo elevó a Colegio Federal de primera categoría en 1883 y, luego, Crespo lo convirtió en universidad en 1892. La obra educativa no fue el único aporte de Páez al país, pero ciertamente el más trascendente. En política exterior firmó el tratado de comercio con Francia, estableció relaciones con Estados Unidos, Holanda e Inglaterra, inició gestiones destinadas a lograr el reconocimiento de Venezuela por parte de España. Asimismo, mantuvo una total libertad de prensa y solicitó al Congreso autorización para el traslado de los restos de Bolívar a Caracas, presidiendo el acto de repatriación en 1842. De Páez puede decirse que unía su creatividad a la acción, pero con un carisma o halo mágico que le permitía vencer limitaciones inmensas. Su gestión le permitió al país iniciar bien su camino, siendo la primera vez que se lograba dar inicio a la institucionalidad. Es entonces cuando nace realmente la República de Venezuela, pues de las tres experiencias anteriores, 1811, 1813 y 1818, todas duraron muy poco tiempo. Sin embargo, debe señalarse entre los desaciertos de Páez, la poca maniobrabilidad que demostró al no lograr que el Congreso aprobara el acuerdo Michelena-Pombo, que tantos problemas le habrían ahorrado al país en lo referente a sus fronteras con Colombia. No obstante, durante el primer periodo gobernando por Páez, finalizado en 1835, el gobierno actuó con mucha ponderación y entregó pacíficamente el poder a José María Vargas. Todavía hoy se argumenta, qué de no haberse separado Venezuela de Colombia poco antes de la muerte de Bolívar, la oligarquía colombiana santaderista se hubiera adueñado de este país y por ello muchos patriotas venezolanos hubieran sigo fusilados por orden del mismo General Santander, y el primero de aquellos fusilados sin duda habría sido el General José Antonio Páez; el también conocido como El León de Payara.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2164 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: