Recuperación Económica, Bienestar y Prosperidad o Medidas de Ajuste Neoliberal

La alta precariedad alcanzada en la calidad y nivel de vida y la insatisfacción social del pueblo venezolano en los últimos tres años del sexenio del gobierno de Nicolás Maduro, 2015-2018, continúa su indetenible deterioro, alcanzando porcentajes solo comparables a las décadas de los 80 y 90 del siglo XX. Esta situación resulta sin precedentes en el proceso político de los últimos 20 años, que incluso sufrió un golpe de Estado fascista en 2002. Existen diversidad de causas que amenazan seriamente la continuidad del proceso político venezolano y la estabilidad social venezolana.

Las determinaciones de esta situación son múltiples. Las causas internas están vinculadas a medidas económicas, sociales, políticas y administrativas bajo la impronta del error y ponen en evidencia la incompetencia del gobierno nacional, acompañadas del quiebre ético y el predominio omnipotente de la corrupción. Las externas, de corte injerencia, señalan: bloqueos, boicot económico-financiero-comercial, campañas mediáticas de desprestigio, debilitamiento de bloques sur-sur, entre otros, que apuntan al control monopólico de los recursos energéticos, hídricos, minería y biodiversidad por las corporaciones transnacionales dominantes del mercado neoliberal. Estas determinaciones, en combinación, afectan directamente a la población venezolana en general y sobre todo a los sectores más vulnerables y convierten al país en territorio donde reina el desasosiego, la desesperanza, la apatía y el caos.

Sin embargo, no hay pueblo vencido y allí está sigiloso, rebelde, combativo, con alta moral e infinita capacidad de resistencia, dispuesto a mayores sacrificios, pero reacio a aceptar claudicaciones y traiciones.

Como corolario del oficialismo, el lunes 17-8-2018 el Ejecutivo Nacional, en cadena nacional y en el marco de presentación de las Medidas de Recuperación Económica, Bienestar y Prosperidad, expresó: "Debemos pasar a un mecanismo virtuoso, nuevo, dinámico y real… respetando las reglas del mercado y las de la economía mundial…" Fue un mensaje transparente, como pocos en este período, sincerando posiciones y tomando definitivamente partido por el mercado y sus imposiciones, cancelando con ello el espacio ganado en la construcción de un modelo de socialismo alterno al predominio del capital. Reconoció el camarada presidente ese día: "Sólo métodos revolucionarios pueden permitir la transición" al socialismo. ¿Será que el método empleado es abiertamente funcional a la dinámica del capital y no lo sabíamos? Sin duda alguna, estamos en presencia de un paquete de ajuste neoliberal, paquetazo, que avala y profundiza la dolarización de la economía venezolana. En la misma cadena nacional puntualizó que "el proceso de transición (al socialismo) era tardío" así como el reconocimiento formal de que "hemos sufrido graves retrocesos" en todos los órdenes.

El presidente Maduro, al reivindicar las reglas del mercado y de la economía neoliberal globalizada, en sus numerosos y repetitivos mensajes, no comete un ingenuo error conceptual. Asume el neoliberalismo rapaz y ecocida, cuya base de implementación está constituida por la imposición de los tratados de libre comercio (TLC), el endeudamiento nacional, la privatización, los programas de ajuste macroeconómicos que impulsa las políticas de flexibilización laboral (maquila, tercerización y precarización laboral), la dolarización de las economías "nacionales", los recortes a la seguridad social, entre otras medidas, todo ello en el marco de la ortodoxia neoliberal que imponen los grandes carteles y corporaciones financieras internacionales y cuyos órganos ejecutores son de preferencia el FMI y el Banco Mundial a escala planetaria y en la región nuestramericana, pero también los inversores chinos y rusos. El presidente se desmarca olímpica y definitivamente de cualquier opción de cambio revolucionario y él se constituye desde este país, del norte del sur, en un aventajado compañero de ruta del traidor Lenin Moreno de Ecuador, sumándose con armas y bagaje al rancio y desprestigiado "pensamiento" político de democracia socialista o socialdemócrata burguesa.

Estas jugadas oficialistas se activan en una difícil coyuntura histórica cuando tanto nosotros los revolucionarios como el pueblo apostamos con la pasión desobediente y, a pesar de los engaños –con nuestras virtudes y defectos–, a la emancipación del trabajo sobre el capital nacional o trasnacional, impulsando la legítima y definitiva redención frente a la barbarie y el holocausto capitalista, a través del legado histórico e implementando todas las formas de lucha que demanda el momento político actual y echando mano de los recursos y el acervo histórico de resistencias e insurgencia nuestramericana.

Las medidas impuestas por el Ejecutivo Nacional-y su equipo de gobierno: la vanguardia político-militar del proceso revolucionario – evidencian no sólo un doble discurso sino una determinada posición ideológica-política que contienen un inconfundible sello de clase antipopular. En un momento particularmente tan difícil en lo social y económico, estas decisiones constituyen el detonante de serias reacciones sociales y políticas de rechazo y cuestionamientos severos por sus implicaciones. Ello no ha sido así. Se impuso nuevamente la lógica perversa de la complicidad acrítica matizada por las maniobras mediáticas gubernamentales y el desarrollo de la cooptación masiva. En términos reales nos encontramos ante la obvia formalización del quiebre político-ideológico y de clase del Jefe de Estado y sus allegados.

Este conjunto de medidas económicas seguramente estaba previsto implementarlo el 21 de mayo, inmediatamente después de las elecciones del 20/05/2018, pero se optó por aplicarlo en cómodas cuotas tres meses después y necesario es preguntarse qué pasó en ese ínterin. Lo que sí se produjo tempranamente, apenas se anunciaron el conjunto de medidas económicas y la entrada en vigencia del nuevo cono monetario, fue la convocatoria a movilizaciones y concentraciones masivas en todo el territorio nacional en defensa de las medidas tomadas, incluida – suponemos – la rebaja significativa de las bebidas alcohólicas.

En el ámbito nacional e internacional los opinadores afines al proceso no han presentado sus agudas observaciones y/o recomendaciones ante las implicaciones del paquete de ajuste neoliberal. No obstante, se oyen contadas voces como las del 26-8-2018 cuando Federico Brito García planteó "instaurar un sistema digital universal, centralizado y transparente de administrador de costos y precios" y expresaba motivo de celebración "que hayan sido detenidos algunos infractores del acuerdo de precios: si la misma medida se hubiera adoptado hace cinco años, no estaríamos como estamos". Pocos días antes Carlos Lanz R. solicitaba que "Abran los libros de contabilidad". Nadie ha condenado la traición al proyecto histórico de emancipación del capital y reivindicación humana; sólo se escucha el silencio cómplice y el crujir de los asientos tradicionales de burócratas en reacomodo servil.

Las jugadas de la dirigencia del gobierno al imponer un modelo obrerista euroasiático de socialismo mercantilizado afín y útil a la globalización neoliberal, revelan una franca traición a este pueblo, quien resuelta y estoicamente le ha brindado su apoyo militante. Una traición a la tradición de lucha revolucionaria ancestral que ayer enfrentó el neocolonialismo genocida español, que hoy se bate contra el imperialismo yanqui, europeo o euro asiático, contra la lumpenburguesía criolla, un pueblo que ha luchado y lucha por la liberación nacional y construye el socialismo indoamericano, raizal, "que no sea ni calco ni copia" de fracasados intentos eurocéntricos.

En consecuencia a lo anteriormente expuesto, nosotras y nosotros como integrantes del Colectivo Autónomo Suruapay, expresión articuladora local en Los Altos Mirandinos de la Corriente Histórico-Social-Proyecto Nuestra América (PNA), expresamos nuestro más enérgico rechazo al paquete neoliberal de "Recuperación Económica, Bienestar y Prosperidad" y gobierno de Nicolás Maduro por traicionar los intereses del pueblo trabajador y sus luchas históricas por la emancipación y la autodeterminación popular y convocamos a un proceso colectivo de reflexión y problematización en torno al quehacer del movimiento popular y revolucionario que vaya más allá de la coyuntura.

Altos Mirandinos, septiembre 2018



Esta nota ha sido leída aproximadamente 424 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a269701.htmlCd0NV CAC = Y co = US