Evidencias de que este es un Gobierno Traidor

Detengamos la Entrega de Chávez (II)

Con la llegada de la Revolución Bolivariana de la mano del Comandante Chávez, se puso fin a la “Apertura Petrolera” y se dio inicio a una política petrolera, popular, nacional y Revolucionaria, conocida como Política de Plena Soberanía Petrolera, la cual trajo amplios beneficios a todo el país, especialmente a los más humildes. En el artículo anterior (https://www.aporrea.org/energia/a267622.html) abordamos este tema con mayor detalle, a partir de ahora comenzaremos a mostrar algunas evidencias que sugieren que Maduro y su camarilla nos llevan de la mano a entregar uno de los más grandes legados del Comandante Eterno.

La centenaria historia petrolera de nuestro país ha tenido episodios de gran impacto en la política interna y externa de la República. Casi se podría afirmar que la historia de Venezuela en los últimos 100 años, está determinada por la historia de su petróleo. Por esta razón, el Comandante Chávez decía que, para entender los acontecimientos históricos del país, obligatoriamente se debe conocer su historia petrolera.

Uno de los hechos controversiales de nuestra historia petrolera, es lo que se conoció como la “Apertura Petrolera” a mediados de los años 90. Ya con Rafael Caldera ejerciendo su último periodo presidencial y en medio de una profunda y aguda crisis económica, social, política y moral. La tecnocracia petrolera, con Luis Giusti a la cabeza, entregada al poder económico internacional, logró posicionar la idea de la imposibilidad para PDVSA de poder desarrollar sus actividades de exploración, producción, refinación y comercialización sin inversión de terceros.

Se argumentaron razones técnicas poco creíbles, aunque las razones económicas fueron las de mayor peso, señalando que, como el gobierno no contaba con recursos para mantener la operatividad de PDVSA, lo mejor era entregar sus “costosas” operaciones a empresas transnacionales. Se trató de una apertura al capital privado sobre la cual cabalgó el neoliberalismo en nuestro país. Uno de los problemas de la “Apertura Petrolera” era las condiciones fiscales que se entregaban a los “Convenios Operativos” y a las “Asociaciones Estratégicas”, llegando a pagar 1% de Regalías y 34% de Impuesto Sobre La Renta (ISLR). Se trataba de crear todas las condiciones favorables para el capital privado en detrimento del interés nacional.

El siguiente gráfico muestra las diferencias entre la “Apertura Petrolera” y la Política de Plena Soberanía de Hugo Chávez.

 

Fuente: PDVSA

 

Llama poderosamente la atención la situación de la política petrolera nacional en la actualidad. En el marco de una profunda crisis, aún más grave que la de mediados de los años 90, el Gobierno nacional parece no definir claramente una posición. Mientras que por un lado se presenta como defensor de la soberanía nacional, por el otro cada día se distancian más de la política petrolera realmente soberana del Comandante Hugo Chávez. En ese contexto de confusión inducida y de clara indefinición ideológica, aparecen elementos sumamente preocupantes que nos obligan a escribir estas líneas.

Uno de estos elementos es la excepción del pago del ISLR petrolero a PDVSA, sus filiales y empresas mixtas, domiciliadas o no en Venezuela durante todo el ejercicio fiscal 2018. Según se desprende del decreto N°3569, publicado en la gaceta oficial N°41452 en fecha 2 de agosto de 2018, quedan exoneradas las actividades petroleras en el país del pago del ISLR durante el periodo del 2018. ¿Realmente que significa esto?, ¿Por qué el Gobierno nacional decide prescindir de un ingreso tan importante como el ISLR en un contexto de déficit fiscal del cual no se tienen datos oficiales, pero que la hiperinflación nos da una idea de su tamaño abismal? 

Es importante señalar que una medida de este tipo beneficia principalmente a los socios de PDVSA en sus empresas mixtas. Dado que PDVSA una empresa estatal, el Gobierno nacional posee mecanismos para acceder a ese dinero aun sin exceptuarlo del pago de ISLR, es decir, no es cierto que esta medida sirva para aliviar la carga de la estatal petrolera. En cambio, las transnacionales socias de PDVSA en sus distintas empresas mixtas de pronto se consiguen con un importante volumen de recursos con los cuales no contaban en su presupuesto.

Hagamos un sencillo ejercicio para mostrar la dimensión del asunto, tomemos un aproximado de la producción al día de hoy de algunas empresas mixtas y asumamos el pago total de regalías y un nivel de costos operativos e inversiones cercano al 30% del ingreso bruto por exportaciones.

Fuente PDVSA y cálculos propios

 

¿Acaso el presidente Maduro no entiende esto? ¿Es posible que los asesores todavía puedan vender las ideas que generaron el capítulo oscuro de la “Apertura Petrolera” o quizás estamos ante una nueva apertura? ¿Esos más de 1500 millones de dólares no son necesarios para enfrentar la crisis que atraviesa el país?

Estaría por verse si esta medida logrará detener la histórica caída de producción petrolera beneficiando a los socios, aunque la historia demuestra que las transnacionales solo buscan el incremento de sus ganancias sin respetar política nacionalista alguna.

¿Hacia dónde vamos? ¿Estamos en presencia de una Nueva Apertura Petrolera liderada por Maduro y su combo? Será esa la intención de los poderes entregados a Quevedo recientemente en el marco del decreto N°3368 que le da, entre otros, el poder de adjudicación directa en cualquier proyecto de la cadena de valor de PDVSA. ¿Cómo se distribuirá ahora el barril de petróleo que pertenece a todos los venezolanos? ¿Está Maduro resucitando la conducta entreguista del Pacto de Punto Fijo? ¿Será Quevedo el Nuevo Luis Guisti?

 

Cada día surgen más evidencias del desmontaje de la Política Petrolera Soberana llevada a cabo por el Comandante Chávez, ese desmontaje apunta a la disminución de PDVSA como el participante más fuerte en el mercado petrolero nacional, latinoamericano y de los más fuertes del mundo. Las discusiones en la Organización de Países Exportadores de Petróleo, cada vez más giran en torno a Venezuela y a nuestra incapacidad para levantar la producción petrolera. ¿Cuánto mercado petrolero se ha perdido con la caída de la producción? son preguntas que quedan sin repuestas ya que no ha sido posible, ni siquiera, publicar el informe de gestión anual correspondiente al año 2017.

Los “contratos de servicios” anunciados por Quevedo, generan distintos cuestionamientos sobre el rol de PDVSA, el del Ministerio del Poder Popular para el Petróleo, e incluso el que cumplirán los 100 mil trabajadores de PDVSA. Sin embargo, este tema será abordado en el próximo artículo.

Debemos volver con urgencia al pensamiento petrolero del Comandante Chávez. De lo contrario nos espera el abismo de Luis Giusti y su “Apertura Petrolera”, o peor aún, el ostracismo.

 

¡¡CON CHAVEZ TODO!!  ¡¡CON TRAIDORES NADA!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10296 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a268030.htmlCd0NV CAC = Y co = US