Quiebra económica, bloqueo, diálogo y ANC

A estas alturas, denunciar que hay un terrorismo o guerra económica contra Venezuela, a lo interno y desde lo externo, es como llover sobre mojado y dependiendo de quien lo denuncie, la recepción del comentario luce diferente: si es un comentario de un analista o escritor, éste incurriría en un refrito o una ociosidad y; si es de parte de a quien corresponde enfrentar este flagelo, sería, entonces, un vulgar acto de cinismo, ineptitud o impotencia por no saber atajar este flagelo.

En fin, hasta las piedras del camino saben que en la República Bolivariana de Venezuela las ciudadanas y los ciudadanos comunes estamos arruinados y vivimos bajo el asedio del terrorismo económico, desde diversas manifestaciones, una de las cuales es la hiperinflación desatada de manera planificada y criminal, desde el año dos mil trece (2013), pero que desde el pasado primero de diciembre del año dos mil diecisiete (01/12/2017), hasta la presente fecha, ha estado mercada por una anarquía en los precios y la imposición arbitraria e impune de las reglas arbitrarias de los ladrones con patente de comercio y de servicios, con la vergonzosa e insultante ineficiencia de la SUNDDE, de autoridades gubernamentales y de muchos miembros de la FANB, cuyos funcionarios han cohonestado la sangría contra los trabajadores y la familia venezolana, lo que nos ha traído al punto de que no hay un solo sueldo de ningún trabajador que resista la especulación, además, con la consecuencia agravada del hecho de que los trabajadores y cualquier persona honesta hoy se están muriendo de hambre y no es por falta de ayuda humanitaria, sino porque se ha pulverizado el poder adquisitivo y porque existe un bloqueo y boicot económico, pese a las medidas compensatorias del gobierno nacional, que son insuficientes y, en muchos casos, lucen ingenuas o torpes frente al terrorismo económico que estamos enfrentando.

Dicho en términos sencillos: no basta con denunciar que nos están robando y liquidando con esta espiral especulativa. Se trata, indefectiblemente, de enfrentar, atacar y liquidar a los terroristas económicos, de manera inmediata y sin vacilaciones; tampoco basta con apelar a la consigna eufórica del "rodilla en tierra", entre otras consignas que lucirían patrioteras o bravuconadas si no van acompañadas de acciones coherentes al respecto, porque a la vuelta de la esquina, cuando esas masas van a la bodega, al supermercado, la farmacia o ante cualquier servicio, la realidad impuesta por la logia de ladrones de Fedecámaras-Venamcham hacen que toda arenga sin contenido y sin sustento se pierdan en la mentadera de madre contra el gobierno nacional, contra Nicolás Maduro y contra todo funcionario que no ha hecho lo que el Pueblo sabio reclama: enfrentar al mayor y al detal a los causantes de esta tragedia económica, yendo, enseguida, hasta el especulador de origen, sin importar tanto y sin legitimar al Dólar Today o cualquier otro instrumento de terrorismo económico, físico y social. Es decir, el Pueblo, que en Venezuela los constituyen unos dieciocho millones (18.000.000) de habitantes, que no son oligarcas, reclaman que el gobierno no está enfrentando la especulación y libertinaje de precios, además del contrabando hacia Colombia, la ralentización en la cadena de producción, distribución y comercialización, o cuando no, el desabastecimiento programado aunado al bloqueo económico internacional.

Ante la especulación desatada y la inacción contra este flagelo, un sector, por ahora, minoritario, del pueblo, más que irritado, arrecho, ha apelado erróneamente, al saqueo, trancas de calle y protestas violentas, mientras, se viene moviendo un aluvión silencioso de una gran conspiración violenta que coordinan los partidos políticos de la derecha, un grueso bastante grande de funcionarios de la FANB y el sector privado (mayoritariamente), el que con la acumulación de fuerza prestada de esos 18 millones de venezolanos arrechos y ahogados por la crisis económica, esperan el momento en el que las masas saldrán a las calles en una insurrección que arrancará con saqueos y destrozos, pasará a un derramamiento de sangre a manos de esos militares insurrectos y la toma del gobierno a la fuerza, si por alguna razón no hubiere elecciones el próximo mes de marzo del dos mil dieciocho (2018).

Este grueso de venezolanos cuyos sueldos, salarios integrales, bonos y misiones del gobierno no logran liberarlo y sacarlo de la crisis económica, estamos obligados a ir contra el terrorismo económico, pero con el acompañamiento del gobierno nacional y con poder real. Este Pueblo sabe quiénes nos están robando y este Pueblo sabe que si entre todos vamos contra los especuladores, en una operación Tierra arrasada contra la especulación y buscando al especulador de origen, lograremos, sólo por esta vía, conjurar al terrorismo económico y salvar el salario integral de los trabajadores. Esto no está sucediendo.

Mientras tanto: desde la ONU y la UE se está haciendo un control de daños y se aprestan, con medidas intervencionistas, a justificar la arremetida del gobierno estadounidense y cualquier forma de quitarle la hegemonía al gobierno que preside Nicolás Maduro y al chavismo en general; los verdugos de la derecha y causantes del terrorismo económico con los corruptos que han medrado del gobierno, están jugando al desgaste en los encuentros de "Diálogo Oposición – Gobierno" que se está librando desde República Dominicana y están únicamente aprovechando este espacio como tarima para oxigenarse políticamente, legitimarse ante los venezolanos y mostrarse como negociadores de una salida del gobierno que preside Nicolás Maduro; mientras que, a lo interno de la república, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), de manera tímida, tal vez, con la intención de ser prudente, ha avanzado en la formulación de leyes que aunque son necesarias, no son las fundamentales o determinantes, por cuanto los actos constituyentes están bastante rezagados o ausentes ante la arremetida del sobreprecio, especulación y ruina económica o quiebra de la clase trabajadora. He allí, otra crítica en boca del Pueblo: la mayoría siente que la ANC no ha sabido abordar el problema económico urgente, ni está dando las respuestas pertinentes, ni acertadas, hasta el momento.

Hoy, los ricos son aún más ricos, no hay un solo empresario o comerciante que haya quebrado en Venezuela, sino que hoy son híperpluscuammillonarios, mientras que 18 millones de habitantes estamos pasando penurias y hambre provocada (no inducida), en donde, por ejemplo, un cartón de huevos lo están vendiendo en 380 mil bolívares, un kilogramo de carne en 400 mil bolívares, 500 gramos de café en 180 mil, un paquete de 22 pañales en 450 mil bolívares, un pasaje urbano en 3 mil y, pareciera que son poca cosa ante la ineptitud e indiferencia de la celestina SUNDDE, mientras que toneladas de billetes en papel moneda y todo tipo de contrabando pasan por las carreteras, alcabalas y trochas, hacia Colombia, con la ganancia jugosa para efectivos policiales y militares venezolanos, a la vista de todos.

Conclusión: no juguemos con candela. Podemos liquidar el terrorismo económico y todos sabemos cómo, desde las reglas del socialismo, no con cosméticas medidas capitalistas.

NOTAS NECESARIAS:

1. Los perros de la guerra judeosionistas y estadounidenses intentan trasladar el conflicto contra la nación árabe, ahora contra Irán, toda vez que el fracaso contra Siria es inocultable; además, si logran quebrar la unidad árabe, ofender el Islam y prender candelitas en varios países hermanos, el precio del barril de petróleo subiría, beneficiando al dólar estadounidense como sustento especulativo de la economía gringa que le ha impuesto la venta de petróleo en dólares estadounidenses a los países productores de petróleo en el Medio Oriente;

2. La visita del Papa Francisco al Perú y Chile promete ser un circo maravilloso y besar la mano de la plutocracia latinoamericana, con uno que otro mensaje confuso y tibio para complacer al público de galería con ayuda mediática;

3. Los diálogos para la paz en Colombia no son tales, mientras estén presentes siete bases militares estadounidenses en suelo colombiano, al tiempo que, hipócritamente, pretenden doblegar al Ejército de Liberación Nacional (ELN), al que traicionarán al primer descuido, tal y como están haciendo contra el nuevo partido FARC, el que es víctima del asesinato de sus excombatientes, asesinatos de campesinos y líderes sociales, con el fortalecimiento de las bandas paramilitares, como brazo armado de Juan Manuel Santos, por lo que recrudecerá la violencia en Colombia, gracias al gobierno del pornopuritano retroconservador y a su lacayo del virreinato de la Nueva Granada;

4. El Petro es un acierto y aserto del Presidente Nicolás Maduro, inspirado en la visión del Comandante Hugo Chávez, aunque los hermanos miembros de la UNASUR desaprovechen esta oportunidad de liberarse del dólar como instrumento de dominación de sus pueblos; ojalá, desde la ALBA.-TCP, el CARICOM y el MNOAL no se conformen con aplaudir esta criptomoneda como forma de intercambio comercial, sino que podamos usarla como un instrumento más de desalienación y dependencia, no solo de Venezuela, sino también, de los pueblos del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1626 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alexander Pino Araque

Luis Alexander Pino Araque

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a257806.htmlCd0NV CAC = Y co = US